Blogs

Miguel Ángel Romero

Desde mi Tronera

Miguel Ángel Romero

Colaborador habitual de publicaciones cinegéticas

Mi última conversación con un ilustre e ilustrado cazador vallisoletano

Creo conocer en profundidad a la Real Federación Española de Caza en todos sus niveles (internacional, nacional, regional, provincial, coto social con 700 socios y coto local con 42, etc. etc.).

22 jul. 2020 - 4.238 lecturas - 12 comentarios


José Luis Garrido

En una ocasión le hablé a José Luis Garrido de las carboneras, pero él me puntualizó y yo no me bajé del carro e inmediatamente nos indispusimos como consecuencia de que yo al Colirrojo tizón (Phoenicurus ochruros) le llamaba carbonero tal y como se le llama en mi pueblo. Es más, en una de nuestras bodegas (las típicas bodegas rurales de campesinos) siempre criaban y en la caseta de viña de un pueblo de La Rioja denominado San Asensio, también.


Colirrojo tizón

Las quería tanto a las carboneras que jamás disparé mi carabina de aire comprimido sobre ellas.

Garrido me dijo que le estaba hablando de un Colirrojo y yo le insistí en que le hablaba de un Carbonero. Tenía razón Garrido y se la di unos meses después. Cuando entre personas susceptibles, como somos ambos, cuando media una discusión, luego nos cuesta enderezar la situación. Sobre todo en mi caso, que como decía don Ramón María del Valle Inclán (Marqués de Bradomín), soy: «viejo, feo, católico y sentimental». Es de comprender después de ejercer de directivo informático durante más de 25 años en un ente oficial lidiando con políticos torticeros se le agrie a uno el carácter y lamentablemente se dé un giro de 180 grados para convertirse en: «un fue y un será, y un es cansado», pues cuando te niegas a llevar a cabo tropelías muy conocidas por todos, enseguida te aplican jarabe de palo a la traición. Soy cazador y pescador y creo conocer tanto la caza como la pesca a la perfección por haberlas visto bajo todos puntos de vista. Hasta desde el informático y organizativo que en su día fui criticado por gastar mucho tiempo en ello y llevarlo personalmente sin delegar en terceros. Nunca he perdido la relación con la caza y la pesca (salvo durante mi estancia en el convento). ¡¡Y no me arrepiento!! En lo que a corrupción se refiere la he visto desde nada más nacer hasta nuestros días, pero no van todos a presidio. Y lo que es peor, he lidiado con padres e hijos de la misma condición.


Carbonero común

En unas conferencias de Portas (Pontevedra), donde se finiquitó el tan traído y llevado «conejo de la RFEC» Garrido y un servidor retomamos una amistad inquebrantable recitando poesía. Ya ven, los cazadores no somos unos borrachones pendencieros. Ni mucho menos. Pues ninguno de los dos libamos demasiado (a diferencia de alguno …) y yo hará más de 30 años que no he ingerido ni una gota de alcohol ni fumado un cigarrillo. Así las cosas, le recité parte de la Venganza de don Mendo cuando dice:

Es que tu inocencia ignora
que, a más de una hora, señora,
las siete y media es un juego.
Magdalena
¿Un juego?…
Don Mendo
…Y un juego vil
que no hay que jugarlo a ciegas,
pues juegas cien veces, mil,
y de las mil, ves febril
Que o te pasas o no llegas.
Y el no llegar da dolor,
pues indica que mal tasas
y eres del otro deudor.
Mas ¡ay de ti si te pasas!
¡Si te pasas es peor!

El señor Garrido siguió y yo no me quedé atrás. Estaba ante un sabio multidisciplinar y a esos, amigos, hay que respetar y escuchar con anhelo.

¿Cómo solucioné lo acaecido con el señor Garrido?

Muy fácil en estas nuestras Españas. En cada una de ellas se le denomina de una manera a la misma cosa. Por eso yo me he buscado una web de mi tierra que me saca de muchos apuros, pues está dirigida y creo que hecha por un biólogo a juzgar por el diseño propio de un biólogo que conozco desde niño y vive ahora en Alicante, me refiero al hijo de los maestros de Villapún (Palencia) que dieron clase en Santervás de la Vega (Palencia) y después les perdí de vista aun cuando voy mucho a Santervás de la Vega a ver la Granja de Perdices Artesanas de nombre Perdices Requejo y muy bien atendida por Amaranto quien me cuenta sus periplos por la Europa rica trabajando a más no poder.

-Carbonera: Colirrojo tizón (Phoenicurus ochruros), ave de color oscuro, especialmente en el macho, lo que justifica esta denominación. Para esta especie en Villapún se usa más el nombre de «hornera». Más información en la sección de «las aves y sus dichos en Villapún».

El Carbonero común tenía una estima de 15.432.686 en 2018. O sea 2.197.106 más que en 1998.


—Sí, dígame.

—Hola, Miguel Ángel, soy José Luis. ¿Cómo estás?

—Pues a punto de volver a entrar en el hospital con la segunda operación en la que me van a extirpar la vesícula biliar de cuajo.

—Vaya por Dios. Yo te llamaba para comunicarte que te voy a mandar un libro a través del I.R.E.C. (Instituto de Investigación en Recursos Cinegéticos) por las fotografías tuyas que he incluido también en este libro.

—José Luis, te lo agradezco de corazón y mucho más la dedicatoria que creo no merecerme. Tú, me puedes pedir todas las fotos que quieras, que si las tengo, tuyas son. Y si quieres más plumas de avutarda, te remito un montón.

