Blogs

Alberto Miñambres

Con el Viento de Cara

Alberto Miñambres

«Mis dos grandes pasiones son los galgos y las esperas al jabalí, soy cazador por condición y galguero por pasión»

Equipo galguero ‘El Destino’, pasión por la competición

«Cuando un equipo supera las individualidades y surge la confianza entre los individuos, la excelencia se vuelve una realidad» (Joe Paterno).

23 jun. 2020 - 3.194 lecturas - No hay comentarios

En esta ocasión voy a escribir un artículo como reconocimiento merecido a un equipo que este año, aún quedándose nuevamente a las puertas de la manteleta rojigualda, ha hecho una temporada excepcional para el disfrute de los buenos aficionados.

Si hemos de buscar una persona que sea un referente en el mundo del galgo de competición en los últimos tiempos ese sin duda alguna es Julio, que año tras año, junto a los grandes preparadores que le acompañan, nos van deleitando con grandes ejemplares que siempre están en lo más alto del palmarés nacional.

Buscando una explicación lógica, podría aseverar sin temor a equivocarme que es el buen hacer en la cría, entrenamiento y cohesión del equipo con un único fin, la razón de que estén siempre en lo más alto, en palabras de Julio nadie es más importante que nadie y todos tienen claro su cometido.

Este hecho, sin duda, al galguero aficionado a la competición, que cría e intenta tener los mejores productos año a año con la ilusión de llegar a disputar el Campeonato de España, tiene que hacerle reflexionar sobre la importancia del grupo, del equipo, para conseguir presentar a las fases previas a los mejores ejemplares y que más se adaptan a la competición.

Es importante huir de personalismos, de «lo mío es siempre lo mejor», para conseguir que la unión haga la fuerza.

Queda claro que es posible que un reducido grupo de personas, pertenecientes a un club, puedan llegar a ser campeones, pero lo difícil realmente es estar ahí año a año, y aquí sin duda este equipo no tiene rival.

Año a año vemos cómo el número de clubes y de perros que se presentan tiende a ir en aumento, teniendo que disputar pequeños campeonatos locales antes de elegir el mejor ejemplar, esta filosofía a mi entender es errónea, pues se malgasta esfuerzo y dinero de manera que muchas veces para el galguero humilde, que no dispone de recursos suficientes, bien sea económicos o, lo más difícil, tiempo suficiente para dedicar a los perros, hace que el campeonato con sus fases previas sea un recurso insalvable que se va poniendo muy cuesta arriba a medida que avanza la competición.

Este año pasado el equipo el Destino ha conseguido meter nada más y nada menos que cuatro ejemplares en el Nacional, Escorpión de Julio Herrera (Subcampeón de España), Sole de Silva, Malú de Julio Herrera y Pequeña de Julio Herrera, algo sin duda por lo que merece la pena escribir estas líneas, pues al margen de Liosa de Clemente (merecidísima campeona) ellos han sido los grandes triunfadores de esta edición.

Cuando charlas distendidamente con Julio, rápidamente intuyes que es una de las personas que más claras tiene las ideas dentro del mundo del galgo, siempre cría de lo mejor, su hablar pausado denota esa sabiduría que se adquiere a base de errores, que al aprender de ellos convierte en virtud, sin duda alguna él es máximo referente de este equipo y del que a continuación voy a detallar brevemente su palmarés y experiencia en competición, del que para mí es el último califa de los galgueros del sur de España, el único, junto a su equipo, que en los últimos años viene plantando cara a los todopoderosos lebreles castellano leoneses (Gitana 2017, Mágica del Rocío de José Silva 2019 y los cuatro ya mencionados de este año).

Su trayectoria como galguero se remonta a 2010, es relativamente reciente, pero su palmarés es realmente sorprendente, ha ganado una Copa Collera, Campeón de Madrid con Destino del Rocío, ya en 2012 participó en el Nacional, subcampeón de España con Gitana en 2017 en Osuna, a lo que hay que añadir el extraordinario campeonato de este año que ya hemos comentado en líneas anteriores.

Julio es ante todo un criador, un seleccionador con un talento especial para escoger cachorros, de la perra que más bonitos recuerdos guarda como perra de cría, amén de ser la base genética de su cuadra, es Rata de los Sánchez, la compró, le gustaba de ella su codicia, su resistencia y que repetía una y otra vez, esta última cualidad es de las que más destaca siempre a la hora de valorar a un perro.

Rata es madre de Gitana, Malú, Escorpión y de otros grandes ejemplares que han dado un espectacular rendimiento en campo, esta perra en mi opinión, junto con Zagala de Triki, puede ser la perra que mejor ha transmitido a sus crías para competición en los últimos tiempos.

Mientras pensaba cómo componer estas líneas y charlando con Julio, le pregunté su opinión sobre los cercones de liebres y si creía que cambiaría la genética de los perros, evolucionando y adaptándose para estas liebres resabiadas y entrenadas, su contestación rotunda: «Pienso que los cercones son el futuro de este deporte, por lo menos en un futuro inmediato, en cuanto a la genética, creo que debería de ser la misma que yo exijo a mis perros, gran paso, que corran siempre igual y que repitan, una y otra vez, desde la primera carrera a la séptima si hiciese falta».

Para finalizar estas líneas, a petición de Julio, nombrar y agradecer a los componentes del equipo galguero El Destino que, como dice Julio, «todos son igual de importantes a la hora de sacar perros adelante», a sus preparadores: José Silva, Miguel Angel, José Manuel, Fidel y el Vargas. Desearles que sigan manteniendo la misma afición, constancia y entrega, que sigan por el camino que han empezado, porque al final todo llega, a ver si pronto podemos verles con la ansiada manteleta de Campeón de España de la Copa de Su Majestad el Rey de Galgos en Campo.

 

Inicia sesión o Regístrate para comentar.