Fipronil: peligro para las perdices

Hay alarma estos días en toda Europa porque el Fipronil —biocida muy temido por ser letal para las aves asociadas al medio agrícola y para las abejas—, contamina también los huevos de consumo humano.
José Luis Garrido

José Luis Garrido

15/08/2017 | 15210 lecturas

En diecisiete países europeos han destruido millones de huevos en estos días y hay alarma en al menos diecinueve países. En España se ha detectado el primer caso de huevos contaminados en Bizkaia, que han sido destruidos y no llegaron a entrar a la cadena de alimentación. Hay varios responsables detenidos. Este indeseable producto tiene efectos nocivos para el medio ambiente, es tóxico para la salud humana y no está aconsejado como insecticida para animales, aunque se utiliza para desparasitar perros y gatos como Flevox Fipronil.

El Fipronil, un insecticida sistémico para semillas de maíz y girasol, fue denunciado por los cazadores en 2012 por su peligro para las perdices

Ya hemos denunciado varias veces y en diferentes medios —FEDERCAZA, Club de Caza, web de la Federación de Caza de Castilla y León y otros— los efectos letales para las perdices y otras aves de ciertos biocidas utilizados para blindar las semillas que estaban autorizados por las normativas españolas y europeas. El Fipronil y el Imidacloprid son los más peligrosos. Estos productos se analizaron a partir de 2010 en un estudio —que encargamos los cazadores al Instituto de Investigación en Recursos Cinegéticos (IREC), desde la fundación FEDENCA de la Real Federación Española de Caza y la ONC—, conocido como Proyecto Semillas (1), que tuve el honor de coordinar en nombre de las dos promotoras.

Además de publicarlo en aquellos medios, denunciamos los productos a todas las Consejerías de Medio Ambiente y Agricultura españolas y, por si fuera poco, una comisión de la Federación Española y de la de Castilla y León fuimos a ver al Fiscal de Sala coordinador de Medio Ambiente y le dejamos los datos, alarmados por lo que se había comprobado. Creo que nos hicieron poco caso pues tan solo dos consejerías acusaron recibo. Pero los insecticidas más peligrosos, Fipronil e Imidacloprid, siguieron vendiéndose autorizados, hasta que se enteraron en Europa que también mataban las abejas y eso hacía peligrar la floración. Ahora están en moratoria.


Foto: José Manzano.

Sobre el Fipronil, los informes del estudio llevado a cabo por el IREC decían:

«Los pocos datos que se poseen relativos a este insecticida muestran un efecto tóxico superior al de las piretrinas, afectando a la condición corporal y a la respuesta inmune de las perdices expuestas. La administración de semilla de maíz tratada con Fipronil a las perdices origina en las perdices expuestas una clara reducción en la ingesta de alimento, cuyo origen podría estar en un rechazo de la semilla tratada y/o en un efecto producido por la intoxicación por el insecticida. Profundizar en el origen de la conducta observada en cuanto al consumo de semilla tratada con Fipronil es fundamental para dilucidar los riesgos reales que el uso de este insecticida para el blindaje de semillas podría tener en las poblaciones de perdices»; (informe II temporada).

«En el ensayo con Fipronil se observó una reducción significativa en la ingesta de semillas que pasó a una media de 9,7 g/Perdiz en comparación con las perdices de control que comían maíz sin tratar a razón de 32 g /P diarios de media. Este rechazo a la semilla tratada dio lugar en un caso extremo de una pareja que sólo comía alrededor de un gramo, que derivó en anorexia. La pérdida de condición corporal de las perdices, alimentadas con maíz blindada con Fipronil es muy determinante, pues se comprobó una pérdida de peso medio en las perdices del ensayo de unos cien gramos tras diez días de comer con mezcla maíz del 80% sin productos y el 20% con Fipronil, tal y como se vende en el mercado. Este producto reduce las hormonas sexuales, el éxito reproductor y la tasa de fertilidad de los huevos de las perdices»; (informe posterior).

La CE ha incluido tres moratorias para el uso de Fipronil a partir del 28-02-2014, hasta marzo de 2018. Pero no se prohíbe para los productos que se recojan antes de la floración según el Regto CE 781/2013, Art. 2: Prohibición de comercialización de semillas tratadas. No se utilizarán ni comercializarán las semillas de cultivos que hayan sido tratadas con productos fitosanitarios que contengan Fipronil, salvo en el caso de las semillas para siembra en invernadero y de las semillas de puerros, cebollas, chalotes y hortalizas del género Brassica para siembra en el campo, que se cosechan antes de la floración. Como vemos se ha seguido utilizando todos estos inviernos. La CE se va a reunir a finales de septiembre (sin prisa) para tratar lo del Fipronil en los huevos.

Otros biocidas investigados en el estudio que patrocinaron la RFEC y la ONC (2010-2013)


Buche de perdiz roja silvestre con semillas tratadas (Foto: Ana López Antia.- IREC).