Los dos libros que José Luis Garrido me ha dedicado son los siguientes:

Las especies cinegéticas españolas en el siglo XXI.

Modalidades y métodos de caza.

Ha escrito muchos más libros e intervenido y prologado otros, creo que cientos.

Situación de la aves

Después de los agradecimientos y saludos de rigor pasamos revista a la situación de las aves. Lo resumo en vez de transcribir diálogos que nos ocuparían mucho espacio y correríamos el riesgo de aburrir al lector.

Calandria común

A la calandria común se la llama en mi pueblo gollorona y en Villapún collorona o collarona: Alude al collar claro que presenta la alondra común (Alauda arvensis) por contraste entre las manchas oscuras del pecho y las mejillas. No aparece en los diccionarios consultados, aunque en otras zonas de Palencia la llaman gollorona y gollerona a la calandria común (Melanocorypha calandra), ave esteparia frecuente por el Sur de la provincia, en la que el collar es mucho más prominente y la denominación se habría aplicado en esta zona a la alondra, que es muy parecida. Se puede acceder a la ficha de esta especie en el cuaderno de campo.

Después del verano cuando se barría a fondo la era se formaban unos bandos tremendos tales como los de los tordos cuando nos visitan cada año menos. Pero con un volar distinto.

Esos bandos migraban al sur de España y al norte de África. Eran inmensos, preciosos, ruidosos y miren ustedes por donde se procedía como en la Venganza de don Mendo. Cuando veíamos un bando se le seguía a distancia montados encima del burro u otro semoviente. Cuando oscurecía y no se levantaban íbamos a casa a por una tabla y dos linternas CEGASA (rectangulares) que atábamos la una con la otra y los dos focos daban luz para deslumbrar y coger unas cuantas a tablazo limpio. Otros las cogían con red lanzándola como si fuera un esparavel para coger peces y hacían su agosto, pues las pelaban, las destripaban y las metían en ollas con aceite y ya tenían carne durante todo el año. Como en casa había ovejas, yo les quitaba dos o tres collares con su cencerro y me los ataba a las piernas.

Ha de antiguo la costumbre
de mi padre el Barón de Mies
de descender de su cumbre
y cazar aves con lumbre,
ya sabéis vos como es.
En la noche más cerrada,
se toma un farol de hierro
que tenga la luz tapada,
se coge una vieja espada
y una esquila o un cencerro.
A fin de que al avanzar
el cazador importuno
las aves oigan sonar la esquila
y puedan pensar que es un animal vacuno.
Y en medio de la penumbra,
cuando al cabo se columbra
que está cerca el verderol,
se alumbra, se le deslumbra
con la lumbre del farol.
Queda el ave temblorosa,
cautelosa, recelosa
y entonces, sin embarazo,
se le atiza un estacazo,
se le mata y a otra cosa.

Según un informe de la Seo Bird – Life en el año 2018 había 4.471.944 de golloronas y en el 1998 (en diez años) bajaron a la friolera de 3.991.636. Estamos ante unas estimas. Eso es cierto. Pero yo apenas las veo en mi Tierra de Campos. ¡¡Esto se pone feo!!

Al día siguiente de San Antonio de Padua que es el 13 de junio nos íbamos los seminaristas a nuestra casa de vacaciones y mi única preocupación era si se habían empezado a arrancar las lentejas. Lo hacíamos a mano y nos encontrábamos cantidad de nidos de especies terrícolas e incluso de codorniz y de perdiz que se dejaban acercar demasiado porque estaban a punto de sacar.

Pues bien. Los pájaros de los nidos de gollorona me los llevaba a casa y les cebaba con garbanzos bien remojados y pelados para que no pasaran sed o se murieran al hacer la digestión. Los metía en un cajón donde los gatos no me los pudieran alcanzar y así iba llenado un acomodo cuyos machos vendía a un buen precio. Cuando dejaban de comer garbanzos húmedos, les daba avena y migas de pan bien prensadas con mis dedos para que comieran y engordaran y se les viera pronto el collar para determinar su sexo. Eran preciosos, parece que los estoy viendo acurrucados en las cajas apiñados los unos con los otros.

Luego, al pasar a las jaulas teníamos el mismo problema que con las codornices, pues tienen los huesos de la cabeza muy finos y si se trasteaban se podían matar de inmediato. Por eso desde tiempos muy antiguos las jaulas tienen el techo de tela y un balconcito donde sale el macho de la gollorona a cantar unos sonoros trinos que se les oye del uno al otro confín. En el Bar España de Carrión de los Condes (Palencia) siempre tenían una codorniz, una gollorona y a veces una perdiz colgados en la pared de milenarios ladrillos castellanos. De niño siempre lo primero que hacía cuando bajaba del coche de línea que pasaba por mi pueblo y Carrión, era observar tan castellanas aves. Entonces Carrión de los Condes olía a geranio recién regado y emborrachaban los trinos de las golloronas mezclados con los de las perdices, codornices y los fringílidos. Todo ello parecía un coro celestial junto a ese precioso conjunto monumental semiamurallado tantas veces cantado por nuestros mejores poetas.

En Toro, compré hace 20 años mi última jaula de gollorona, calandria.

