Reportajes

Telémetros balísticos

Una inestimable ayuda para el cazador

Los más avanzados proporcionan la distancia corregida teniendo en cuenta el ángulo de tiro y la distancia real a la que se encuentra el cazador de la pieza, por lo que son especialmente útiles cuando se dispara a grandes distancias. Este artículo explica cómo influye el ángulo de tiro y cuáles son las ventajas e inconvenientes de los diferentes tipos de telémetros balísticos que se comercializan.

Juan Francisco París

Fotos: Autor

20/10/2020

Star Star Star Star Star (10)

«Los primeros telémetros no eran aparatos expresamente diseñados para cazar»

«A principios del siglo XXI los telémetros láser pasan a convertirse en telémetros balísticos diseñados expresamente para cazar»

«Los modelos de alta gama miden ya más rápido, por lo que se pueden utilizar para cazar a distancias extremas»

«Hoy día se comercializan modelos más económicos que solo miden distancias reales y proporcionan el ángulo de tiro»

«Antes de adquirir un telémetro de caza es importante comprobar que posee un alcance balístico suficiente para el uso que le vamos a dar»

«Si adquirimos un modelo actual de una marca acreditada de gama media o alta, su alcance balístico será de 1 km o más»


Binoculares y monoculares - Ejemplos de binoculares y monoculares modernos que calculan rápidamente distancias corregidas: binocular Minox X-Range 10x42; monocular Kahles Helia RF-M 7x25; monocular Leupold RX-1300i TBR y Zeiss Victory RF 10x42. Este último, además del ángulo, puede medir teniendo en cuenta la presión y la temperatura.

Desde que aparecieron los primeros telémetros láser a finales del siglo XX se convirtieron en accesorios imprescindibles para los cazadores que practicaban el rececho porque permitían determinar de una forma fiable si el blanco estaba al alcance de la puesta a tiro del rifle o, en caso contrario, tenían que apuntar con la ayuda de las sub-extensiones de la retícula o bien modificar el ajuste del visor, corrigiendo los clicks necesarios en la torreta de altura.


Midiendo con Swarovski EL Range - Independientemente de su formato, todos los telémetros balísticos son especialmente útiles cuando se caza en terrenos abruptos. En la foto, midiendo la distancia corregida con un Swarovski EL Range.

Sin embargo, estos primeros telémetros no eran aparatos expresamente diseñados para cazar porque solo podían medir la distancia real a la que se encontraba el blanco y, aunque ésta es importante, no es la que hay que tener en cuenta cuando se dispara con ángulos y a grandes distancias, si no queremos errar el tiro.

Telémetros balísticos

Gracias a Bushnell y a Leupold, a principios del siglo XXI los telémetros láser pasan de ser simples medidores de distancia a convertirse en telémetros balísticos diseñados expresamente para cazar. Efectivamente, en 2006 Bushnell, empresa pionera en la fabricación de telémetros desde 1997, presentó el monocular Elite 1500 ARC —iniciales de Angle Range Compensation—, que estaba diseñado para cazar con arco o con rifle y que, en combinación con un inclinómetro, tenía por primera vez en cuenta la balística de las flechas o de los proyectiles de los rifles y proporcionaba su caída entre 5 y 99 yardas (flechas) y entre 100 y 800 yardas (balas de rifle). Mientras Leupold, también en el mismo año, presentaba varias versiones de monoculares modelo RX con función TBR —True Ballistic Range— que, al activarla, calculaba la trayectoria de flechas y balas hasta 730 yardas.


Monocular pesa menos y es más inestable - Los monoculares son más ligeros y compactos, pero también más inestables y menos potentes que los binoculares. A larga distancia se aprecian menos detalles y se tienen que utilizar con las dos manos.

Ante esta novedad y debido al gran interés que, por su utilidad, despertaron entre los cazadores los primeros telémetros capaces de calcular la caída de los proyectiles, Zeiss, que ya fabricaba telémetros convencionales de todo tipo, incluso con formato de visor, presentó en 2009 los binoculares-telémetro de alta gama Victory RF 8x45 T* y 10x45 T* —así como el monocular 8x26 T* PRF— con sistema de información balística BIS para calcular el punto de impacto.