IMIDACLOPRID

Es un insecticida que forma parte de los sistémicos (productos absorbidos por toda la planta tratada), se utiliza para blindar semillas de cereales y maíz. Una dosis menor del 20 % de ingesta diaria se acumula en el hígado, reduce el tamaño de la puesta y afecta a la respuesta inmune de los pollos. Las perdices comiendo solamente semillas blindadas con este producto murieron el 30% a los 3 días, el 50% a los 7 días y en 21 días murieron las 32 perdices del ensayo. Además, este producto mata a las abejas y a las aves que beben en charcas de campo o comen insectos afectados (golondrinas, estorninos y otros).

El Imidacloprid —que forma parte de los sistémicos (productos absorbidos por toda la planta tratada), se utiliza también para matar ciertas moscas nocivas para los frutales y jardinería—, es acumulativo y se fija en el hígado de las aves reduciendo su poder reproductor. Y no sólo ocurre todo esto a las perdices, sino a las gangas, ortegas y otras granívoras protegidas y vulnerables y con menores dosis a los trigueros y otros pájaros que comen semillas y disminuyen en zonas agrícolas por ese insecticida maldito, según se desprende de otro estudio de la Universidad holandesa de Radboud, en Nijmegen, que publicó la prestigiosa revista científica Nature en 2014.

Ahora las autoridades europeas se han dado cuenta de lo indeseable que es el Imidacloprid, porque también mata a las abejas, según otro estudio que han realizado los ingleses. Y sin abejas no hay polinización y sin polinización no hay fruto. El producto tiene una moratoria y no se puede usar ahora en la sementera de floración o de primavera. A partir del 30-11-2013, (Reg. 485/2013), la Unión Europea ha prohibido el uso de tres neonicotinoides (Imidacloprid, thiamethoxam y clothianidin) por su toxicidad para los insectos polinizadores.

La moratoria finalizó en noviembre de 2015, pero gracias a los efectos negativos en las abejas, lo han prohibido en siembras durante la floración y con ello se salvan algunas perdices, otras aves y las mariposas. Pero lo siguen permitiendo para las siembras de invierno. ¿Y por qué no lo prohíben también en las siembras de otoño e invierno? Estamos en las mismas. Posiblemente se ha subestimado el impacto de este producto sobre las aves, dado que los insecticidas disponían de una cuota de mercado del 40%, que en conjunto tiene unas ventas de más de 2.630 millones de dólares anuales.

Imidacloprid: Confidor 20 LS, por Bayer CropScience. Registro de Productos Fitosanitarios 19.120/14).

DIFENOCONAZOL

Es uno de los fungicidas prevalentes en los análisis de buches y mollejas, reduce la fertilidad de los huevos entre un 41 y un 44 % y es junto a otros miembros de la misma familia química, como el Tebuconazol, el Triticonazol y el Flutriafol, uno de los plaguicidas que más aparecen en las perdices cazadas en otoño e invierno y en las semillas recogidas en el campo.

TIRAM

Este fungicida, en determinadas dosis, también pone en riesgo a nuestras perdices, pero sólo afecta a las perdices adultas a concentraciones superiores a las recomendadas para el tratamiento de semillas. Con la concentración recomendada retrasa y reduce la puesta y la tasa fertilidad de huevos. Los pollos tienen reducida la respuesta inmune y un crecimiento más lento.

Tiram: 80% Pormasol Forte (Bayer CropScience). Registro de Productos Fitosanitarios 12.005/11.

Otros artículos relacionados donde hemos denunciado a esos productos: El declive de la perdiz roja I (2013), Dificultades de la fauna avícola asociada a medios agrícolas (2015), y últimamente en la segunda petición de una Carta de un cazador a los Reyes Magos (2016).

José Luis Garrido
Presidente honorífico Federación de Caza Castilla y León
Director honorífico de la Escuela Española de Caza
Ex Director general de la fundación FEDENCA-RFEC

José Luis Garrido: Modalidades y Métodos de Caza (2ª Ed. Junio-2015) Edita: Federación de Caza de Castilla y León. (www.fedecazacyl.es, correo electrónico autonomica@fedecazacyl.es)

Referencias bibliográficas
1) MATEO R., ORTIZ M.E., LÓPEZ A., MOUGEOT F. et al (IREC-UCLM)
Identificación y cuantificación de los efectos de los plaguicidas agrícolas en la perdiz roja en España”, FEDENCA-RFEC y ONC. 2013.

 

Comentarios

Comentarios cerrados

 

Leer más
Top 5 artículos más leídos

10 calibres para la nueva temporada
R. González Villarroel (211281 lecturas)

Los otros calibres que no son del 12
Pedro A. Suárez (174463 lecturas)

Diez razas de perros para disfrutar de la temporada
E. B. y J. A. C. (163199 lecturas)

Antes de salir de caza: ¿su escopeta le queda bien?
Gonzalo Gómez Escudero (121365 lecturas)

Rifles para caza mayor, pero... ¿Cuánta precisión se necesita?
Pedro A. Suárez (118358 lecturas)