El perro de sangre

Asociacion Española del Perro de Sangre (AEPES): pasado, presente y futuro

Todos deberíamos estar de acuerdo en que la caza, para ser aceptada por los no cazadores, debe entenderse y valorarse en sus aspectos más tradicionales, éticos y de conservación.

Luis Manuel Jara

23/07/2018 | 4430 lecturas

Esta idea movió allá en 2008, a un grupo de cazadores españoles a crear una asociación, AEPES, basada en modelos ya existentes desde tiempo atrás en Francia y Centro Europa por el que se unirían dos aficiones inseparables para muchos cazadores al incorporar, al propio hecho de cazar, a su perro y su entrenamiento específico para el rastreo de piezas heridas.

¿Qué es AEPES?

Todos los años, en las distintas modalidades de caza mayor, queda en el monte un gran número de piezas heridas o muertas que nunca son cobradas. El perro de sangre, que en principio puede ser cualquier perro convenientemente adiestrado, se convierte en nuestra herramienta para recuperar esas piezas, evitando una muerte inútil sin aprovechamiento de carne o trofeos o un sufrimiento innecesario si el animal queda herido.

El perro de sangre evita la muerte inútil de la pieza, que quede sin aprovechamiento de carne o trofeo, o un sufrimiento innecesario si el animal queda herido

Desde AEPES, tal y como definimos en nuestra página web «divulgamos y promocionamos el rastreo, con ayuda de perros, de animales heridos de caza mayor, como contribución a una forma de entender la caza en la que se valoran los aspectos éticos y tradicionales de la actividad cazadora, así como el respeto a los animales abatidos».

Esta filosofía está implantada en Europa desde hace tiempo y pretendemos ponernos al día en España al respecto cuanto antes, y en eso estamos. El«arte»de rastrear con perros, por otra parte, ya formaba parte de la cultura y tradición venatoria española desde el siglo XVII al menos.

Líneas de acción

* Sensibilizar a los cazadores sobre la necesidad de usar perros entrenados para el rastro de sangre para minimizar la perdida inútil de animales en el monte.

* Formar a los conductores de perros de sangre, proporcionándoles conocimientos, apoyo en el entrenamiento de su perro y en el del rastreo.

* Defender la necesidad del rastreo con perros de reses heridas ante los organismos responsables de la caza en España, como disciplina NECESARIA y complementaria a la acción de cazar y como contribución a la gestión de los territorios de caza y a la promoción de una caza ética y respetuosa con el animal.

* Profundizar en el conocimiento y difusión del«arte»de rastrear con perros.


Reserva de caza de la Sierra (Cáceres). Foto: Alberto de Pablos.

AEPES, el presente, ¿qué estamos haciendo?

Quien prueba esta modalidad de caza, en la que, como en toda caza, hay que perseverar y entrenar mucho para conseguir resultados, pues es una práctica realmente difícil de dominar, queda enganchado.

¿Quién puede negar que acudir a una solicitud de rastreo, en un paraje desconocido y con una información normalmente equivocada no es un reto para un cazador? ¿Acaso no es emocionante, incluso para el cazador que nos sigue, el acercarnos y acabar encontrando la pieza herida? ¿No es un reto componer la situación para conseguir saber lo que pasó un día antes? Es, sin duda, una de las modalidades de caza que mayor esfuerzo suponen para un cazador: encontrar en un sitio desconocido una pieza, pero no una pieza concreta o tirable…, tiene que ser la pieza herida horas antes, y no otra.

¿Acaso no es emocionante, incluso para el cazador que nos sigue, el acercarnos y acabar encontrando la pieza herida?

Poco a poco se han ido consolidando más actividades, porque no debemos olvidar que AEPES no es un club de raza o de perros, es sobre todo una asociación para dignificar y ennoblecer la caza. A lo largo de este trabajo comentaremos algunas de ellas, pero es importante entender otro de los principios básicos de nuestra asociación: es su carácter totalmente altruista, y sin ningún ánimo de lucro por parte de nuestros socios.

Es por eso que evitamos totalmente implicaciones económicas y publicidad más o menos encubierta de orgánicos cinegéticos, criadores y, especialmente los vendedores profesionales de perros, clubes de raza (para nosotros cualquier perro, incluso cruces extraños y sin pedigrí puede valer para rastrear con un buen adiestramiento) o vendedores de cualquier cosa que quieran aprovecharse de nuestra actividad.

