León

La subasta logra una recaudación de 87.300 euros

La subasta de las piezas de caza de los cuarteles de la montaña de Riaño, que se celebró ayer en el salón de plenos del Ayuntamiento de Riaño, registró un ligero aumento respecto al año anterior y se mostró muy animada. En total se recaudaron 87.300 euros y tan solo quedó desierto el único ciervo tipo A y un ciervo tipo B.

19/03/2017 | Diario de León | JOSÉ Mª CAMPOS

La novedad de esta edición es que no se sacaron a subastas las piezas de los ayuntamientos de Oseja de Sajambre ni de Posada de Valdeón, ni las correspondientes al cuartel de Vegacerneja. Todas estas piezas se subastarán únicamente por Internet en el portal que tiene la Junta de Castilla y León.

La subastase abrió con el jabalí que partía con un precio de salida de 1.000 euros y logró recaudar 22.600 euros. El precio más alto lo logró una batida en el cuartel de Riaño a 2.250 euros. El ciervo A con un precio de salida de 1.300 euros llegó a los 2.200 en el cuartel de Horcadas. La recaudación de cuatro piezas fue de 8.100 euros. Por lo que respecto al ciervo tipo B se subastaron 22 piezas con un precio de salida de 600 y que lograron un precio total de 17.600 euros. El precio más alto lo logró un ciervo en el cuartel de Anciles que se fue a los 900 euros.

La caza menos salía a 300 euros y se quedaron en 1.600 euros las cuatro subastadas. La de Riaño llegó a los 500 euros. El rebeco tipo B tenía un precio de salida de 1100 euros y las 14 piezas recaudaron en total 18.650 euros. El mayor número de piezas que se presentaron en la subasta de Riaño fueron de rebeca selectiva un total de 26. El precio de salida fue de 500 euros y las piezas por la que más pujaron, 800 euros, fue la última de la subasta del cuartel de Anciles.

La subasta de Riaño contó con mucho público. Quizás haya contribuído la supresión de la subasta de Boca de Huergano que fue paralizada tras la denuncia presentada por la junta vecinal de Siero respecto al precio de salida que se pretende dar a los cazadores locales por debajo del marcado por la Junta de Castilla y León.

La mesa de la subasta la conformaban representantes de juntas vecinales en cuyos cuarteles se presentaban piezas de caza. Al finalizar se mostraron satisfechos con el resultado de la subasta ya que están constatando una mejoría en los precios de las piezas subastadas.

El hecho que las subastas presenciales consigan buenos precios en fundamental para evitar su eliminación frente a la amenaza que supone las subasta de internet. Estas subastas presenciales son además a la vez un escaparate de publicidad para vender las posibilidades que tiene la montaña de Riaño.

« Ver más noticias