Reportajes

Fabricamos unas botas de caza Chiruca

Chiruca Days

Hemos formado parte de la primera experiencia en la que alguien ajeno a la fábrica de la firma riojana interviene en el proceso de producción de las afamadas botas. Os contamos todo lo que hemos vivido durante los Chiruca Days.

CdC

25/09/2018 - 4596 lecturas

«Hemos podido asistir a los exigentes exámenes y pruebas a las que son sometidos los materiales y las botas»

«La fábrica lleva más de 50 años operativa»

«El examen consiste en que se llena la bota de agua hasta el límite del forro de Gore-Tex»

«El ensayo de flexión de textiles simula el roce del calcetín a la hora de introducir el pie y sacarlo de la bota durante 24 horas»

«Se diseña un tipo de suela siempre teniendo en cuenta el tipo de uso al que va a ser destinada »

«Chiruca fabrica botas con suelas mixtas»

Esto nos ha posibilitado ser testigos de cómo se elaboran las botas Chiruca, pero también hemos podido asistir a los exigentes exámenes y pruebas a las que son sometidos los materiales y las botas antes de ser comercializadas.

Todo comenzaba con una charla en la que Manuel Abad, uno de los propietarios de Calzados FAL-Chiruca, y Fernando Castiella, director comercial de una empresa que fabrica casi un millón de pares de botas al año, convirtiéndose en la firma europea con mayor mercado. Al entrar en la sala, nos sorprendió ver un despiece de todos los materiales que forman parte de una bota modelo Chiruca Hunter Urales.

Allí nos explicaron cómo son las hojas de piel que adquieren a empresas de curtición. Estas pieles destacan por ser hidrofugadas, transpirables y son de tipo nobuck o serraje. También nos hablaron del Gore-Tex, material con el que Chiruca elabora el forro interior y que añaden esas cualidades impermeables y transpirables tan demandadas en las botas de caza. Fernando nos comentó que la impermeabilidad se consigue gracias a que la membrana de Gore-Tex, debido a una estructura microporosa, que contiene más de 1.400 millones de poros por cm², en la que cada uno de estos poros microscópicos es 20.000 veces más pequeño que una gota de agua.

Fabricantes de calzado por un día

Hasta aquí todo entraba dentro de lo usual en una jornada de este tipo. Pero cuando Teresa Lorente, responsable de Comunicación de Chiruca, nos dio un delantal personalizado con nuestro nombre y nos dijo: «vamos, que tenéis que fabricar vuestras botas», en ese momento comenzaba una experiencia inolvidable.

La fábrica lleva más de 50 años operativa. Desde 1965 y actualmente con 180 profesionales, que son parte de la familia Chiruca, ya que lo que diferencia a la firma del resto es que el 70 por cien del proceso productivo es manufacturero, es decir, llevado a cabo por profesionales del calzado.

Nuestros anfitriones fueron Fernando y Carlos Abad, hermano de Manuel y copropietario de la empresa, pero, a medida que íbamos avanzando por los puestos de producción, los trabajadores de Chiruca se convertían en nuestros guías de lujo. Por ejemplo, nos acompañó Orlando, director de fabricación. La amabilidad y profesionalidad les definían. Tuvieron paciencia ante nuestras manos inexpertas y supieron sacar de nosotros la mejor versión de unos fabricantes de calzado ocasionales.

Aquí se fabrica teniendo en cuenta la demanda, por lo que pudimos ser testigos de la fabricación de diferentes modelos, los cuales son, en la actualidad, los que han sido demandados desde los 42 países a los que Chiruca exporta sus productos.

Diseño y laboratorio de impermeabilidad

Lo primero que nos presentaron fue el departamento de diseño, que se encarga de trazar las líneas internas y externas de los modelos que posteriormente se fabrican. A continuación, pasamos a la sala de patronaje, donde se seleccionan la horma y los materiales en función del producto que se va a fabricar. Nos llamó especialmente la atención el laboratorio de impermeabilidad, donde fuimos testigos de la elaboración de los forros de Gore-Tex, el termosellado de este material y las pruebas de impermeabilidad que se les practica a todos los forros. Y lo llevan a cabo sacándoles el aire, sumergiéndolos en agua y volviendo a llenarlos de aire.

Otra de las pruebas que se realiza a este aspecto tan relevante de las botas es, cuando el producto está terminado, un diez por cien de la fabricación pasa por la centrifugadora. El examen consiste en que se llena la bota de agua hasta el límite del forro de Gore-Tex. Una vez llena de agua, se introduce la bota en una centrifugadora donde se giran las botas a gran velocidad y a distintos ángulos para testar que el forro trabaje como debe, es decir, que sea totalmente impermeable.

