Empresa y Marco Legal

«Algunos partidos políticos comienzan a preocuparse por los usuarios de armas y las actividades realizadas con ellas, especialmente la caza»

Daniel Álvarez Ibáñez, de ANARMA

Entrevistamos a Daniel Álvarez Ibáñez, responsable de Comunicación y Relaciones Exteriores de la Asociación Nacional del Arma, ANARMA. Esta asociación vela por los intereses de los aficionados a las armas y, de manera directa, de los cazadores y tiradores españoles.

CdC

27/06/2018

12570 lecturas

Daniel Álvarez Ibáñez

Daniel nos da la primicia de que hace solo unos días, el 21 de junio, representantes de ANARMA y FSA asistieron a una reunión en la que el ICAE presentó el borrador del nuevo Reglamento de Armas, y nos habla de todo el trabajo que tienen por delante para evitar que el nuevo reglamento nos perjudique sobremanera.

Introducción e historia de ANARMA

La Asociación Nacional del Arma, más conocida por su acrónimo ANARMA, nace en el 2003 fruto de un grupo de entusiastas de las armas, preocupados por la progresiva deriva legislativa negativa en materia de armas, por los abusos cometidos sobre ciudadanos en algunas Intervenciones de Armas locales y por la inexistencia del derecho a la autodefensa en nuestro país. Su objetivo no era otro que aglutinar a todos los usuarios de armas españoles para mejorar sus derechos, ser interlocutores con la administración y promover cambios legislativos positivos para nuestro colectivo. Para ello inicialmente se toma el modelo de lobby de la NRA, pero con nuestra propia idiosincrasia española y europea.

Últimamente hemos percibido que algunos partidos políticos comienzan a preocuparse por los usuarios de armas y las actividades realizadas con ellas, especialmente la caza

Los primeros años de la organización fueron duros para sus padres fundadores, debido al poco arraigo y habitual desconfianza en el asociacionismo de nuestra cultura, a que la situación legislativa en materia de armas era algo mejor que ahora, a que todavía las redes sociales no habían echado a andar y a que en general contaban con muy pocos medios. Así las cosas, se produce la refundación de nuestra asociación en el 2011, gracias a varios factores: la existencia de una comunidad de usuarios de armas numerosa y concentrada en el foro de armas.es, el uso ya habitual de las redes sociales y la identificación clara de un enemigo común. Este enemigo no era otro que la Intervención Central de Armas y Explosivos (ICAE), que en el 2011 pretendió imponernos un nuevo reglamento de armas absolutamente liberticida, que quería acabar con las aficiones de más de un millón de cazadores, tiradores deportivos y coleccionistas de armas.

Estos factores fueron el caldo de cultivo para que un grupo de profesionales, pertenecientes a diferentes disciplinas, pero aficionados a las armas, diéramos el paso de involucrarnos en el activismo pro-armas. Ello fue posible gracias a la generosidad de los antiguos padres fundadores de la asociación, que permitieron que tomásemos el control de la misma y nos constituyésemos en un lobby de presión al uso. Posteriormente seríamos ratificados en la dirección de la organización en unas elecciones, de acuerdo a nuestros propios estatutos.

Reunión con Javier Nart
Reunión con Javier_Nart.

Perfil del entrevistado

Daniel Álvarez Ibáñez es un bilbaíno de 51 años, profesional de las Tecnologías de la Información y Seguridad. Licenciado en Informática y Máster en Seguridad de la Información por la Universidad de Deusto, que ha completado su formación con diferentes cursos, algunos de ellos en el extranjero, en el área de las Infraestructuras Críticas y la ciber-seguridad. Tirador deportivo, cazador, además de estudioso de las armas y su historia, es desde hace más de siete años activista pro-armas y una de las caras visibles de ANARMA, al ser su responsable de Comunicación y Relaciones Exteriores.

¿Qué le hace a uno convertirse en un activista en favor de los derechos de los usuarios de armas?

