Reportajes

Caza de montaña con Onca

Ropa y tecnología para cazar con garantías

Nuestro objetivo es cazar un arruí en las cumbres de la montaña alicantina. Sabemos que vamos afrontar un acercamiento complicado. En este tipo de terreno, la vegetación alta escasea. Esto significa que debemos acortar la distancia que nos separe de este animal haciendo uso del mejor equipo que podamos conseguir. Es por eso que acudimos a Onca.

CdC

21/11/2019

Star Star Star Star Star (24)

«Debemos acortar la distancia que nos separe de este animal haciendo uso del mejor equipo que podamos conseguir»

«El pantalón es muy ligero, ideal para estos días de otoño en los que las temperaturas no bajan demasiado»

«Las micro perforaciones del tejido permiten la circulación del aire entre el tejido y la piel»

«La chaqueta me protege del viento que ha soplado durante los recechos, algo muy frecuente en la zona»

«La capacidad de camuflaje del camo Ibex es innegable»

«La gorra y la capucha mantienen la cabeza totalmente protegida»

«Hace poco que estuve por allí recechando con mi arco», nos comenta Rafael Gamarra, uno de los socios fundadores de Onca. ¿Quién mejor que él para que nos aconseje qué prendas elegir de las que componen el variado catálogo de la firma?

Rafael nos cuenta que conoce la especie y el terreno en el que la cazaremos: «Estuve en la zona del Puig Campana tras los arruís», nos comenta. Esta montaña se encuentra muy próxima a las que visitaremos los próximos días. La llaman «la montaña mágica de Finestrat» y es la segunda cima más alta de la provincia de Alicante: 1.410 metros de altitud que brindan unas vistas privilegiadas de la costa mediterránea y sus bellas aguas azules.

Camuflaje, silencio y aislamiento térmico

Como Rafael conoce la zona y le informamos de las fechas en las que vamos a subir a cazar, enseguida nos concreta que todo lo que necesitamos lo encontramos en Onca.

Poco después ya lo tenía puesto, deseando probar este camuflaje en una zona donde creo que será inmejorable. Pero también quiero testar estos tejidos en relación a lo silenciosos que resultan y a la capacidad que incorporan de mantener el aislamiento térmico.

Lo primero que me puse fue el pantalón Onca Elastic. Muy ligero, ideal para estos días de otoño en los que las temperaturas no bajan demasiado. Pero lo que más me agradó es algo que siempre busco en unos pantalones de caza: que permitan realizar todo tipo de movimientos. En la caza en general, y en la de montaña aún más, tienes que disfrutar de una libertad de movimientos que te permita cualquier tipo de postura: agacharnos, subir una de las rodillas para salvar un gran escalón, ponernos de rodillas… Esto es posible gracias a un tejido altamente elástico, a lo que Onca denomina «4ways» y a un diseño que tiene en cuenta esta variedad postural. Por ejemplo, la cintura más alta en la espalda evita que, si nos agachamos o avanzamos medio tumbados, esta zona no quede desnuda.

Transpirable y de secado rápido

Siempre llevo una camiseta de repuesto que dejo en el coche para cambiarme cuando termina la jornada. Odio ir mojado. Pero desde que llevo la camiseta OncaFresh no la he vuelto a utilizar.

Además de que noto que sudo menos, probablemente debido a la transpirabilidad que incorporan estos tejidos, cuando termino de guardar todo el equipo en el coche no me siento mojado. Esto se explica, de manera técnica, atendiendo a las micro perforaciones del tejido, que permiten la circulación del aire entre el tejido y la piel creando un efecto refrescante y rápido secado.

Sobre ella, el chaleco Oncashell, una segunda capa ideal para esos días de temperaturas suaves pero donde el viento puede enfriarnos rápidamente. De hecho, sus cualidades cortavientos alcanzan el 90%, sin sacrificar la alta transpirabilidad.

Testamos, sin querer, la resistencia a enganchones y desgarros

En el primer enganchón con una mata subiendo por estas escarpadas rocas, miro con preocupación mi chaqueta OncaShell. Ha sonado a siete, pero, por más que lo busco, no lo encuentro. Ni rastro. Todo sigue perfecto y en su sitio. No suelo ser muy crédulo cuando a una prenda le cuelgan la cualidad de «alta resistencia a enganchones y desgarros», pero acabo de testarlo de manera inintencionada, y puedo confirmar esa «alta resistencia».

Además, esta chaqueta me protege del viento que ha soplado durante los recechos, algo muy frecuente en la zona. Y, como hecho adrede, al final de la tarde comenzó a llover. La foto con las gotas en la superficie de la chaqueta es un testimonio irrevocable de su eficiencia como prenda hidrofugada.

Los animales no te ven acercarte

La capacidad de camuflaje del camo Ibex, diseñado por Rafael Gamarra y José Luis López-Schümmer, es innegable. Hemos realizado varias tomas con la cámara de un dron que han dejado patente que, a distancias medias, desaparecemos en el entorno. Nuestra figura queda totalmente difuminada a pocos metros. Qué decir a la distancia a la que vamos recechando los arruís.