Paso a paso

Desde ahí, pasamos por el trabajo de verdaderos artesanos del troquelado, de la unión de las distintas piezas que componen la bota, el moldeado de la parte trasera de la bota, donde le dimos forma a nuestro par de Hunter Urales, el horno de ceñido, donde utilizamos la horma de nuestra bota para ajustar la plantilla a la piel. La destreza de los profesionales sirvió para limpiar y lijar las partes sobrantes en este conjunto, que poco a poco iba tomando forma.

La suela y su pegado representa el culmen de un proceso que nos encandiló, sobre todo por la oportunidad única hasta la fecha de poder participar en él de manera activa. Al tratarse de pieles hidrofugadas, no se puede aplicar el adhesivo de manera directa. Antes hay que acudir a una imprimación de adhesivo mucho más fluido para que penetre en la piel. Ahora sí podemos aplicar el adhesivo final, que se deja actuar para después introducirlo en la máquina de flash que reactiva el compuesto. Cuando sale de esta máquina, un trabajador une la bota con la suela y la introduce en un túnel de frío que la mantiene unos minutos a -11º C. Cuando salen de este túnel, los últimos retoques para eliminar pegamento sobrante y pasar por un difusor que añade una solución que refuerza la protección, impermeabilidad y transpirabilidad, y tenemos las botas ultimadas. Sólo resta poner las etiquetas y encajar.

Tests de laboratorio

Por último, nos conducen al laboratorio de pruebas en el que se testan los distintos materiales y compuestos que forman parte de los productos Chiruca. Comenzamos asistiendo a una prueba que controla la presión de suelas. Se colocan las suelas en el punto más crítico, que es en una posición de flexión en 45 grados y se les practica un corte. Se las deja en esta posición 30.000 ciclos, que son unas 5 horas, para medir lo que ha avanzado la incisión. La normativa indica lo máximo que, según el tipo de suela y material empleado, puede alcanzar el corte.

El ensayo de flexión de textiles simula el roce del calcetín a la hora de introducir el pie y sacarlo de la bota durante 24 horas. El textil debe superar el ensayo sin agujeros. También nos explicaron el ensayo que comprueba que la piel está hidrogugada tanto en su interior como en el exterior, el que comprueba la resistencia del pegado entre las capas de la suela o el que mide la resistencia de los cordones, que comprueba los kilos que se requieren para romperlos, es decir, la resistencia que ostentan estos cordones (que, en el caso que presenciamos superó los 100 kilos de presión).

Novedades 2018-19

El día siguiente pudimos asistir a la presentación de las novedades por las que apuesta Chiruca para la inminente temporada 2018-19. Asistidos por dos trabajadores de la fábrica que actuaron perfectamente como modelos, conocimos las prendas de textil, complementos y calzado que ya están causando furor. Entre las novedades, pudimos ver el chubasquero Maratón, una prenda que protege de la lluvia pero que no intercede en la actividad cinegética, ya que su membrana CH+ es, además de ligera, muy silenciosa. Aporta impermeabilidad, es transpirable, incorpora capucha integrada y cuenta con resistencia al viento.

Entre las chaquetas, nos gustaron mucho el modelo Arcadia y el Padua. El primero, la chaqueta Arcadia, comparte diseño con otra prenda, el chaleco Pilos. Son prendas ideales por su aislamiento de fibra con capacidad térmica, lo que reduce la pérdida de calor en unas prendas ligeras y confortables. Entre los pantalones, el modelo Cratos cuenta con tratamiento repelente al agua, forro transpirable, bolsillos con cierres en cremallera en laterales y trasera, así como rodillas preformadas y bajos interiores reforzados con doble tejido. También pudimos testar modelos de forros polares como Minos y Teseo, la sudadera en estampado de camuflaje Lesbos, la camisa Mesenia, la camiseta técnica Megara, así como guantes como el modelo Montería, Malviz y el Arruí Hi Visibility.

Las botas

Para hablar de la colección de botas, comenzamos por hablar de pieles, reconociendo la importancia de esta materia prima fundamental en la fabricación del calzado. Por esta razón, se acude a una selección de cueros de serraje, nobuck, napa y piel de flor de primera categoría. Todas aportan las mismas características de impermeabilidad, transpiración, resistencia al desgarro o a la rotura.

