Revista de Prensa

Andalucía

Los cazadores piden poder moverse sin límites y esgrimen que hay riesgo mínimo de contagio

La Federación Andaluza de Caza (FAC) reclamará a la Consejería de Agricultura y Desarrollo Sostenible que permita a los cazadores la movilidad entre localidades que requiere esta actividad en la mayoría de los casos. Así lo ha manifestado a EL MUNDO su presidente, José María Mancheño, convencido del mínimo peligro de contagio a causa de la caza.

09/11/2020 | El Mundo

Los cazadores piden poder moverse sin límites y esgrimen que hay riesgo mínimo de contagio "La gran parte de la actividad cinegética se realiza de forma individual, y la que se ejecuta de manera colectiva es a campo abierto y con distancia suficiente", explica Mancheño. Él apela también a las conclusiones de la Comisión de Recuperación Social y Económica de Andalucía a causa de la pandemia. Como recogió el propio Boletín de la Junta de Andalucía (BOJA), el 22 de septiembre, esa impulso económico también pasa por "evitar perjuicios al sector cinegético andaluz" con un protocolo "que blinde la práctica de la caza ante posibles rebrotes del Covid-19".

En esas conclusiones se cita "su carácter esencial para la gestión ambiental, el control de daños a la agricultura, riesgos sanitarios y de seguridad vial, así como la dinamización económica del medio rural andaluz". Mancheño aclara que, sin caza, la súper población de jabalíes y ungulados (ciervos y gamos) provocará un "auténtico desastre" ambiental. Según él, los cazadores que existen en cada localidad no son suficientes para este fin.

En estas fechas de noviembre debería estar en marcha la temporada de caza en su periodo de mayor auge. Las aves acuáticas, perdiz, liebre, codorniz y la caza mayor (ciervo, gamo, muflón y jabalí) se encontraría ahora en periodo de caza. Pero, por ejemplo, las monterías para estos últimos animales han disminuido al menos en más de la mitad de lo habitual, indica Mancheño, que considera extraordinarias las pérdidas económicas.

Sí ha habido monterías y actividad en los lugares sin confinamiento de localidades, pero todo hace en estos momentos temer que se recrudecerán las restricciones de movimiento.

La temporada de caza en Andalucía, que moviliza a los 256.000 tiradores federados, empezó no obstante sin aplazamientos tras conocerse en primavera el plan del Gobierno estatal para la vuelta a la nueva normalidad. El calendario de vedas previsto se mantuvo.

El pistoletazo de salida fue en julio, mes en el que comienza el periodo del corzo, muy circunscrito a Cádiz. Entonces estuvo permitida la caza y la pesca deportiva. Esta última suma 230.000 licencias, la mayoría (161.000) para pesca desde tierra.

En el caso de la caza fue en agosto, cuando se abrió la veda del conejo, una fecha de mayor impacto social. Pero hasta ahí llegó, pues a final de octubre, y de momento hasta el día 9, llegó el actual parón en más de la mitad de los municipios andaluces debido a la imposibilidad de salir de cada localidad.

José María Mancheño indicaba en primavera que la parálisis de la temporada en fechas de alta actividad sería una "quiebra total" para el sector, muy potente en numerosas comarcas rurales. Es ese el horizonte que ahora se teme la Federación si la Junta de Andalucía recrudece las medidas anti pandemia sin eximir a los cazadores de ellas.

« Ver más noticias