En Profundidad

La mixomatosis del conejo azota con virulencia en muchas zonas

Recogemos testimonios de cazadores de varios puntos de nuestra geografía

Con la gran repercusión que está acarreando el inesperado brote de mixomatosis en liebres que azota a las rabonas desde junio, apenas se trata la incidencia que la enfermedad está teniendo sobre las poblaciones de conejo. Efectuamos una primera parada en Galicia, desde donde nos llegan noticias pésimas, para seguir recogiendo testimonios de cazadores de otros puntos de nuestra geografía donde la enfermedad está castigando duramente al lagomorfo.

CdC

04/10/2018

4152 lecturas

Conejo con mixomatosis

Galicia: los conejos se están matando con conejos

La gestión cinegética es nefasta en Galicia. Desde el Tecor Portas, Manuel Martínez nos dibuja un panorama desolador. «Desde un centro de cría de la provincia de Pontevedra nos dijeron que la semana pasada sacaron 137 conejos muertos por mixomatosis. Con eso puedes hacerte una idea de cómo está afectando la enfermedad por aquí, aunque este no es el principal problema del conejo. Hace 15 años que el cazador gallego no disfruta de la caza del conejo, y la causa principal es la terrible gestión que se está llevando a cabo. Esta gestión es la culpable de que la transmisión de enfermedades. Estamos matando a nuestros conejos con más conejos.

»Las sociedades de caza acuden a lo más económico a la hora de repoblar. Quedándonos cortos, podemos decir que en Galicia se sueltan 200.000 conejos, sin temor a exagerar. Y si pueden echar 100 conejos mejor que 90, porque las sociedades no tienen dinero. Lo que no se quiere ver es que da lo mismo soltar 100 que 90 o que 5. Y esto un año tras otro. El milagro sería que no hubiera esta incidencia de enfermedades».

A continuación, reproducimos la carta que este tecor nos ha hecho llegar:

A las puertas de la desaparición

S.O.S. Conejo de Monte alerta de la gravísima situación que atraviesan las poblaciones de conejo de monte en Galicia y lamenta la falta de implicación en buscar soluciones.

Muchos cotos de caza no tendrán ni un solo conejo para cazar esta temporada ni las siguientes. El lagomorfo, base de la cadena alimenticia de gran número de especies, está al borde de la desaparición si nada ni nadie lo remedia. Y rápido.

A pocos días del inicio de la temporada de caza menor en Galicia, que abrirá el telón el próximo 21 de octubre, un fuerte brote de mixomatosis está acabando con las ya escasas poblaciones de conejo en un buen número de tecores gallegos.

Una vez más, la desesperación invade al colectivo de cazadores al comprobar impotentes cómo todo su esfuerzo, trabajo y recursos económicos, empleados en la recuperación de las poblaciones de conejo, se va al traste con la aparición de la enfermedad.

Ante esta situación tan crítica, muchas sociedades de caza ya se plantean seriamente la posibilidad de ni siquiera abrir la temporada de caza del conejo este año como medida a la desesperada para intentar salvar la especie.

A los ya conocidos problemas que merman las poblaciones de conejo de monte, dígase predación, abandono del hábitat, incendios, aprovechamientos excesivos, etc., seguimos sufriendo el azote año tras año de las enfermedades. Esta vez le ha tocado a la mixomatosis.

En el olvido ha quedado el decálogo de medidas presentado en su día por S.O.S Conejo de Monte para intentar minimizar al máximo todos estos factores que diezman día a día las poblaciones de conejo, llevándolas al límite y provocando su desaparición en muchos de los cotos gallegos.

Si de alarmante se puede calificar la situación de las poblaciones de conejo de monte en diversos tecores gallegos, desesperante es comprobar día a día como nadie, nadie, hace absolutamente nada por intentar corregir dicha tendencia hacia su erradicación.

Las sociedades de caza y los cazadores sufren desesperados y con resignación esta grave situación, viendo desaparecer el gran protagonista de la caza menor en Galicia.

Conejo con mixomatosis

Hay zonas en Galicia donde no han notado llegada de la mixomatosis

Hemos querido preguntar a Luis Eusebio Fidalgo, profesor de la Facultad de Veterinaria de la Universidad de Santiago de Compostela, en continuo contacto con la Federación gallega de Caza y sus cazadores. Las últimas noticias que Luis puede compartir con nosotros son del fin de semana pasado, cuando se han celebrado distintas competiciones de rastro sobre conejo y, tanto la organización como los participantes no han notado la incidencia de la enfermedad: «El comentario general es que el conejo ha llegado bastante bien al final de verano, pero todo el mundo permanece expectante a cómo va a afectar la mixomatosis y a cuánto conejo dejará en los montes gallegos».

Preguntamos a Fidalgo cuáles son las condiciones óptimas para que la mixomatosis se desarrolle y expanda por las poblaciones de conejo y si éstas han sido las que se han producido en Galicia en los últimos meses. Su respuesta es muy clara: «La temperatura durante las últimas semanas ha sido ideal para que los insectos hematófagos proliferen. Hay muchos mosquitos, pulgas, garrapatas, que actúan como vectores de propagación de la enfermedad. El periodo de cría también ha sido muy positivo, por lo que el contacto entre ejemplares ha podido ser alto».

Ante la pregunta de si las sueltas de conejo pueden afectar a la propagación de la enfermedad, Fidalgo responde lo siguiente: «Si las sueltas se realizan bajo las condiciones normativas de control sanitario, no debería ser así. El problema llega si se acude a repobladores que no cumplen esos controles porque los precios sean más bajos».