Toro y las tórtolas comunes

Mendo
No es torpe, no, la invención;
mas un cazador de ley
no debe hacer tal acción,
pues oyendo el esquilón
toman las aves por buey
a vuestro padre el Barón.
Moncada
Es verdad. No había caído…
Vuestra advertencia es muy justa
y os agradezco el cumplido.
¡El Barón, por buey tenido!…
No me gusta; no me gusta.

Durante unos cuantos años fui con unos amigos a cazar patos a unas islas que estaban en el Duero frente de Coreses. Esas islas están cercanas a una cantera a la orilla del Duero. Pasábamos en una Zodiac. Allí hicimos cazatas de acuáticas, de torcaces y hasta de algún jabalí que salía por las noches de la maraña de las orillas para zamparse el maíz que tardaban mucho en cosechar. Pero renovaron el coto y se les olvidó meter a las islas en la solicitud. Me dolió mucho pero allí me hice amigo de Ángel Álvarez que por mote familiar se le conocía como Cencerra, pues era un herrero de pro y había heredado la habilidad de sus antepasados para fundir el hierro con otros materiales y provocar un tintineo muy apropiado para las diferentes cabañas castellanas y de la Mesta. También conocí a Aurelio Bercianos (Dueño de una carpintería) que también fue presidente del coto y a un tal Isidro que –como Cencerra— vivía en las casas molineras del sur de Toro. Isidro era buen cazador de fringílidos, piñas piñoneras y todo lo que el campo daba y se desaprovechaba. Parece que le estoy viendo con su moto todoterreno y su pasamontañas. Buena gente. Con personas tales se aprende, ya lo creo que se aprende. Pero su saber empírico no se adquiere en un día ni dan la parraplada con clases magistrales. Se aprende conversando y dejándoles hablar.

Antaño, para cazar tórtolas había que ser amigo de la Guardia Civil, de los Ferroviarios y de todo aquel con el que pudiéramos comunicarnos por teléfono a fin de que nos indicaran por donde andaban. Nos llamábamos y nos decíamos dónde estaban los pasos, pues no lo hacen en grandes bandadas. Yo iba de víspera y me quedaba en el Hostal San Isidro que estaba cerca de Zamora. Un modesto restaurante con camas que me bridaba la posibilidad de hablar con muchos cazadores e incluso portugueses que venían de Francia y Alemania.

José Luis Garrido fue directivo de Renfe y donde paraba el tren solía ser un pueblo grande y esos pueblos tenían párrocos y cuartel de la guardia civil. Todos o muchos de ellos te podían dar información de primera mano de donde estaban y por donde iban. Lo ideal era ir de víspera buscar una finca de leguminosas que hubiese sido segada mecánicamente (no arrancada) o una de oleaginosas a ser posible sin cosechar. Había que tener tino, pero si se sabía cazar se hacían unas perchas fenomenales. Ah, los manantiales para las esperas o las orillas del rio si las movían otros cazadores eran unos acomodos donde se hinchaba uno a disparar. Pero el paso era lo seguro si se sabía disparar haciéndolo de acuerdo con los vientos, las arboledas y con toda esa intuición que el cazador tiene como consecuencia de conocer la caza y/o el cazadero.

José Luis está anillando codornices y por prudencia no le pregunté, pero a pesar de la sequía en el tercio norte Peninsular me parece que va a haber. No afirmo y si lo hiciera sería un insensato.

Los gorriones

Pasamos revista, cómo no, a los gorriones ya que todos quienes no recordamos cuando empezamos a cazar lo hicimos poniendo cepos a los gorriones en las eras, cuando nevaba, cuando se albergaban en las boquillas de los tejados o en los travesaños del cuartocarro. En los tejados les cogíamos los nidos de los de donde podíamos subir con la escalera de casa empalmándola con la del vecino y atándola con las maromas de los semovientes. Y, como no, con la honda, con el tiragomas y con la escopeta de aire comprimido. Ahora están desapareciendo cuando no hay ni una sola alma que los cace. Más bien al contrario, cada día somos más quienes les llevamos comida y parece que lo agradecen los muy perillanes. ¡Pobres gorriones!

Lo que dice la prensa generalista sobre los gorriones

Hace décadas que los gorriones están desapareciendo y no tenemos clara la causa. Lo que sí sabemos es que, como no lo detengamos, las consecuencias serán muy graves.

La Razón, Ignacio Crespo — 10-03-2020

Durante los últimos cientos de años hemos levantado selvas artificiales, primero de barro y paja, ahora de acero y vidrio. Nuestra sociedad ha evolucionado desde aquellos primeros asentamientos, y en nuestro viaje hemos arrastrado a otras especies. Cuando pensamos en la domesticación nos viene a la mente el perro, tal vez incluso el ganado, pero, en realidad, es una realidad que va mucho más allá. Hemos alterado sobremanera los ecosistemas, creando nuevos hábitats de cemento y cuernos de la abundancia a los que llamamos «contenedores de basura», nuevas oportunidades y peligros a los que la fauna y la flora se han adaptado tanto como les ha sido posible. Los jabalíes bajan cada noche a Barcelona para hozar en los desperdicios y la mayor población de gaviotas del mundo se encuentra en el basurero de Madrid, pero ¿se trata de un regalo envenenado?

El País – Esther Sánchez – marzo 2019

30 millones de gorriones menos en una década en España

La organización ornitológica SEO/BirdLife presentó este martes una campaña para frenar el grave declive.