El Gore-Tex es otro de los componentes clave en el catálogo de calzado de Chiruca. Esta membrana consigue que los pies no se mojen con el agua exterior y que, a la vez, puedan transpirar. La principal característica de las botas es que son impermeables de fuera hacia dentro y permeables de dentro hacia fuera. Con el Gore-Tex se elabora un forro o calcetín concreto. Se termosella con cinta de Gore-Tex y se une al cuello de la bota.

La membrana GORE-TEX está formada por una estructura micro porosa que contiene más de 1.400 millones de poros microscópicos por cm2. Estos poros son aproximadamente 20.000 veces más pequeños que una gota de agua, por lo que es imposible que el agua pueda traspasar la membrana.

Por otro lado, los poros de la membrana son 700 veces más grandes que una molécula de vapor de agua, lo que facilita la salida del sudor al exterior sin que ello afecte la impermeabilidad de la membrana. Al evitarse la acumulación de calor, los pies se mantienen secos y cálidos.

La suela: la elección clave para acertar con tus botas de caza

Se diseña un tipo de suela siempre teniendo en cuenta el tipo de uso al que va a ser destinada la bota, es decir, no adquieras una bota sin saber con qué tipo de suela ha sido fabricada y las aplicaciones reales de esa suela y sus materiales. A continuación, lo explicamos como nos lo transmitió Fernando para que no queden dudas sin resolver.

Se suele acudir a un material muy cómodo, ligero y blando: el poliuretano, para conseguir unas suelas extremadamente ligeras y muy flexibles. Acomodan el pie del cazador y acompañan de manera natural y cómoda su movimiento durante horas en una jornada de caza. Para suelos no agresivos con el pie son las suelas ideales

Las suelas de poliuretano de Chiruca tienen dos partes, por eso oiremos la expresión «suelas de poliuretano bidensidad». La suela intermedia, la más cercana al pie es de poliuretano expandido para que amortigüe el peso del cazador, aumente la comodidad y al pisar, por ejemplo, una piedra, absorba el impacto y este no se traslade al tobillo, a la rodilla o a la cadera y pueda ocasionar con ello algún tipo de lesión.

La suela exterior es la segunda parte de las suelas de poliuretano de Chiruca. Es donde encontramos el dibujo de los tacos y está formada por poliuretano compactado. Aporta más resistencia al desgaste por el roce. Desde el año 2012, en colaboración con una multinacional química americana que tiene sede en la ribera de Navarra, llamada The Dow Chemical Company, líder en su sector y una de las firmas que más invierte en I+D, Chiruca ha creado y patentado un poliuretano poliéter que se ha apellidado Xtra (Poliuretano X-TRA®). Aporta propiedades que le confieren una gran duración a la degradación, ya que, con el material que se utilizaba anteriormente, dependiendo del uso y de las condiciones de conservación, se daban casos en los que las suelas se degradaban e incluso se desmigaban. Desde hace seis años, con el poliuretano poliéter Xtra de Chiruca, esto no sucede en las botas de la firma riojana.

Una bota con suela de poliuretano, como los modelos Bretón Boa, Labrador Boa, Panticosa, Tundra, Muflón, Torcaz, Lince, Jabalí, Teckel, Galicia, Berrea, Pointer, Perdiguero, es una bota muy cómoda, flexible.

Suelas de caucho

Pero si el cazador entra en un terreno muy accidentado, con mucha roca y arista, este tipo de bota se quedaría corta. Para pisar en este tipo de suelos, el cazador precisa una suela con la que no acuse las superficies más complicadas. Esas suelas son las de caucho, y la marca más afamada a nivel mundial en este material es la italiana Vibram®. Este nombre deriva de las iniciales de un italiano que se llamaba Vitale Bramani, un guía de montaña en Italia durante los años 30 del siglo XX. Un día, en una excursión en una pared entre Suiza e Italia. Cambió el tiempo de manera radical. Ante una gran montaña, no pudieron escapar de ese complicado lugar. La hipotermia mató a seis integrantes de la expedición. Bramani fue uno de los supervivientes y, cuando superó la tragedia, contactó con un amigo de nombre Leopoldo Pirelli, que ya fabricaba neumáticos con caucho por aquel entonces. A partir de esta colaboración, se incorporó el caucho a las suelas de las botas de montaña. En la actualidad, la firma Vibram® exporta a 120 países.

Algunos de los muchos modelos que encontramos en el catálogo de Chiruca y que incorporan estas suelas son Urales, Boxer Boa, Etrusca, Grifón, Isasa Supra, Canadá, entre otras.