Otra característica de los primeros modelos balísticos comparados con los medidores de distancia originales es que, sobre todo los de alta gama, miden ya más rápido, por lo que se pueden utilizar para cazar a distancias extremas. Así, por ejemplo, el binocular-telémetro Zeiss Victory RF con sistema BIS tenía un alcance de 10-1.200 metros con un tiempo de medición de entre 0,5 y 1 segundo como máximo.


Distancias compensadas - Foto publicitaria de Swarovski de su modelo EL Range 10x42. Tienen en cuenta el ángulo para medir la distancia compensada y mide en un segundo o menos entre 30 y 1.375 metros.

En los años siguientes casi todas las marcas acreditadas en óptica para cazadores comenzaron a lanzar numerosos modelos balísticos hasta llegar a los actuales, mucho más avanzados, que miden con mayor rapidez que los primeros y proporcionan directamente la lectura de la distancia de tiro corregida en función del ángulo o de otras variables que afectan al disparo. Tomando de nuevo como ejemplo los binoculares Zeiss Victory RF actuales, vemos que son capaces de hacer la medición en menos de ¡0,3 segundos con un alcance de 2.300 metros!, teniendo en cuenta también la temperatura y la presión atmosférica, además del ángulo de tiro.


Solo ángulo. BaT 1200 H - No todos los telémetros actuales proporcionan la lectura de distancia compensada. Algunos modelos, como este Bat 1.200 H, solo calculan distancias reales y ángulos.

No obstante, es importante puntualizar que hoy día se comercializan modelos más económicos que solo miden distancias reales y proporcionan el ángulo de tiro, pudiéndose considerar balísticos, aunque no puedan competir en prestaciones con los que proporcionan la distancia compensada. En este sentido, recomendamos ver el apartado Ángulo, temperatura y presión atmosférica.

Saber más

Ángulo, temperatura y presión

Pero, ¿por qué es tan importante la distancia de tiro corregida en función del ángulo? ¿Y la temperatura y presión atmosférica? ¿Por qué algunos telémetros balísticos las consideran también, además del ángulo.

La respuesta es porque la trayectoria de un proyectil la determinan dos fuerzas distintas: la de rozamiento con el aire y la gravedad. Y sucede que ésta última es una fuerza perpendicular a la superficie de la Tierra. Por tanto, cuando se dispara con ángulo, sea hacia arriba o hacia abajo, el proyectil se ve menos afectado por la gravedad y, como consecuencia, la bala describe una trayectoria más tensa que cuando se dispara en horizontal. A efectos prácticos, es como si recorriera una trayectoria más corta.

Si el ángulo de tiro es muy poco pronunciado, su influencia en la caída del proyectil es despreciable. Sin embargo, si tenemos que disparar a una pieza situada muy por debajo o por encima de nosotros y no lo tenemos en cuenta, lo más probable es que fallemos el tiro porque la bala impactará alto o muy alto con respecto a donde apuntamos.

Matemáticamente, la distancia de tiro corregida en función del ángulo se calcula con la siguiente fórmula.

Distancia real a la que se encuentra el animal (la que proporciona un telémetro NO balístico) x coseno del ángulo = distancia de tiro corregida.

Por ejemplo, según esta fórmula, si con un ángulo de 45 grados disparamos a un muflón que está a 500 metros de nosotros, como el coseno de 45 es 0,7, es como si lo hiciéramos a 350 m (500x0,7) a efectos de caída del proyectil: el tiro quedará alto.

Es una multiplicación sencilla, pero, aunque se utilizaban chuletas en la que se anotaba el coseno de los ángulos más frecuentes, antes de que se generalizara el uso de telémetros balísticos, no fue nunca fácil determinar —y mucho menos con tanta exactitud— la distancia corregida. Ni, por supuesto, la caza a distancias extremas era tan popular como lo es actualmente.

En recuadro adjunto se proporcionan los cosenos de varios ángulos por si el lector desea comprobar cómo influyen en la trayectoria a una distancia determinada y porque pueden ser útiles para aquellos lectores que posean un telémetro que solo proporcione el ángulo.

Ahora bien, como hemos apuntado al principio de este apartado, la trayectoria de la bala no solo la determina la gravedad. También se ve afectada por la fuerza de rozamiento que el aire opone a su avance, que no es constante porque depende de la densidad del aire que, a su vez, varía con la temperatura y con la presión atmosférica.