SEO/BirdLife quiere frenar la caída en picado de la población de pequeñas aves que viven en las ciudades, centrándose en el gorrión, la más emblemática y conocida. Sus datos apuntan a que en España la popular especie ha descendido un 21% desde 2008 hasta 2018, «lo que traducido a individuos implica que en tan solo una década podría haber 30 millones de gorriones menos», indica la organización ornitológica en un comunicado. El declive es alarmante, porque de no cambiar la tendencia «podríamos encontrarnos muy pronto con unas ciudades sin gorriones», asegura Beatriz Sánchez, coordinadora de la campaña Aves de Barrio de SEO/BirdLife que se presentó este martes en Madrid.

La organización busca ahora implicar a diferentes actores (ciudadanos, administraciones, empresas, asociaciones) en el proyecto. En la presentación ha participado Manuela Carmena, alcaldesa de Madrid, ciudad con la que SEO firmó a principios de año un convenio de colaboración para el seguimiento de sus pájaros. La ministra para la Transición Ecológica Teresa Ribera también participó en el acto.

Uno de los principales objetivos del estudio, que durará tres años, es conseguir averiguar qué le pasa al gorrión. «Hay estudios que apuntan a la contaminación, ruido, alimentos de mala calidad, falta de refugios …, pero ninguno es concluyente», apunta Sánchez. Además, se estudiarán otras aves urbanas que arrastran problemas similares: carboneros, herrerillos, verdecillos, aviones, golondrinas o petirrojos, entre otros. Dentro de las actuaciones previstas están el mantenimiento de zonas verdes o la mejora en el diseño y rehabilitación de edificios, de los que en la actualidad desaparecen los huecos que utilizan muchas de estas aves para anidar. Medidas que esperan contribuyan a la mejora de la calidad de vida en las ciudades.

«Tenemos un reto pendiente. Como sociedad, tenemos la responsabilidad de cuidar nuestro patrimonio natural también en los núcleos urbanos», manifestó Asunción Ruiz, directora de la organización. «Ningún ave silvestre pasa tanto tiempo a nuestro lado como el gorrión común», explica SEO/BirdLife. Su adaptación al ser humano es tal que si un pueblo es abandonado por sus habitantes, no tardan en desaparecer.

Pero durante las últimas décadas del siglo XX, la especie ha visto disminuir sus ejemplares año tras año, especialmente en las principales capitales europeas. «Es el caso de Berlín, París y Praga, en las que las poblaciones han disminuido de forma drástica. En otras como Londres, Bruselas, Amberes, Gante o Hamburgo los gorriones han desaparecido prácticamente», indican. En España, la situación no es mejor.

Si se tiene en cuenta además, añade la organización, «que el 20% de las aves que existen en el mundo y el 5% de las plantas vasculares habitan en las ciudades y que algunas de esas especies están amenazadas», es imprescindible adoptar las medidas para devolver la naturaleza y conservar la biodiversidad en las ciudades.

Enlaces

Pinchando esta linea podra visualizar un artículo muy interesante.

Pinche en esta línea para leer un importante artículo del Instituto de Investigación en Recursos Cinegéticos (IREC) sobre la tórtola común.

El IREC es un ente que merece todos mis respetos y que el Estado debería de darle más juego en sustitución de esos aspirantes a presidentes de lobbys que sirven a sus dueños o utilizan la caza para enriquecerse ellos o sus amos, pero que nada tienen que ver con los cazadores de a pie. Presumen de tenernos dominados para lanzar manifestaciones que importan tres cojones. Son unos trileros. Váyanse a la P.M.

Europa se queda sin aves (y España también), (merece la pena que pinche en esta línea.

Bueno, hasta otro día mi querido y dilecto amigo.

P.D.— Se me ha olvidado escribir algo sobre el Somormujo lavanco. Tengo buenas imágenes y haré un monográfico pequeño.

 

José Luis Garrido Martín

Presidente honorífico Federación de Caza Castilla y León.

Director honorífico de la Escuela Española de Caza.

Ex Director general de la fundación FEDENCA-RFEC.

En lo que a: diplomas, reconocimientos científicos, placas de honor, trofeos, medallas, reconocimientos de sus muchas publicaciones, intervenciones destacadas en trabajos a pie de campo, et. et. se refiere, necesitaría un par de folios para hacer una relación muy resumida.

 

Un recuerdo respetuoso para un científico español digno de encomio

No voy a citar a los muchos amigos y personas a quienes respeto venatoriamente hablando, pero sepan que nunca podría olvidarme del Doctor Ingeniero de Montes:

José Miguel Montoya Oliver.

Dr. Ingeniero de Montes.

Profesor Titular de la Universidad Politécnica de Madrid.

Miembro del Comité Científico de la Red de Investigación en Sostenibilidad (Common Ground Research Networks. University of Illinois. Chicago).Su científica colección de libros venatorios y de pesca escritos por él, es conocida y laudada en el mundo entero. Además, su bondad e indulgencia es de todos conocida.

 

• 
 •

12 comentarios

Inicia sesión o Regístrate para comentar.