Aclarado esto, sin embargo, usamos varias herramientas para promocionar las actividades que pretenden impulsar el rastreo en nuestras sierras. Algunos ejemplos son:

* Asistiendo a ferias de caza en todo el territorio español con demostraciones prácticas de cómo entrenar a nuestros perros y especial dedicación a los niños durante las mismas.

* Distribuyendo un boletín trimestral a todos nuestros socios con informaciones sobre perros y rastreos (somos cerca de 300 socios en España y Portugal). Llevamos publicados 26 que se pueden consultar en nuestra página web.

* Realizando el informe anual de rastreos de rastreos desde 2009 (herramienta estadística que mide la evolución de nuestra actividad) y cuyo resumen es que, según las fichas de rastreo, desde el año 2009 hasta el 2016 los equipos de rastreo de la AEPES han intervenido en 1.454 ocasiones, recuperando 759 animales heridos. Haciendo una estimación en euros, supone la friolera de 350.000 euros en trofeos y 40.000 euros en carne. Para confeccionar este informe anual, los socios deben rellenar y enviar a la dirección técnica las fichas de rastreo como la adjunta, tanto de los rastreos culminados con éxito, como los fallados.

Gracias a la colaboración de los socios, preparando y rellenando estas fichas, se pudo realizar el primer informe de rastreos en el año 2009, siendo publicado, según consta en el foro de AEPES, el 12 de enero de 2010. En la actualidad se sigue realizando este informe y aumentando una base de datos que cada vez resulta más interesante.

* Formación de profesionales y socios. Siempre ha habido una preocupación por divulgar el conocimiento del rastreo de animales heridos, evitando de esta forma sufrimientos inútiles, y esto se ha reflejado en un interés constante en la celebración de cursos de formación dedicados tanto a nuestros socios como a cualquier otro interesado y grupos de profesionales. Estos cursos se organizan siempre a coste de organización e incluso subvencionándolos.


Reserva de caza de la Sierra (Cáceres). Foto: Alberto de Pablos, socio reserva en Extremadura.

* Programa de Reservas. La misma preocupación también llevó a la creación del Programa de Reservas. Siempre hemos pensado que los guardas de caza eran un destinatario idóneo de nuestra filosofía y, por ello, siempre se ha facilitado el acceso a AEPES de los guardas de reservas y cotos nacionales pues, al amparo de este programa, se les hace socios de forma gratuita (socios reserva) y, si es posible, se les cede un perro de sangre para su entrenamiento y utilización en la búsqueda de animales heridos en su actividad.

Desde el año 2009 hasta el 2016 los equipos de rastreo de la AEPES han intervenido en 1.454 ocasiones, recuperando 759 animales heridos

Son, normalmente, socios de AEPES los que ceden gratuitamente cachorros de sus camadas a estas personas que, lógicamente, son los que tienen mayor oportunidad de rastrear animales heridos. La cesión se hace bajo un tipo de contrato específico por el que los guardas se comprometen a la crianza, entrenamiento y cuidado del perro y a informar de su evolución a nuestro responsable técnico. Caso de incumplirse alguna de las condiciones acordadas, se le puede retirar el perro. Actualmente hay 17 guardas de reserva en 5 autonomías españolas: Aragón, Asturias, Castilla y León, Cataluña y Extremadura.

Desde el origen de esta actividad, se han cedido 11 perros a las reservas de caza de Benasque (Huesca), Ejulve (Teruel), Piloña (Asturias), Alto Arán (Lérida), Reservas del Principado de Asturias, de la Sierra (Cáceres), Ancares (León), La Garcipollera (Huesca), Fuentes Carrionas (Palencia) y la Tapada Nacional de Mafra (Portugal). Durante este año se han cedido dos perros de raza Jadgt Terrier, a través de nuestro socio Alberto Peña Jiménez, a los cotos de Piloña y Alto Arán.


Abdón Cabeza de Vaca, delegado territorial en Extremadura, Marc Comalrena, socio cedente, Luis Crespo, guarda de la reserva a cargo del cachorro, y Alberto de Pablos, coordinador de la reserva de la Sierra en Cáceres, durante la entrega de un cachorro realizada el año 2016.