Normalmente, el cambio del punto de impacto debido a la fuerza de rozamiento con el aire es despreciable salvo cuando se dispara a grandes distancias y a mucha altitud, en condiciones atmosféricas de presión y temperatura muy diferentes a las que había cuando se puso a tiro el rifle. Por esta razón solo los telémetros balísticos más caros y de alta gama, que son los más precisos, tienen también en cuenta la temperatura y la presión atmosférica para calcular la distancia de tiro.

Por último, comentar para terminar estas líneas que la fórmula que calcula la distancia corregida en función del ángulo no tiene en cuenta que se dispare hacia arriba o hacia abajo. Sólo el ángulo, al igual que lo hace el conocido refrán que afirma: «Hacia arriba o hacia abajo, apunta siempre por debajo».

Monoculares, binoculares y visores

Los del tipo monocular y binocular se hacen cada vez más compactos y ligeros, hasta el punto de que algunos monoculares modernos los puedes portar en el bolsillo de una camisa sin que los notes. Es el caso por ejemplo del nuevo monocular-telémetro Kahles Helia RF-M 7x25, pues solo pesa 214 gramos y mide 10 x 3,8 x 7,8 cm.

Además, con el paso del tiempo los binoculares se presentan con diseños más elegante y muy parecidos al que tienen los prismáticos convencionales. Es el caso, por ejemplo, del binocular-telémetro Swarovski EL Range y, por supuesto, el del Zeiss RF, así como el de otros de menor precio.

Igualmente, los visores con telémetro balístico han mejorado mucho en prestaciones y aspecto, aunque éste último sigue siendo diferente al de un visor convencional. Los modelos de alta gama más avanzados poseen una retícula especial luminosa que indica al tirador cómo debe apuntar y, además, tienen en cuenta la temperatura y la presión atmosférica, caso del Swarovski dS 5-15x52 P.


Disparo alto - Da igual que se dispare hacia abajo o hacia arriba: si no se tiene en cuenta la distancia de tiro compensada, el disparo quedará alto.

Ventajas e inconvenientes

No he mencionado, por considerarlo innecesario hasta ahora, que los telémetros balísticos del tipo monocular y binocular se puede utilizar también para medir distancias reales, como si fuera un telémetro convencional. Sin embargo, los alcances son normalmente diferentes, siendo el balístico —el que proporciona lecturas de la distancia de tiro o compensada— inferior al que mide distancias reales.

Por tanto, antes de adquirir un telémetro de caza es importante comprobar que posee un alcance balístico suficiente para el uso que le vamos a dar.


Con Swarovski dS 5-25x52P - Los visores-telémetro son muy potentes y más precisos, sobre todo si además del ángulo tienen en cuenta la presión atmosférica y la temperatura, caso del Swarovski dS 5-25x52 P que usan los cazadores de la foto.

Si adquirimos un modelo actual de una marca acreditada de gama media o alta, su alcance balístico será de 1 km o más y por tanto suficiente y, además, calculará la distancia corregida de forma prácticamente inmediata, en menos de 1 segundo en casi todo el rango del alcance. Sin embargo, si adquirimos un modelo antiguo o de gama baja su medición será más lenta, con menos precisión y a menor distancia y a veces necesitaremos realizar varias mediciones para poder conseguir una lectura válida. Además, seguramente el telémetro no será impermeable ni sus lentes contarán con una protección adecuada para utilizarlos en caza.

Saber más

Ángulos y cosenos

A continuación, se proporcionan el coseno de los ángulos comprendidos entre 15 y 60 grados.

Nótese que, partir de 50 grados, la distancia compensada, que es la resultante de multiplicar la distancia real por el coseno, es ya considerablemente menor que la real porque el valor del coseno es 0,5 o inferior.

Grados Coseno
15 0,96
20 0,94
25 0,91
30 0,87
35 0,82
40 0,77
45 0,70
50 0,64
55 0,50
69 0,42

Burris Ballistic Laserscope III - Visor-telémetro Burris Ballistic Laserscope III 4-16x50 junto a su retícula. Teniendo en cuenta la munición utilizada y el ángulo, una vez puesto a tiro a 100 metros corrige automáticamente el punto de impacto hasta 1.200 yardas (1.097 metros).