22 jul. 14:25
Lobón  
Estimado Miguel Angel, eres como una bocanada de aire fresco (después de quitarse la mascarilla)
Mira por dónde, yo estaba en el mismo error. También en “mi pueblo” y en toda mi vida en el campo hemos llamado carbonero al que resulta ser –según los libros y según J.L. Garrido - el colirrojo común. Vale: aceptado con humildad…
A decir verdad, les llamamos carboneras – y no sé por qué ese femenino si aún no había llegado la moda del feminazis.
En mi casa crían todos los años al menos dos parejas y es un pájaro muy conocido y bastante familiar- quiero decir cercano a las personas – aunque no tanto como el petirrojo que para mí es el pájaro más cariñoso y sociable con los humanos, tanto que entra en las viviendas y reconoce a la gente. Si pudiese te pondría fotos de uno que nos adoptó como familia y cada vez que abríamos la cochera entraba a “saludarnos”..
La vida y las especies, incluso su misma existencia y cantidad al igual que sus costumbres y hábitos, cambian constantemente. Creo que, simplemente, es el más elemental principio de todo lo vivo. La teoría de la evolución de las especies está ya lejos de lo que creíamos interpretar (quizá erróneamente) leyendo a Darwin… me parecen más reales las evoluciones rápidas y a saltos que señalan Stephen Jay y otros.
Por eso el hecho de que haya más o menos gorriones o cualquier otra especie, deberíamos aceptarlo como algo normal y no rasgarnos las vestiduras, ni llorar, y menos aún invertir ingentes cantidades de dinero público en esos absurdos e inútiles estudios cuando esos recursos hacen falta, como todos sabemos, para cosas mucho más importantes. En fin, lo dejo ahí, diciendo solamente dos cosas: que ninguna especie es necesaria y que la mayor prueba de la evolución – en este caso negativa- es la de ciertas mentes tendiendo a perder la capacidad de raciocinio propia de la especie humana.
Lo pienso con tristeza, amigo M. Ángel, leyendo, junto a tu artículo, las últimas manifestaciones de la señora Cristina Narbona sobre los lobos.
Un afectuoso saludo y mucha salud
J. Lobón
23 jul. 12:12
Fuente Andrino  
Mi querido y respetado amigo J. Lobón, en primer lugar te pediría que aceptaras mi agradecimiento por no mofarte de unos temas que ciertos sinvergüenzas afearían en un hombre a pocos meses de cumplir los 70 años. MUCHAS GRACIAS por compartir el amor a la naturaleza bajo una óptica no dictada por quienes se dedican a tales menesteres y encima se les da coba y algún dinerillo librado por esos gobiernos cuyas miras están más en línea con los libramientos de dinero robados al pueblo que con el latir de una población que tuvo que emigrar de forma forzada enterrando los corazones en toda Europa e incluso en las Américas.
Se nota nada más leerte, que eres un hombre con una formación suficiente y además eres valiente para conservar intacto el saber empírico de nuestra gente. ENHORABUENA.
En las afueras de Logroño carretera de Burgos hay un pantano antiguo que comenzó siendo presa de regantes. Pues bien, en el citado pantano hay unas ardillas esquivas y asustadizas que da gusto verlas jugar e incluso robarse la comida las unas a las otras. Yo llevo una bolsita de nueces y la pongo en un cestito de esparto. Si no hay gente enseguida veo como alguna me está observando. La tiro una nuez o una avellana, la coge con una celeridad asombrosa, y la esconde para venir rápidamente cerca de mí. Como ve que no la hago nada, termina subiéndose a la mesa donde estoy sentado y rompiendo la bolsita de malla de plástico para llevarse una avellana, una nuez y lo que sea. Enseguida invita a sus amigas. Es más, terminan subiéndoseme al hombro y … paso miedo, pero aguanto el tirón.
Cuando voy a hacer fotos al precioso Parque de Salburua de Vitoria-Gasteiz, me siento en un banco y esparzo migas de magdalenas a mi lado. Los primeros días recelan y se las hecho lejos. Poco a poco las voy acercando cada día un pequeño tramo y cuando me ven terminan viniendo a comer a la mano. Lo mismo hago en mi puesto palomero de pasa.
Alguien que no cree en el saber empírico del pueblo nos leerá y dirá que nos hemos quedado muy atrás.
Los estudios que pagan a ciertos santones no suele leerlos nadie. Son, eso sí, para tener aliados “de peso” cuando les digan que han taponado los pasos tradicionales con molinos eólicos que matan más que todos los cazadores del Estado. Que las vallas que ponen en las autopistas para que no entren los jabalíes son un brindis al sol y matan a muchas aves de esas que ellos dicen defender. Algunas eléctricas les dan millones y sin embargo cortan la luz al nonagenario que no tiene dinero para pagar a semejantes falsarios.
Mientras ellos leen el ridículo libro titulado: ¿QUIEN SE HA LLEVADO MI QUESO?: COMO ADAPTARNOS A UN MUNDO EN CON STANTE CAMBIO, libro del memo SPENCER JOHNSON. Decía que ellos leían con fruición desmedida y sin darse cuenta de que les están alienando el citado libelo. Nosotros, por el contrario, leemos a clásicos tales como: Quinto Horacio Flaco, versión de Fray Luis de León :
Dichoso el que de pleitos alejado,
cual los del tiempo antiguo,
labra sus heredades, no obligado
al logrero enemigo.
Ni la arma en los reales le despierta,
ni tiembla en la mar brava;
huye la plaza y la soberbia puerta
de la ambición esclava.