¿Hay esperanza para el conejo en Galicia?

Ante esta pregunta, el profesor de la Facultad de Veterinaria de la Universidad de Santiago de Compostela piensa que «el conejo lo tiene complicado si no se toman medidas. Por muchos factores. El bosque está cubriendo muchas zonas donde antes había hábitats ideales para la especie. Habría que gastarse mucho dinero para conseguir los biotopos adecuados para la especie.

»¿Una solución? Al tratarse de un proceso multicausal, buscar una solución sencilla es algo imposible. Por una parte, el hábitat óptimo para ellos, en Galicia se está reduciendo. Eucaliptos, pinos y también monte bajo están imponiéndose en lugares donde antes había cultivos. Esto lo acusa mucho el conejo.

»Por otra parte, la presión de los predadores se ha disparado porque cada vez se controlan menos. Tampoco hay una gestión destinada al conejo, como unas pequeñas manchas de desbroce en el monte, invertir un poco de dinero en crear ese hábitat propicio, además de elegir repoblar, quizás un menor número de conejos, pero con una sanidad controlada».

Desde Pontevedra, la directiva de uno de los tecores de la provincia nos ofrece su experiencia con la mixomatosis en las últimas semanas: «Este año la mixomatosis está afectando sobremanera. Con el monte tan precioso que tenemos, no quedan conejos y nadie hace nada por remediarlo. No sé si será por la humedad, por las precipitaciones, porque aquí hay mucho ‘verde’ todo el año… pero la caza menor está desapareciendo». El conejo es una de las piezas que apasionan al cazador de menor en el noroeste peninsular, y su práctica desaparición en muchas zonas es un durísimo golpe para la caza gallega.

Conejo con mixomatosis

Comunidad Valenciana

Salimos de Galicia para comprobar cómo está afectando el virus a conejos de otros puntos de nuestra geografía. Para ello nos vamos hasta los alrededores de la ciudad de Valencia, para preguntarle a un buen cazador de conejos que cada semana sale junto a sus podencos tras los lagormorfos. La primera frase que comparte con nosotros es desgarradora: «Hay sitios donde no ha quedado un conejo sano. Hace un par de semanas fuimos a un sitio donde solíamos ‘echar’ bastante conejo, pero no vimos ninguno. Y la semana pasada los perros cogieron cuatro, de los que tres estaban enfermos».

En el sur de la provincia de Alicante la enfermedad también lleva varias semanas afectando a los conejos. Por ejemplo, nos llegan noticias de municipios donde, como nos dicen los cazadores locales, «está arrasando» con la población de esta especie, como Albatera, y otros pueblos vecinos.

Madrid

En Madrid hemos hablado con varios cazadores, y la cosa va por barrios, como suele decirse. Hay zonas en las que el conejo destaca por verse «en cada camino», mientras que en otras zonas lleva unas semanas «desaparecido». Un galguero del sur del territorio madrileño nos cuenta lo siguiente: «Salgo a pasear los galgos por los caminos del coto, y donde en temporadas anteriores solías encontrarte con varios que cruzaban por delante o los veías por los majanos y zonas de madriguera, este año no he visto apenas conejos. El panorama para esta temporada se presenta desolador».

En la zona norte de Madrid, cerca de Guadarrama, nos confirman que la mixomatosis «no ha dejado un conejo con vida» en una de las fincas donde hemos preguntado.

Extremadura: se ven más conejos enfermos que sanos

Manuel Casas, experimentado cazador de conejos con podenco de Extremadura, nos deja estas palabras: «Nos estamos quedando sin conejos. Hemos visto muchos ejemplares afectados por la mixomatosis este año y muy pocos sanos».

Al preguntarle qué es lo que ha podido incidir en que estos meses en los que la mixomatosis se extiende entre las poblaciones de conejos se hayan visto tantos animales afectados, nos dice que ya no sabe qué pensar: «Ha habido tormentas, después ha hecho mucho calor. Eso ha podido afectar a que haya más parásitos».

Conejo con mixomatosis

Villarrobledo (Albacete)

Desde este enclave de Albacete nos confirman que, a pesar de ir por momentos del año y por zonas, durante todo el verano se han visto ejemplares afectados por mixomatosis. Aun habiendo sido un buen año de alimento, temperatura y precipitaciones, el conejo no ha podido levantar cabeza. Después de unos meses duros por la enfermedad hemorrágico vírica, la mixomatosis ha terminado de castigar las poblaciones de conejo.

Paradójicamente, el conejo era la pieza de menor que «salvaba» la temporada. En cambio, los responsables del coto de este municipio temen que «por esta zona este año será la perdiz la que adorne las perchas de los cazadores, en mayor medida que el conejo. Eso es un indicativo de que sus poblaciones se encuentran en un muy mal momento».

Cuenca

Desde un coto situado en la zona sur de Cuenca nos confirman que la densidad de conejos este año ha descendido de manera abismal. Lo achacan, además de a las enfermedades, «que este año han azotado con virulencia al conejo», a la durísima presión cinegética que se está ejerciendo sobre una especie que hace 15 años era casi desconocida en el término, pero que, de buenas a primeras, se expandió de manera rapidísima. Esto originó muchísimos problemas, sobre todo en lo referente a daños a la agricultura, por lo que la administración comenzó a hacer uso de los cazadores, otorgando permisos especiales para cazar el conejo «todos los días del año», según nos confirman desde este acotado: «Y hay quien sale a cazar todos los días con hurón. Eso no hay población de ninguna especie que lo soporte. Como sigamos así, no va a quedar un conejo en el campo», advierten desde Cuenca.

Más artículos En Profundidad