—Inicialmente, una preocupación personal por el destino de mis aficiones, pero posteriormente el sentido de la responsabilidad y el compromiso con el colectivo al que orgullosamente pertenezco. Como para muchos de nuestros afiliados, el año 2011 fue un año clave, gracias al intento de nefasto reglamento pergeñado por los mandos que regían el ICAE por aquel entonces, que activaron un movimiento larvado que no terminaba de eclosionar. Además de esto, se produjeron circunstancias profesionales y personales que me permitieron dar el paso. Estas facilitaron que pudiese ejercer la representación de la organización, debido a la flexibilidad horaria y mi propia gestión del tiempo. Como consultor autónomo, puedo redistribuir el tiempo de trabajo sacrificando mucho del destinado al ocio y a mi familia.

¿Cómo funciona y se gestiona vuestra organización?

—En cuanto a nuestro funcionamiento, nos diferenciamos de la mayoría de asociaciones sin ánimo de lucro y ONG’s en dos importantes aspectos, que creo son parte de nuestro éxito. El primero es que nuestra asociación no tiene liberados, en ANARMA no pagamos un sueldo a nadie, funcionamos exclusivamente a base de voluntarios. En segundo lugar, renegamos y renunciamos a cualquier tipo de subvención pública, financiándonos básicamente por las cuotas y donaciones privadas de nuestros afiliados y simpatizantes.

Este último aspecto creo que es importante, ya que nos otorga libertad y somos lo que nuestros miembros quieren que seamos. Muchas organizaciones acaban resultando ineficaces porque establecen una simbiosis con el poder a través de las subvenciones. Este dinero acaba manteniendo una estructura y unos sueldos de directivos que los hacen dependientes de la administración e impiden que luchen por sus asociados. Es decir, están más preocupados por mantener su estatus, que por defender al colectivo que representan.

Reunión en Bruselas
Reunión en Bruselas.

¿Tiene vuestra organización algún tipo de adscripción política? ¿Cuál es vuestra filosofía?

—Como se suele decir, me alegra que me hagas esa pregunta, ya que en ocasiones recibimos ataques de algunas organizaciones animalistas, anti-armas e incluso formaciones políticas, tachándonos de reaccionarios. La única verdad es que somos una organización transversal y que nos reunimos y tratamos con todo tipo de fuerzas políticas, obviamente aquellas que nos quieren recibir, incluidas las extraparlamentarias. Te puedo decir que en nuestra organización tenemos miembros pertenecientes a todo el espectro político, tal es así, que en alguna asamblea hemos tenido algún pequeño conflicto por el enfrentamiento de diferentes sensibilidades políticas.

Aunque es de rigor señalar que los partidos de extrema izquierda nunca han aceptado reunirse con nosotros, pero nos consta que tenemos algunos afiliados pertenecientes a esas formaciones políticas. Tal vez sea porque si hay una seña de identidad de nuestro movimiento, esa es la libertad, la libertad del individuo con el límite del respeto a la libertad del prójimo. Puedo decirte que en la actual dirección de ANARMA hay diferentes sensibilidades políticas, pero que en absoluto interfieren con nuestra labor.

Una muestra del posicionamiento político de nuestros partidos lo observamos durante la tramitación de la Directiva de Armas Europea, fueron los grupos ALDE, GCRE y ENL de la Eurocámara los que dieron un apoyo total frente al abuso cometido por la Comisión. Quiero señalar que en el Grupo ALDE están adscritos los partidos políticos españoles CIUDADANOS y PNV. En el caso del PP y PSOE, adoptaron una postura ambigua y de mínimos que posibilitó los recortes parciales que vamos a sufrir en la trasposición. PODEMOS, Izquierda Unida y Ecologistas pretendían ampliar las prohibiciones y desarmar completamente a la ciudadanía europea y, por ende, la española.

En 2013, junto a polacos, alemanes, italianos y británicos, fundamos el embrión de Firearms United, una organización que en la actualidad congrega a más de 30 asociaciones pro-armas de todo el mundo

¿Cuáles son los objetivos de ANARMA?

—El objetivo fundamental de nuestra organización es consolidarse como lobby creciendo en asociados e influencia para promover los cambios legislativos necesarios, a nivel nacional y europeo, para mejorar los derechos de todos los usuarios de armas de nuestro país. Para ello trabajamos intensamente dos frentes simultáneamente.