* Nuevos canales de comunicación. Tras el cambio de Junta Directiva en 2015, los actuales miembros continuaron con las mismas políticas que los anteriores, si bien se realizó una apuesta por los nuevos canales de comunicación que facilitan la conexión de los socios y con el exterior, abriendo una página de Facebook y creando grupos de WhatsApp en las distintas comunidades autónomas, y nombrando un vocal de la junta directiva para ocuparse de estos temas.

Esto ha resultado muy útil para coordinar las solicitudes de rastreo por zonas. Antes, el conductor que recibía la llamada, si no podía acudir, intentaba buscar a otro disponible. Con este sistema y con la coordinacion de los delegados territoriales de cada comunidad autónoma, en minutos se sabe quién acude.

Y ahora, ¿cuál es nuestro futuro?

El objetivo principal, aparte de mantener lo creado y consolidarlo, es ir avanzando en el reconocimiento del rastreo desde el punto de vista legal. La visibilidad y notoriedad que AEPES ha ido alcanzando ha permitido acercarse a la Administración y solicitar una regulación más acorde con la realidad del rastreo. La fragmentación y diversidad legislativa que padecemos no favorece esta actividad, que se practica o se debiera practicar de la misma manera, con independencia de la comunidad autónoma en la que se realice.

Por ello, han sido presentadas alegaciones a los distintos borradores y proyectos de leyes de caza y órdenes de vedas, consiguiendo en algunos casos que nuestras alegaciones fueran estimadas y el rastreo de animales heridos sea reconocido y autorizado.


Luis Manuel Jara y Taco en un cobro en el Maestrazgo.

La idea es consolidar y profundizar en estos avances legislativos ya vigentes en Castilla y León, Principado de Asturias y Catalunya y extenderlos al resto de las legislaciones autonómicas cuanto antes.

Y poco más se puede contar. Solamente agradecer a todos los medios el excelente trato que nos dan, facilitando la difusión de nuestra filosofía y animar a todos aquellos que crean que es necesario sensibilizar a los cazadores sobre la necesidad de utilizar perros de sangre, para minimizar el número de reses de caza mayor que se pierde cada año y defender el rastreo de reses heridas con perro ante los organismos responsables de la caza en España, como disciplina complementaria a la acción de cazar y como contribución a la gestión de los territorios de caza y a la promoción de una caza ética y respetuosa. Animarles a que se hagan socios nuestros y que colaboren en nuestros proyectos, pues estaremos encantados de recibirles.

Luis Manuel Jara

Presidente de AEPES

 

Comentarios

 

Este artículo pertenece a la serie:

El perro de sangre

Caza noble, digna y respetuosa con la pieza abatida

Esta serie especial sobre el perro de sangre está compuesta por siete artículos que iremos publicando a lo largo de los próximos 7 días. Entre ellos, la Asociación Española del Perro de Sangre (AEPES) realiza un repaso a su labor, de dónde vienen y hacia dónde se dirigen. También se puede leer un interesantísimo texto que aborda el entrenamiento del perro de sangre contado por el mismo perro, no tiene desperdicio. Sigue el Programa Reservas de AEPES, otorgando la relevancia que ostenta el perro de rastro en los recechos de las reservas nacionales de caza, y se termina con las distintas iniciativas de la asociación para la formación en el seguimiento del rastro de sangre.

Leer más
Otros artículos de Luis Manuel Jara

Las pruebas de trabajo
(29/07/2018)

Asociacion Española del Perro de Sangre (AEPES): pasado, presente y futuro
(23/07/2018)

Artículos relacionados con 'Perros'

El weimaraner
Carmen Jul

El epagneul bretón
Manuel del Névalo

El pachón navarro
Manuel Serna

El braco alemán
José Octavio Guerra

El perdiguero de Burgos
Agustín Pigazos

Más +
Top 5 artículos más leídos

10 calibres para la nueva temporada
R. González Villarroel (221088 lecturas)

Los otros calibres que no son del 12
Pedro A. Suárez (186811 lecturas)

Diez razas de perros para disfrutar de la temporada
E. B. y J. A. C. (173720 lecturas)

Antes de salir de caza: ¿su escopeta le queda bien?
Gonzalo Gómez Escudero (127910 lecturas)

Rifles para caza mayor, pero... ¿Cuánta precisión se necesita?
Pedro A. Suárez (120287 lecturas)