Los Foros del Club

 La Caza

 Perros de Caza

 Armas, municiones y óptica

 La Becada

 El Reclamo

 Migratorias

 Gestión cinegética

 Tiro y competiciones

 

Búsqueda avanzada

 

Ayuda y Normas de Uso

 

 

 La Caza -- Ideas, opiniones, dudas...

 El PIB del tío Ramón. escrito por codornicero el 31/1/2019

 El tio Ramon.. escrito por espeto el 4/2/2019

 Juán Gualberto,"el Barbas". escrito por codornicero el 13/2/2019

 Codornicero escrito por nomar el 14/2/2019

 


 

31/01/2019
Lecturas: 627
El PIB del tío Ramón.
codornicero
codornicero   «No me saques sin razón ; no me envaines sin honor.»
"Ni siquiera Dios puede cambiar el pasado" Agatón.

Con un Ducados en la comisura, casi siempre apagado :
-"Joder, ya no los hacen como antes. Que ahora si no chupas no prende".
Masculla con timbre de Noroeste duro.
El tío Ramón acaba de sobrepasar ocho décadas a principios del recién estrenado año.
Sentado a la puerta de su casa, con boina y barba de ocho días :
- "Si salen escarpias y pincho mi mujer no me da ni un beso".
Y asoma una sonrisa socarrona que le ha acompañado toda la vida.
Es un tipo excepcional.No sólo sabe lo que sabe, sino todo aquello que no cuenta.
Dar ventaja, dice, es dar flanco perdido.
Nació en un pueblo de La Bureba (Burgos) y a los ocho años su madre le enseñó que el alma existe, se rompe y duele. Todo sucedió en la cocina cuando le confesó :
- "En casa no hay para que comamos todos".
Eran tiempos de hijo por año en casuchas donde apenas se abrían huecos para hacinarse.
Así que sin más lágrimas que las primeras y con un petate a su mitad, recaló en Santander para servir "al primer amo que tuve, Don Bonifacio. Fue muy bueno conmigo aquel hombre. Mi madre arreglaba la casa a un pariente suyo, y así fue la cosa".
Niño para todo, hombre a la fuerza, Ramón aprendió en aquella finca el oficio que le acompañaría el resto de su vida. Ganadero ya retirado :
- "Para quitar las últimas cinco pintas las tuve que dar casi regaladas. Cuatro eran malonas, pero una careta roja sí que daba casi 20 litros si andabas listo".

No es capaz de entender por qué hoy se desprecia una profesión que "a mí me ha permitido comer, vestirme, vivir donde he querido y dar estudios a mis hijos".
Tiene dos : Alberto, el mayor, trabaja en una empresa informática en Madrid y Patricia, la pequeña, se casó en La Rioja y regenta junto a su marido un pequeño Hotel Rural próximo al Parque Natural del Moncayo, justo en el límite con Aragón y Soria.
- "Mira pa´llá niño. Ni una finca queda ya con animales; algún burro flaco sí que ves de los gitanos y poco más. Mira pa´llá, mira pa´llá niño. Todo son adosados de esos que no dan de comer. Ésos los quitan de comer, que la gente paga por ellos lo que no tienen, y de esa mies hemos vivido más de cinco y más de seis. El Juanón y la Pepita, que en paz descansen, hasta hicieron un duro que han quemado los hijos.
Mira pa´llá, mira pa´llá. Hoy de eso sólo viven los Bancos. Le manda cojones. Es que le manda cojones.
Cagüen los demonios coloraos. Otra vez se apagó esto. Trae uno de los tuyos niño, a ver si esos prenden bien".

Sin saberlo, o quizás sí, el tío Ramón destripa en apenas quince minutos la historia de Castilla. De miles de castellanos que, como él, a base de esfuerzo y sacrificio, lograron colocar a esta tierra en el "G8" de la economía nacional.
¿Cómo? : con una estructura de PÎB en la que la producción y transformación rivalizaban con los servicios en un maridaje casi perfecto para la generación de valor.
Hoy ese equilibrio se ha roto a favor del sector terciario, que cada año pega nuevas dentelladas al secundario y primario.
Se pierde así el timón de la economía -más empleo estacional y peor remunerado, menor actividad que genere ingresos a la Administración para apuntalar sus servicios y generar inversión productiva, y mayor dependencia del exterior (que las cosas marchen bien fuera y el turista venga y gaste), lo cual hasta sería asumible si no se tradujese en un estancamiento del PIB per cápita (la relación entre el valor total de los bienes y servicios generados por una economía en un año,PIB, y su población).
Dicho de otra manera : si todo ello no desencadenara un empobrecimiento de los ciudadanos.

O aprendemos del pasado o convertiremos este rancio presente en el único futuro.




Con cariño y admiración a todos aquellos ganaderos, pequeños labradores que con sus manos duras y ásperas, sus cojones, sus silencios, sus esfuerzos diarios y sus muchas necesidades y pocos vicios moldearon nuestros campos, nos dieron de comer a toda una nación y tuvieron los santos huevos de dejarnos el legado que nos han dejado y hoy, su cultura rural, es olvidada entre bocanadas de humo en chill out poblados de hijos y nietos de aquellos hombres buenos.


Codornicero, Marqués del Marlboro.

 

El autor no permite respuestas de usuarios sin registro