ODA A LA VIDA RETIRADA
¡Qué descansada vida
la del que huye del mundanal ruido,
y sigue la escondida
senda, por donde han ido
los pocos sabios que en el mundo han sido;

UN ABRAZO MUY FUERTE
23 jul. 13:43
JLGarrido  
Querido Miguel Ángel, eres muy generoso conmigo y siempre lo has sido, tengo cientos de fotos y cada vez que te pido una me das un montón porque siempre has compartido todo lo que sabes y haces. Es muy difícil igualar la defensa que has hecho de toda la fauna castellana, incluida la cinegética. Gorriones, caracoles, berros, ranas has defendido a todo lo rural y siempre y sin mojársete la pólvora.
El cariño te impide la parcialidad y valorarme en su punto. Tampoco otros lo hacen con ecuanimidad, pero por peores sentimientos. No eres ni viejo, ni feo; mayor sí y viene parecido, como se decía en nuestra Castilla también.
No me acordaba de lo del Carbonero y el Colirrojo, pero creo que estabas tú, tanto o más en lo cierto.
Según el DICCIONARIO DEL CASTELLANO TRADICIONAL, Carbonero Común: Ave del tamaño de un gorrión con una mancha rojiza en la cola. Otros nombres (Carbonera, Carbonerilla, Paro –de Parus major). El colirrojo le confunde con la collalba.
Calandria: Otros nombres (Gollerona, Gallarona, regallarón) Tienes razón.
Según el texto ETIMOLOGIA Y SIGNIFICADO DE LOS NOMBRES COMUNES Y CIENTÍFICOS DE LAS AVES DE ESPAÑA (A. Notario) Carbonero Común el que has mandado tú la foto.
Colirrojo Real y C. Tizón. Otros nombres Carbonera, Carbonero, Carboncilla. Según este texto que es uno de los más científicos (Colirrojo y Carbonero tizón, son el mismo pájaro).
Se ven todavía nidos de ‘carbonero’ dentro de casetas de riego, en apriscos, bodegas etc. No falla “Por febrero hace ya el nido el carbonero”.
Comentas sobre la codorniz. Creo que va a ser buen año. Aunque no coinciden la cosecha (parece que va a ser la mejor en treinta años) con las capturas de codornices, lo que no va a ser es mal año, solo los de cosecha ruin coinciden con los de peor aprovechamiento de caza (2005, 2012, 2017).
Un fuerte abrazo y
Espero verte a la codorniz, con perro y remolque y cuanto antes.
Un fuerte abrazo. Gracias por tu cariñosa referencia.
PD: Te dedico y a tu salud un artículo sobre anillamiento de codorniz que saldrá ya en Club de Caza.
23 jul. 14:01
JLGarrido  
He querido decir "Bien parecido" guapo.
Ayer fui a echar agua al coto conMiguel Wamba un cazador que tiene nucleo zoologico. Vimos en algun bebedero 30 pollos y tres adultos, pero no te he dicho. Vimos una gorrionada impresionante, hacía años que no veía tantos gorriones. Calandrías no vimos. Toqué el reclamo de codorniz y contesto alguna y vino volando como una loca, estábamos al agua y dió mucha satisfacción. Hay varias polladas de perdiganas (6 a 10 semanas), y pollos como gorriones. Comparten bebedero.
24 jul. 13:31
Fuente Andrino  
Mi querido y respetado amigo José Luis, en primer lugar quisiera darte las gracias por el artículo de la codorniz que publicas hoy. Algunos dirán que cómo puedo afirmar lo anteriormente escrito cuando estoy escribiendo en varios medios y diciendo por la radio que es un mal año. Sí. Lo dije y lo mantengo ya que no es la primera vez que la codorniz se instala en un amplio lugar y donde tiene tradición, ni las vieron. Pero …. todo depende de la meteorología y de las siembras.
Yo he dicho y mantengo que a pesar de tener un excelente año agrícola llevo desde marzo con dos ingresos hospitalarios y una extirpación total de vesícula biliar. Pero a pesar de todo, he recorrido los lugares que voy a citarte con mi auto nuevo, qué vuelve a ser un Mitsubishi Montero. He observado cosechadoras con los prismáticos durante horas. He “carrilaneado” por los caminos de Álava (Llanada Alavesa) , La Bureba Burgalesa (Burgos). La parte cerealista de La Rioja que linda con Burgos y han sido contadas las vistas aun cuando las haya fotografiado de pollos y grandes que han acudido al reclamo. Además tengo información de primera mano de la Vega de Saldaña y … me han dicho que no hay. Y yo voy y lo pongo. PUNTO. No te contradigo a ti, mi querido amigo José Luis. Es más, tus datos los tendré en cuenta aun cuando seguiré mirando. Además, ojalá que diga la víspera que no hay nada y luego haya a montones. No sería la primera vez que esto ocurre.
Mira, José Luis, me dijo un cazador de Valladolid que hoy por hoy en España eras tú quién más habías hecho por la caza y que además sabías de nuestras aves castellanas por excelencia más que nadie en España. También lo afirmaron en Toro (Zamora) y en otros muchos lugares donde se reconoce tu valía y nadie sabe a qué es debido que en momentos difíciles no te pusieras tú al cargo de la RFEC. Los cazadores modestos íbamos a estar contigo sin fisuras y orgullosos de tenerte como representante de lo nuestro.
Mira, José Luis, yo no soy un gran fotógrafo, pero como sé dónde están las diferentes especies lo mismo me da ir a ranas que a por té de roca. Es una pena que los cazadores de ahora se circunscriban a: sota, caballo y rey. La naturaleza es otra cosa donde no necesariamente hay que perseguirla con la escopeta. Por cierto, el té de roca está prohibido cogerlo. Lo de la fotografía viene a cuento de que tienes mis archivos para lo que quieras. Son unos archivos muy bien nutridos en cantidad y diversidad.
Sí. Se me han juntado varias cronicidades que me impiden andar sin pamplinas por el campo. Pero voy con mi todo terreno. Tal vez no pueda cazar codornices, pero tengo mi chabola de pasa de paloma y esperaré jabalíes por la noche de Miranda de Ebro para Abajo.
UN FUERTE ABRAZO, MUCHAS GRACIAS Y PERDONA ESTA PERORATA.
¡¡Qué gran artículo has escrito!! Dado que lo dedicas lo guardaré como oro en paño. Si bien es cierto que no me merezco tanto.
25 jul. 07:55
josemiguelmontoyaoli
Mi querido y muy respetado amigo D. Miguel Ángel Romero Ruiz:

Otra vez un artículo de temática novedosa y maravillosamente escrito. Trasmite como todos los tuyos un amor a la Naturaleza realista y veraz. He disfrutado sobre todo con la agudeza de los pajarillos, conociendo a la buena gente, dicen que rodeaban a san Francisco. La simpatía de los petirrojos es impresionante, hubo uno que una vez comprendió que le daba de comer y que no pensaba hacerle nada, según llegaba a mi puesto de pesca, me pedía gusanitos posándose en mi caña. Lo sorprendente es que al año siguiente me reconoció (no creo que otro, sin conocerme, fuera de su misma opinión).

No lo dudes y anímate. En esta España de nuestros amores y temores (a veces da miedo), en cada sembrado hay por lo menos un gilipollas y un cabrón; pero también algo más de un Quijote, como José Luis y Tú, ahí reside el verdadero poderío de las Españas. Desde luego jamás en los poderosos ni en los soberbios. Vosotros sois quijotes de una causa que poco da, aparte de algunos amigos, sois de los que dais mucho más de lo que recibís, y los grandes servidores de la caza en España, quijotes de Castilla la Vieja. Por encima de los altibajos de la vida, de bronquillas menores, seguiréis siendo queridos y respetados por todos y siempre.

Ponte bueno pronto (no es ruego, es ORDEN) y recibid los dos un cariñoso abrazo (de los de antes del coronavirus) de vuestro amigo Miguel.
25 jul. 11:38
JLGarrido  
Miguel Angel, muchas gracias. No solo no me contradices, sino que en un trabajo en el que relacioné en quince temporadas LA COSECHA (Millones TM) y las CAPTURAS CODORNICES de ese año desde la temporada 2000-01 a 2014-15 y resultó que el mejor y 1º año de cosecha, 2013, coincidía con el 12º en capturas y el 2º que fue el 2000, coincidió con el 8º de capturas de codornices. Sin embargo, los años 14ºy 15º peores de cosecha, 2005 y 2012,coincidieron con el año 14ª y 15º de de peores capturas.
Este año hay la mejor cosecha del siglo y como el campo está inmejorable ha habido en toda España un mejor acogimiento de la codorniz en marzo, abril y mayo (mucha lluvia y buena temperatura). A los rincones de recogida Nortes de Palencia, de Burgos o de Soria empezarán a llegar ahora tras el acoso de las cosechadoras. Si hay una gran cosecha, es posible que no haya una gran captura si se mantiene la relación de 15 temporadas comparadas con datos concretos.
Gracias a José Miguel que hizó los primeros estudios de codorniz y tórtola y cuya propuesta en aquel congreso "mundial" de codornices en 1997 (Burgos) ya advertía en fechas y cupo que había que ajsutarse en codorniz . Cuestión que creo que ahora ya es imprescindible. No tiene que ver con el estado de la tórtola, enla UCI. La codorniz no está ni hospitalada, pero si requiere un ajuste como hemos dicho.
Un abrazo para los dos.
Miguel Angel sigue dándonos alegrías con tus reflexiones y apuntes certeros.
26 jul. 11:11
Fuente Andrino  
Mi querido, respetado y siempre bien ponderado amigo José Miguel. En primer lugar tengo que darte las gracias por respetar la ciencia empírica haciéndola compatible con el saber de uno de los los profesores mejor valorados en la Escuela de Montes donde ejerces con el cariño de los alumnos y además eres Doctor Ingeniero Superior de Montes. GRACIAS, MUCHAS GRACIAS. Tienes grandes conocimientos de caza por profesión y por afición y has dejado plasmada una obra científica que da gusto leerla. Es más, leer tus muchos libros publicados me ha dado un conocimiento especial que he utilizado tanto en el trabajo como fuera de él. Si bien es cierto que laboralmente apreciaban más una aplicación informática de hacienda, que un gran esfuerzo del entonces denominado sector primario. Y lo que para mí fue más importante, tratabas la cartografía y la topografía. Tú, en cualquier momento me puedes decir que todo lo que titulo conocimiento en : caza, pesca y hasta en cosecha de berros o de té de roca es mera experiencia pueblerina y un cierto saber empírico del cual estoy muy orgulloso. Jamás negaré que desde que pude manejar la “piquilla” trabajé en el campo como un condenado todos y cada uno de los días después de salir de la Escuela Nacional. Pronto lo hice con más brío (si cabe) durante los veranos de vacaciones en mi convento (donde todavía soy “antiguo alumno”).Las siestas las dedicaba a correr pollos con unos muy buenos resultados. ¿Quién me iba a decir a mí que ahora no puedo hacer los esfuerzos que hacía antes?. Bueno, Dios aprieta pero no ahoga y le doy gracias por facilitarme alternativas. Pues me late el corazón a la misma velocidad al sacar un grillo de su hura que cuando oigo ruidos por la noche del señor jabalí que tengo el suficiente temple para hacerle pasar a ser difunto.
Muchas gracias de este tu discípulo que te sigue admirando y que no me le duelen prendas en basar muchos artículos en tus libros.