Este diseño patentado de su camuflaje consigue que Onca sea una de las firmas de ropa técnica de alta calidad más fáciles de reconocer. Los desconfiados arruís levantaban la vista ante cualquier sonido que producían nuestras pisadas. El suelo seco y las múltiples piedras que cubren estos suelos hacen el papel de «chivatos» a nuestro paso. Es algo inevitable.

Pero quedamos inmóviles ante cualquier signo de desconfianza de los arruís y estas no tardan en volver a sus quehaceres, que pasan, durante buena parte de estas primeras horas del día, por alimentarse. ¡Qué animales más glotones! Esto explica el buen estado en el que se encuentran, fornidos y sanos.

Un equipo de garantías

Llevábamos el objetivo de acometer el lance con las garantías que ofrece un equipo de primera línea, compuesto por el rifle Mauser M12 en calibre .300WM, el visor Zeiss Conquest V4, y las balas Geco Teil-Mantel de 165 greins. La intención era conseguir colocar un buen disparo a una larga distancia. Y lo cumplimos. Pero el trabajo de búsqueda, selección del animal requerido y acercamiento entre aquellas altas cumbres y profundos valles no fue sencillo.

Un gran y profundo valle separaba la cima en la que nos posicionamos de la que albergaba al rebaño de arruís. Nos movemos por la ladera a unos 700 metros de los animales. Y pasamos del todo inadvertidos. El objetivo de reducir esta distancia a otra de entre 300 y 400 metros conllevó una hora. Avanzamos por los riscos y depresiones por las zonas donde menos nos expusiéramos hasta llegar a una ubicación de ensueño para cualquier recechista de montaña: una pequeña terraza natural frente a la ladera donde estaba nuestro arruí, a 390 metros. Pero esta es otra historia que contaremos muy pronto.

Onca, por dentro

El éxito que está consiguiendo Onca en el sector cinegético viene avalado por muchos años vistiendo con prendas técnicas a cuerpos de fuerzas de seguridad de una larga lista de países del mundo. Entre ellos, por citar uno, la Policía de Nueva York.

Hemos tenido la suerte de visitar la sede de la firma en Madrid. Nos desplazamos hasta Colmenar Viejo para conocer los detalles que han convertido a Onca en una marca tan reconocible y con el prestigio que la avala.

Nos recibe Javier Godoy, propietario de la empresa Gocotex y uno de los tres socios de la firma de la pantera. Forma un eficiente equipo desde 2014 junto a Rafael Gamarra y a José Luis López-Schümer. Puedes ver la entrevista que realizamos en el vídeo adjunto.

Test de aislamiento térmico

Tras probar las prendas técnicas de Onca en varias jornadas de rececho en la montaña alicantina, y bajo condiciones climáticas distintas, con vientos de altas velocidades, lluvia, frío y sol, quisimos dar un paso más y realizar un test que probase de manera objetiva las excelentes sensaciones que la ropa nos había transmitido.

Analizando el tejido OncaShell, encontramos una capa exterior de poliéster y una interior de forro polar. Este forro mantiene una cantidad de aire en un volumen controlado que se calienta a través del calor que emite nuestro cuerpo.

La propiedad transpirable permite una caza en la que nos movemos activamente tras los animales que vamos a cazar.

La estructura del tejido exterior es definida como «muy cerrada», teniendo varias consecuencias: la primera, que se convierte en un eficiente cortavientos. Pero también propicia que la condensación que genera nuestra temperatura corporal se transfiera a la siguiente capa o al exterior. Nos mantenemos secos, pero aislados.

Chaleco + chaqueta: protección total

Para testar todo esto, acudimos a una cámara térmica que nos permitiera medir de manera real y en directo las cualidades de aislamiento térmico de estas prendas.

El resultado es abrumador. A una temperatura de cero grados y siempre teniendo en cuenta que la firma cuenta con una gama de prendas ideadas para las temperaturas más bajas, la línea Invierno, la cámara térmica nos indica que la pérdida de temperatura en la zona que queda cubierta por el chaleco y la chaqueta es prácticamente nula.

La gorra y la capucha mantienen la cabeza totalmente protegida. Hemos realizado una comparativa en relación al aislamiento retirando ambas prendas, y el resultado, además de muy gráfico, es clarísimo.

Colores que representan temperaturas

Los colores más cálidos que apreciamos en el vídeo corresponden a eso mismo, a las temperaturas más altas, que vemos en las manos (no cubiertas), en la cara o en la parte alta del pantalón, además de cuando retiramos alguna prenda.

Por el contrario, los colores más fríos y oscuros indican que en esa zona la pérdida de temperatura es menor. Las zonas negras indican nula pérdida de calor.

Sobre Onca Gear

Distribuidor en España: Excopesa

Página web

Canal de Youtube

Instagram Europa

Instagram mundo

Facebook

Todos los tejidos se desarrollan en colaboración con Gocotex, SL y son testados por el AITEX, Instituto Tecnológico Textil.