Por una parte, participamos, respaldamos y apoyamos las actividades que se desarrollan con las armas. Por lo que trabajamos codo con codo o pertenecemos a otras organizaciones que defienden intereses más sectoriales pero comunes, tratando de realizar acciones coordinadas con todos ellos. En la actualidad somos miembros fundadores de Firearms United (FU) y pertenecemos a las siguientes organizaciones internacionales: Foundation for European Societies of Arms Collectors (FESAC), World Forum on Shooting Activities (WFSA) e International Association for the Protection of Civilian Arms Rights (IAPCAR). También realizamos cursos de formación para FCSE, algunos de ellos gratuitos como servicio a la comunidad.

Por otra parte, realizamos una muy intensa labor política, estableciendo puentes permanentes con los interlocutores del área de interior y seguridad, caza y deporte de los partidos políticos. Algo que se sustancia con reuniones periódicas en el Parlamento Español o el Europarlamento, además de otras comunicaciones. Te puedo decir que, en los dos últimos años, junto con el presidente de nuestra asociación, he recorrido casi todos los pasillos del Parlamento Europeo, reuniéndonos con numerosos eurodiputados de diferentes países e incluso montando una conferencia en su interior, esto último con la imprescindible ayuda de los compañeros de Firearms United. Por otra parte, y no menos importante, nos hemos empapado de los procedimientos y mecanismos legislativos de la UE, lo que nos ha permitido conocer los resortes del poder europeo.

Recientemente, uno de estos parlamentarios dijo que sería muy difícil que la Comisión Europea reabriese la Directiva de Armas Europea, debido a la presión y nivel de profesionalización que las asociaciones europeas pro-armas habíamos demostrado en el Parlamento de Bruselas.

Últimamente hemos percibimos que algunos partidos políticos comienzan a preocuparse por los usuarios de armas y las actividades realizadas con ellas, especialmente la caza. Parece que empiezan a darse cuenta de que representamos una fuerza de más de un millón de votos directos, muchos más si consideramos su entorno. Algo que con un cuadro de dispersión del voto como el actual, donde el bipartidismo parece estar en retirada, hace que seamos una fuerza que puede ser decisora en el futuro.

Reunión entre ANARMA, FSA y PSOE
Reunión entre ANARMA, FSA y PSOE en el Parlamento.

¿Qué ofrece ANARMA a sus asociados?

—Con respecto a servicios concretos al asociado, tenemos un ventajoso acuerdo económico con el bufete de abogados ESTIMATIO, especializado en pleitos relacionados con las armas, con el que coordinamos la defensa de nuestros asociados con una reducción del 50% sobre las tarifas habituales del mismo. También se encargan de otro tipo de contenciosos, con el mismo nivel de descuento.

Además, estamos reconocidos como asociación de coleccionistas de armas por el Ministerio del Interior, por lo que estamos autorizados a emitir el certificado de Coleccionista de Réplicas de Cartucho Metálico para nuestros miembros.

Nuestra última iniciativa es que hemos empezado a trabajar con algunos comercios y empresas para que los poseedores del carnet de ANARMA obtengan descuentos en sus productos y servicios. Aunque es un área que estamos lanzando y que se presentará cuando hayamos terminado la migración de nuestra web.

¿Cuáles han sido los principales logros de la asociación hasta el momento?

—Durante estos años hemos recorrido un largo camino en el que hemos crecido como asociación, hemos creado alianzas y aprendido a desenvolvernos dentro del poder político. Son varios los logros que señalaría y que nos hacen sentir orgullosos del proyecto que representa ANARMA.

El más importante es que hemos sabido aglutinar y dar voz a un colectivo que no era consciente de su fuerza. De tal manera que nos hemos convertido en un interlocutor válido para la administración y los partidos políticos. Además, el hecho que no respondamos a ningún tipo de interés económico, sino que somos meros representantes de ciudadanos preocupados por su modo de vida, nos ha otorgado mucha legitimidad en las esferas del poder.

En estos años hemos tenido varias luchas importantes desde el 2010, cuando la presión del todo el colectivo fue consciente que unidos podíamos enfrentarnos y ganar a la Administración.

