El Cazador Conservador

El deportista cazador

El cazador actual, como deportista que es, ha de adquirir métodos y condiciones para asegurarse un rendimiento deportivo óptimo.

17 jul. 2017 - 5.437 lecturas - 4 comentarios

En el deporte de la caza, como en cualquier otro, es necesaria tanto la preparación física, como táctica, técnica, psicológica y teórica.

La preparación tiene dos etapas, la preparación general y la específica.

No existe ningún deporte que no necesite entrenamiento básico, una vez alcanzado el mejor estado posible de forma física y mental se aborda la preparación específica que en nuestro caso es ya el ejercicio de la caza, cada jornada cinegética será pues un aprendizaje para la siguiente, ya que es obvio que las tácticas y las técnicas serán tanto más depuradas cuantas más veces se salga al monte.

Vamos a detenernos en la preparación teórica y psicológica del cazador actual.

Es impensable que éste salga de caza sin unos conocimientos de flora y fauna algo más que elementales. Saber el ciclo vital de las piezas que va a perseguir, conocer qué predadores hacen una labor higiénica, distinguir cómo, porqué y cuáles son las especies protegidas y estar al corriente de la legislación, es algo básico. También hay que ahondar en la incidencia que tiene la flora en la fauna y viceversa.

Este deporte es un modo alternativo de disfrutar de la naturaleza, el estudio del medio en que se practica es inherente a su ejercicio.

La preparación psicológica del cazador es fundamental, corren modismos en que se confunde la venatoria con una actividad sádica contra los animales, no es así ya que precisamente la caza es una herramienta que cuida el equilibrio ecológico, es conservacionista y medioambiental. La pasión por la caza es un sentimiento noble, que ha pasado de ser una necesidad a un ejercicio de inmersión en la naturaleza para vivirla, cuidarla y muchas veces recuperarla. La interpretación de un paisaje que hace el cazador siempre es exhaustiva al perseguir la pieza que desea.

Hay lugares en que, por todo lo dicho, se ve en la figura del cazador la de un cuidador de la naturaleza, por ejemplo en los países nórdicos de Europa. También en lugares apartados de Sudamérica, donde las poblaciones nativas empiezan a vivir la caza deportiva, ejercida por foráneos, como una actividad propulsora del desarrollo rural que no les altera el medio natural heredado de sus ancestros. La caza, por ejemplo, del pecarí en la yunga Sudamericana, es más rentable que la desforestación de unas hectáreas, además en los casos en que esta desforestación ha sido permitida, se han terminado el pecarí y el resto de la fauna y flora dejando ese territorio asolado.

 

4 comentarios

Inicia sesión o Regístrate para comentar.

17 jul. 17:17
+7
Ardi
Aunque estoy casi completamente de acuerdo con su artículo, no puedo dejar de revolverme cuando alguien tacha a nuestra afición de "deporte". El deporte implica competición, y afán de superar al oponente en este caso sería otro cazador. Nada más lejos de la realidad. Sería como decir que el hortelano aficionado hace deporte, puesto que hace ejercicio.
En mi condición de cazador aficionado, no cabe la competición con mis compañeros, que son además amigos, sino el compartir, tanto el día de caza como las piezas cobradas al final, y por supuesto, el almuerzo o lo que se tercie.
Considero esto una perversión auspiciada y fomentada por las distintas federaciones, que hay muchas y se tiran los trastos unas a otras, esos campeonatos, en los que los cazadores van corriendo como alma que lleva el diablo, para conseguir ser quien más ha matado, o quien mejor ha matado.
No. Definitivamente, la caza no es un deporte. ¡Hay hasta quien fuma cazando!, aunque se haga ejercicio. Es, como decía el escritor, una forma de vivir, de ver la vida y de entender el campo. Y si compito alguna vez cazando, será contra esa perdiz que me ha llevado detrás toda la mañana y que no se ha dejado tirar, la jodía. O ese corzo que me la jugó tantas veces...
No. No matamos por deporte. Matamos porque somos cazadores, y el cobro de la pieza es la consecuencia final de haber cazado.
18 jul. 19:35
adolfo 50
adolfo 50
Totalmente de acuerdo con "Ardi"
18 jul. 23:42
Belfegor
Belfegor
No soy ni me considero deportista. Soy cazador y si acaso compito conmigo mismo en busca de la perdiz, conejo, etc.
Lo de deportista es esa milonga que se inventan en las Federaciones para rellenar huecos con actividades que tienen que ver con el tiro al blanco en movimiento, o de corrredores de de fondo detras de animales de granja, pero no con la caza.
20 jul. 23:34
Aguanaces
Aguanaces   «Mas vale pajaro de muestra que ciento ojeao»
Si algo ha de terminar con nuestra pasión y nuestra forma de entender la vida es llamar a la caza deporte.
La caza es deporte para las federaciones que viven de ello.
Jos Luis Charro Caballero
José Luis Charro Caballero. Ingeniero Superior de Montes. Titulado Experto en Caza y Pesca e Investigación Forestal. Manager Internacional y Gestor Cinegético.

RSS