Dicho esto, a continuación, comentamos las ventajas e inconvenientes que tienen los diferentes tipos que pueden medir distancias compensadas en función de ángulo o bien del ángulo, la presión y la temperatura.

Monoculares–telémetro. Como hemos apuntado, el telémetro-balístico tipo monocular es el más compacto, ligero y fácil de portar en cualquier bolsillo o colgado del cuello. Y, también, aunque se trate de modelos de gama media o alta, es normalmente el más económico o, mejor dicho, el que ofrece mayores prestaciones por menos dinero. Así, por poco más de 500 euros o incluso por menos, es posible adquirir un modelo resistente a las condiciones de uso y atmosféricas que proporcione todas las características necesarias para recechar, incluso a grandes distancias.

Sin embargo, no todo son ventajas. Los monoculares poseen al menos dos inconvenientes que se deben tener en cuenta antes de adquirirlos. Uno es que son poco potentes —6,7 u 8 aumentos— por lo que no sirven para evaluar el trofeo y, por tanto, se debe utilizar en combinación con unos prismáticos que, al ser más potentes y poseer visión binocular, sí permitirán localizarlo y evaluarlo mejor y a mayor distancia. Y el segundo es que, como son muy compactos y pesan muy poco, son menos estables que unos prismáticos, aunque se utilicen con las dos manos para realizar las observaciones. Depende del pulso de cada uno, pero a más de unos 200 metros hay que apoyarse para poder medir con precisión un blanco relativamente pequeño, como es una pieza de caza mayor.


Los visores son más rapidos - La retícula de los visores-telémetro corrigen rápidamente el punto de impacto y señalan cómo hay que apuntar, por lo que son también los más rápidos. La retícula de la foto es la del Burris Ballistic Laserescope III.

Binoculares–telémetro. Son prismáticos a los que se le ha incorporado el sistema de medición y por tanto son igual de estables. Eso sí, como sucede con los prismáticos, a la hora de elegirlos se debe tener en cuenta los aumentos y diámetro de los objetivos dependiendo de la distancia y horas del día a las que vamos a cazar. Así, para utilizarlos durante el día será suficiente que tengan objetivos de 42 mm, pero si pensamos hacerlo con poca luz es necesario que posean objetivos de mayor diámetro.

La verdad es que los binoculares-telémetro con objetivos más grandes de 42 mm no son frecuentes ni muy necesarios si se utiliza un aparato que posea una óptica de buena calidad porque con lentes de 42 mm es suficiente para cazar desde que amanece hasta que anochece. Pero ante el variado gusto y necesidades de los cazadores los hay. Zeiss fabrica sus RF modernos con 8 o 10 aumentos tanto con objetivos de 42 mm como de 54 mm.

Por último, comentar que midiendo con binoculares o con monoculares, los mejores resultados se obtienen utilizando visores con torretas balísticas graduadas a varias distancias porque se pierde menos tiempo en realizar los ajustes.


Sustituyen a los binoculares - Los binoculares–telémetro modernos tienen un diseño, aumentos y campos de visión similares a los prismáticos, por lo que pueden sustituirlos.

Visores–telémetro. Son los más adecuados para practicar la caza a distancias extremas porque son miras muy potentes, con muchos más aumentos que los binoculares. Además, en caso de usar binoculares, la distancia corregida que proporcionan hay que trasladarla después a la torreta de ajuste del visor, por lo que se pierde un tiempo valioso que puede dar al traste con el lance.

Con el visor–telémetro, sin embargo, se realizan mediciones apuntando directamente con la retícula del visor, por lo que son muy precisas y rápidas: solo hay que apuntar cómo indica la retícula y disparar que, además, tiene sub-extensiones para estimar la desviación por efecto del viento.


La foto permite apreciar el diseño del Swarovski dS 5-25x52 P. Una vez puesto a tiro a 50 o 100 metros, calcula automáticamente el punto de impacto entre 30 y 1.375 m.

Su único inconveniente debido a su calidad es su alto precio y que en comparación con los demás tipos de visores se fabrican pocos modelos.

 

Steiner LRF 1700 8x30

Steiner LRF 1700 8x30

Juan Francisco París

Pulsar AXION XQ38 LRF

Pulsar AXION XQ38 LRF

Juan Francisco París