En 2013, junto a polacos, alemanes, italianos y británicos, fundamos el embrión de Firearms United, una organización que en la actualidad congrega a más de 30 asociaciones pro-armas de todo el mundo. La misma ha sido fundamental para parar las pretensiones iniciales de la Comisión Europea en 2015, que aprovechando el estado de shock de la opinión pública por los atentados yihadistas de Francia y Bélgica, quiso prohibir los rifles semiautomáticos, los cargadores de todo tipo y el coleccionismo de armas. En la actualidad somos los responsables de las finanzas de esta organización y yo personalmente soy uno de los siete miembros que constituyen el Consejo Director de esta organización supranacional.

En el plano doméstico, en el 2012 logramos evitar, junto con otras asociaciones como la Federación Sectorial Armera, que entrase en vigor nuevas normas para endurecer el reglamento de cartuchería, lucha que hubo que revalidar en el 2015. Esto hubiese supuesto, por ejemplo, que se nos obligase a guiar la cartuchería semi-metálica, ahora mismo se puede seguir comprando sólo con el DNI.

En el 2016 impedimos, también con el concierto de otras asociaciones, que se prohibiese la venta de visores nocturnos. En el 2017 nuestro presidente fue invitado por la cúpula de la NRA a su convención anual, preocupados por la deriva autoritaria en materia de armas que estaba tomando la UE y la influencia de esta sobre otros países y la ONU. Por cierto, este año hemos vuelto a asistir a la convención y hemos adquirido cierta notoriedad en medios pro-armas norteamericanos.

Además, hemos dado soporte a decenas de usuarios que han tenido problemas legales con sus armas y hemos intervenido en numerosos medios de comunicación, llevando la voz de nuestro colectivo y defendiendo nuestras aficiones y modelo de vida.

Hemos dado soporte a decenas de usuarios que han tenido problemas legales con sus armas

¿Qué está haciendo vuestra asociación ahora? ¿En qué se está trabajando actualmente?

—Nuestra área de trabajo actual es la trasposición de la Directiva Europea, a este respecto llevamos trabajando desde marzo de 2017. El pasado día 21 de junio, sólo hace unos días, se nos presentó junto a otras asociaciones, el borrador que pretende aplicar el ICAE. No estamos en absoluto de acuerdo con el mismo, porque no contempla aplicar las excepciones deportivas y de coleccionismo que la norma incluye. Además, entendemos que los usuarios no incluidos en estos dos grupos también tienen derecho a tener una solución.

No vamos a admitir que se obligue a decenas de miles de usuarios a destruir cientos de miles de cargadores de alta capacidad (más de 10 cartuchos para rifles y más de 20 para arma corta), cuando son imprescindibles para competir en disciplinas de tiro en las cuales nuestro país es referencia, tenemos varios campeones de Europa y del Mundo. Pero es que, además, es impresentable que se ataque a la propiedad privada de los ciudadanos, esos cargadores son legales a fecha de hoy, y nuestra constitución en su artículo 30 al menos garantiza la indemnización. Los cargadores modernos no son baratos, por no hablar de los antiguos, por ejemplo, un cargador de caracol para una Luger de artillería puede rebasar los 2.500 euros, al margen de las consideraciones culturales.

Tengo la sensación de que la ICAE no es consciente de las consecuencias de impulsar una «ley seca» de cargadores de alta capacidad. Por una parte, creará un pujante mercado negro y por tanto descontrolado de estos accesorios, motivado por la necesidad de los ciudadanos de recuperar su inversión. Por otra, colapsará los tribunales de este país, con demandas por este atropello económico e incluso cultural, que ANARMA y otras asociaciones nos encargaremos de canalizar. No parece razonable colocar a decenas de miles de ciudadanos al margen de la ley de la noche a la mañana y menos aún pretender sancionarlos con la pérdida de sus licencias de armas, tan solo porque hace un tiempo compraron unos cargadores que hoy mismo son todavía perfectamente legales.