La elección correcta

Para resumir de una manera simple, podemos vincular las suelas Vibram® con las botas de montaña, las de caza mayor, mientras que las suelas de poliuretanos las vinculamos a las botas de caza menor.

Pero para conseguir una mayor especialización, Chiruca fabrica botas con suelas mixtas, con caucho en la suela interior, donde van los tacos, mientras que la suela intermedia está elaborada en poliuretano, consiguiendo sumar prestaciones de ambos materiales y que la bota alcance una suma de prestaciones y que la bota gane en polivalencia. El objetivo, según nos manifiesta Fernando Castiella, director comercial de la firma, es poseer una bota que satisfaga todas las necesidades del cazador.

Entre los modelos que encontramos con este tipo de suela de dos densidades, encontramos los modelos Cares Boa, Game Hi Visibility, Game Force, Ibex, Ardennes, Forest, Podenco, Cares, Barbet, Camo.

Color naranja de alta visibilidad

Desde el pasado año, es tendencia en calzado el naranja de alta visibilidad. El primer modelo de Chiruca con esta característica es el Game, con patín naranja, la marca bordada en hilo naranja flúor, mismo color que han tomado los cordones. La bota está elaborada en piel nobuk y es uno de los líderes en ventas de la colección de botas de la firma.

En este momento, Fernando comparte con nosotros un dato que impresiona: «Chiruca exporta botas de caza a 42 países, como Francia y Portugal, pero también a destinos tan peculiares como Polonia, los Países Escandinavos, Kazajistán o las Islas Mauricio. Por ejemplo, el modelo Dogo Boa es el líder en exportación. Se lleva a 12 países como Suecia, Finlandia, Noruega… Aprovechando este pie, Fernando nos habla de los distintos gustos en cuanto al diseño de botas que rigen en otros países. Por ejemplo, en Francia impera el color marrón, pero el aspecto más predominante que prefieren los cazadores en Centroeuropa o Francia son las punteras de piel engomada, que protege el pie y, además, los materiales de la bota en la zona más crítica donde se pueden producir daños por uso. Esto ha derivado en la adaptación de algunos modelos que incorporan estas exigencias, caso del Game Force. Si vamos más allá, encontramos protecciones perimetrales completas, como el serraje engomado del modelo Cares Boa 11 Bandeleta».

El modelo Berrea es otra de las novedades de este año. Elaborado en piel serraje y con suela de poliuretano, le han convertido en uno de los éxitos en ventas.

El sistema de cierre y ajuste BOA facilita el ajuste del calzado al pie gracias a un cable metálico que recorre la bota a modo de cordones y se recoge en la lengüeta mediante un sistema de carrete. Se trata de 49 hilos de acero trenzado en grupos de siete, recubierto de plástico que lo protege.

Calzado de descanso: camino y regreso del cazadero

Líderes en ventas en países como Francia, Alemania o el Benelux, al calzado de descanso le costó un poco más entrar en nuestro mercado, pero finalmente lo ha hecho. Zuecos o zapatos con el cuello posterior bajo, o bien zapatos sin cordones, ideales para proporcionar el máximo confort al pie tras una dura jornada de caza. Los modelos son Serbal, Camargue y Sologne.

Un amplio catálogo

Si metemos en la fábrica que hemos tenido el privilegio de visitar piel nobuk o piel serraje, Gore-Tex y suelas de poliuretano o de caucho, le damos el tratamiento profesional en cada fase de la producción a través de una tecnología puntera, lo apoyamos en I+D, pruebas de laboratorio, pruebas de campo, jugamos con colores, con altura de caña y otros factores, tenemos como resultado un amplio catálogo con más de 80 modelos especializados en calzado para la caza y otros 150 modelos outdoor. Modelos que se encuentran en constante evolución, como nos cuenta Fernando, con el ejemplo del modelo Torcaz con Bandeleta: «Permanecemos atentos a cualquier demanda que nos trasladan los armeros desde las tiendas, ya sea por iniciativas suyas o por comentarios y peticiones de los clientes, así como de las que recibimos por parte de nuestra red comercial, compuesta por 11 agentes que visitan todo el país y cuando llevan a cabo la campaña de ventas nos reportan y trasladan las inquietudes que reciben. Todo se toma en cuenta y muchas de esas inquietudes salen adelante en los catálogos».

A continuación, nos llevaron a dar un agradable paseo por una finca cercana en la que también participamos en una tirada de recorridos de caza, el final perfecto a unos Chiruca Days inolvidables.