Reportajes

Monterías de jabalíes en La Ropera

Hablamos con el director técnico de la finca

Durante los últimos años, La Ropera, finca situada en plena comarca de Villuercas, muy próxima a la localidad cacereña de Guadalupe, se ha convertido en una de las fincas emblemáticas dentro del panorama cinegético español.

CdC

15/11/2018 - 5589 lecturas

«Tanto la propiedad como los gestores de la finca decidimos mantenerla dos años sin montear»

«Los cochinos fueron, poco a poco, cumpliendo hacia las armadas»

«Cabe destacar la altísima calidad de los jabalíes, con más de un 60% de machos adultos»

Manuel Reglero, director técnico de La Ropera, ha confiado a Club de Caza ‘el secreto’ para mantener una finca en lo más alto del escalafón montero. «Sin duda, es debido a la profesionalización en su gestión y al buen hacer del equipo humano. Tanto la propiedad como los gestores de la finca decidimos mantenerla dos años sin montear, para que la cantidad y calidad de los jabalíes fuese aún superior», ha recalcado el conocido veterinario.

Cuatro horas monteando el valle de ‘Arroyo Gordo’

«Se monteó, la mancha del valle del ‘Arroyo Gordo’, de unas 450 hectáreas, que, como su propio nombre indica, comprende un amplio valle que recorre una buena parte de la finca, abarcando solana y una apretada umbría, dónde se encaman cochinos con grandes trofeos. La orografía es quebrada, con regatos naturales que propician la colocación de los puestos. Los monteros, colocados en torretas para garantizar la máxima seguridad, disponían de amplios tiraderos, de manera que pudieron valorar con suficiente tiempo la calidad de los trofeos.

»A las 9 de la mañana se citó a los monteros, que fueron recibidos con un suculento desayuno en uno de los salones de la casa. Tras el sorteo, las 16 afortunadas posturas, ocuparon sus respectivas torretas con los nervios propios de lo que, a tenor de los resultados obtenidos en anteriores campañas, prometía ser una gran montería. El día era apacible, y, tras las copiosas lluvias de este otoño, el campo, con el amplio repertorio cromático propio de estas fechas, mostraba todo su esplendor. Hacia las 11 de la mañana se soltaron siete rehalas, que se tuvieron que emplear a fondo para dirigir a los cochinos hacia las posturas debido a la gran cantidad de machos de gran porte que había en la mancha. Los cochinos fueron, poco a poco, cumpliendo hacia las armadas y los primeros disparos no se hicieron esperar. Ladras, carreras, lances y detonaciones no dejaron de sucederse durante las cuatro horas que duro la montería», relata Manuel, aún emocionado por el éxito obtenido.

Hubo posturas en las que avistaron hasta cincuenta cochinos

Al final de la jornada, se contabilizaron 352 disparos, que hacían presagiar un gran resultado. Así lo confirmaban las tarjetas de los secretarios: la caza estuvo repartida, y en varios puestos, más de 50 cochinos atravesaron las posturas a distancia de tiro.

Un resultado más que satisfactorio

De vuelta a la casa, un catering a la altura del evento esperaba a los monteros. Suculentos entrantes como: Ibéricos selectos, tablas de queso, gambas, vieiras y ahumados dejaron paso a un entrecot a la parrilla como plato principal. Postres variados y cafés redondearon una inolvidable jornada.

Tras la comida, los monteros se encontraron con un tableau dispuesto con el mismo gusto que se hacen todas las cosas en La Ropera. Las caras de satisfacción y alegría de los cazadores y los animados comentarios reviviendo los lances acaecidos resumían claramente el resultado obtenido. Todos los monteros cumplieron con creces sus expectativas. Un total de 97 jabalíes y dos venados medalla de plata compusieron el impresionante plantel.

Cabe destacar la altísima calidad de los jabalíes, con más de un 60% de machos adultos. «Esta finca siempre cumple con creces y pudimos disfrutar de un extraordinario día de caza gracias al buen ambiente, al comportamiento de los señores monteros y al buen hacer de la propiedad», agradece Manuel.

Visita al taxidermista

Tras ser extraídas las defensas en la taxidermia, un total de ocho oros, trece platas y veinte bronces dieron categoría a un plantel que no va a dejar indiferente a nadie.