Resulta vergonzoso y discriminatorio que la posesión de un cargador de alta capacidad conlleve la pérdida de la licencia de armas, pero para un ciudadano al margen de nuestro colectivo (sin licencia de armas) no tenga consecuencia punitiva alguna. Amén de la indefensión que podremos encontrarnos cazadores, tiradores y otros poseedores de licencia de armas ante terceros mal intencionados.

Tampoco podemos admitir que los rifles militares semiautomáticos, que originalmente fueron fabricados automáticos y después civilizados, queden bloqueados en las guías de los usuarios sin poder transferirse, adquirirse o dejarse en herencia, cuando hay varias disciplinas deportivas muy populares y reconocidas por la RFEDETO que hacen uso de ellos. También los coleccionistas deben poder seguir coleccionándolos, como la Directiva por otra parte señala.

Además, es inadmisible extender la prohibición de culatas plegables a las armas de repetición, cuando la Directiva en ningún caso se refiere a las mismas. Ni siquiera para las armas semiautomáticas, otra absurda restricción vigente en nuestro reglamento. La Directiva restringe la colocación de estos accesorios solo cuando, estando plegada y manteniendo el arma su plena funcionalidad, la longitud total del arma (semiautomática o repetición) queda por debajo de los 60 cm. Es decir, la ICAE en este punto vuelve ir más allá de lo que la directiva marca.

Por otra parte, auguramos numerosos incidentes posteriores a su aplicación, debido a que algunas intervenciones de armas locales se han demostrado especialmente problemáticas a la hora de «interpretar» el reglamento. Porque sí, aunque parezca increíble, algunas intervenciones se aventuran a interpretarlo en lugar de aplicarlo, algo sorprendente y de lo que nos hemos quejado numerosas veces. Emulando a la red de carreteras del estado, hay auténticos puntos negros en la red de intervenciones locales, donde se producen abusos sobre el ciudadano.

Hay otros aspectos preocupantes en la directiva, pero desde ANARMA, en estrecha colaboración con otras asociaciones y federaciones, estamos proponiendo soluciones para encajar y balancear la «seguridad pública» con los derechos de los ciudadanos. Así se lo hemos hecho saber a los responsables de la ICAE y estamos trabajando para encontrar un punto de encuentro, que sinceramente creo que es alcanzable. No podemos permitir que se dañe a la marca España y se penalice a ciudadanos honrados. Si no lo logramos, movilizaremos a nuestras bases en el periodo oficial de alegaciones y presionaremos al poder político.

Reunión con FACE
Reunión con la Asociación de Cazadores Europeos, FACE.

¿Qué objetivos hay en la agenda de ANARMA?

—En los primeros meses del año pasado, junto con la FSA, preparamos un documento de 17 mejoras para nuestro actual reglamento de armas, que lleva cerca de 25 años sin sufrir modificaciones de calado. El mismo se presentó en diferentes rondas de reuniones en el Parlamento a diferentes fuerzas políticas: PSOE, PP, CIUDADANOS y PNV, posteriormente a la ICAE y a la Secretaría General Técnica del Ministerio del Interior. Nuestra intención inicial fue que entrasen en vigor aprovechando la trasposición de la Directiva, pero el sorpresivo cambio de Gobierno y la premura exigida en la adopción de la Directiva desde Secretaría de Estado de Gobierno, ha trastocado el trabajo de meses. Aun así, con todo, hemos logrado reconducir la situación y a partir de septiembre hemos acordado con la ICAE comenzar con la fase de mejoras.

Es posiblemente el proyecto más ambicioso que hemos abordado hasta la fecha y que recoge viejas reivindicaciones del sector. De hecho, el documento está consensuado con prácticamente todas las organizaciones, en una histórica reunión que mantuvimos el pasado 21 de septiembre. Sabíamos que no iba a ser fácil, pero la composición de la cámara parlamentaria que en principio jugó a nuestro favor, ha terminado por posponer el proyecto debido a la inestabilidad política. Hay que tener en cuenta que muchos de nuestros interlocutores han sido cesados y tenemos que volver a andar parte del camino recorrido a nivel político. En cualquier caso, no cejamos, sabíamos de antemano que sería complicado, pero estamos dispuestos a hacer historia.