UN RESPETUOSO ABRAZO DE CORAZÓN.
26 jul. 12:25
Fuente Andrino  
Mi querido, respetado y siempre bien ponderado amigo José Luis, en primer lugar quisiera dejar bien claro que un servidor de ti (qué soy yo), jamás te contradeciría. Nunca. Ni diría lo contrario a lo que pienso. Por eso sigo pensando que estamos ante un mal año de codorniz como consecuencias del Cambio Climático que acarrea una meteorología adversa con unos periodos no conocidos en los variados y ricos ecosistemas de nuestras Españas. Es más, no pongo en duda lo que tú afirmas, pues como informático de profesión que fui durante cuarenta años, dirigí e incluso hice aplicaciones informáticas de estadística como instrumento, no como fin.
Cuando en la estadística entre como elemento el factor tiempo, se le debe de dar un peso marginal, de lo contrario es exponerse mucho a la hora de extrapolar y si se acierta es por casualidad. Ahora bien, por muy mala que sea una estadística, siempre es mejor que nada, si se sabe interpretar. Pero el cazador principalmente quiere saber: ¿Dónde hay codornices?. ¿Cuántas? ¿Qué precio tiene la tarjeta?. El resto son pantomimas.
Yo, que no soy ejemplo de nada, procuro ser honrado con mi gente y cómo ejemplo a seguir te voy a citar el siguiente y más reciente periplo coturno.
Ayer, día 25 de julio, día festivo en el rito romano, fue fiesta en unas Españas y día laborable en otras. En Vitoria era día festivo, pero no en Lodosa (Navarra). Motivo éste por el que quedé con mi buen amigo Santiago Álvarez Mena y con su sobrino Juanjo que es el presidente del coto de Lodosa.
Santiago Álvarez Mena es uno de los jueces más queridos del Perdiguero de Burgos y mientras mis piernas me lo permitieron, siempre cacé perdices con el Perdiguero de Burgos. El último de nombre Aarón (Como el hermano de Moisés) dio mucho que hablar. Quedé a las 12 del mediodía en Lodosa (Navarra). Salí de Vitoria a las 8 de la mañana. Di vueltas por las linderas de las pocas tierras que todavía guardan la paja y por alguna que estaba sin cosechar. Las llamé con uno de mis dos aparatos con los cantos de varias aves digitalizados. Pregunté a todo aquél que estaba cosechado (a alguno no le gusta, pero a otros les encanta ser útiles). Me quedo con los segundos. Llegué puntual a la preciosa estatua del toro ensogado que tienen en el centro del pueblo. Fuimos a tomar algo a su huerta aun cuando echamos en falta a Pepe el Gitano (RIP), un señor que me engañó dos veces, pero seguí siendo su amigo. Su mujer vivía en una casa molinera más limpia que los “chorros de oro” y allí siempre tomaba el café más rico del Mundo. Pepe mandaba a un hijo obsequiarme y me llenaba el coche de conservas de la zona.
Muchos cotos Navarros tienen problemas con la RFEC y me cuesta escribirlo, pues el presidente lleva unos 30 años ejerciendo como tal y es un hombre leal. Pero está de por medio ADECANA, con quienes también tengo una cierta amistad y …. Estoy estudiando como pronunciarme al respecto
Volví a casa en dos horas parando sólo donde estaban recogiendo paja o cosechando en Estibaliz (Álava). Señoras y señores, queridos todos. No vi ni una sola codorniz. INCREIBLE PERO CIERTO.
No dejé de preguntar, pues entiendo que: VOX POPULI, VOX DEI.
Hay que preguntar a un tamaño de muestra suficiente compuesto por gente decente.
Como colofón final les diré que la codorniz se está moviendo y el día de la apertura habrá lugares donde las habrá a mares y otros, los más, donde las espantamos antes, estarán sin ni siquiera una codorniz.
UN ABRAZO Y MI MÁS CORDIAL ENHORABUENA POR TUS MAGNÍFICOS ARTÍCULOS
26 jul. 12:39
Fuente Andrino  
Queridos lectores y lectoras, este tipo de artículos son muy comprometidos y más si los hace uno sin permisos ni el material adecuado para proceder con unas ciertas garantías. Hacerlos uno es poco, pues no puede jamás hacer un conteo como es debido. No obstante digo lo que veo, dónde lo veo y lo que me dicen en la zona. Tal vez puedan engañarme, pero con su licencia, lo dudo. Seguiré informando de lo que vea. Ah, lo que no toleraría es qeu saliera alguno diciéndome que las codornices estaban en un pueblo denominado La Almunia de Doña Godina. Sepan que hace dos años un señor en un bar estaba contando que en el coto donde cazaba yo, había codornices a montones. Y no había ni una. «Cosas veredes, amigo Sancho, que faran fablar las piedras»,
UN ABRAZO
26 jul. 12:50
Fuente Andrino  
“ Muchos dicen mal de mí, / y yo digo mal de muchos; / mi decir es más valiente; / por ser tantos y ser uno.
26 jul. 13:05
Fuente Andrino  
No he de callar por más que con el dedo,
ya tocando la boca o ya la frente,
silencio avises o amenaces miedo.
¿No ha de haber un espíritu valiente?
¿Siempre se ha de sentir lo que se dice?
¿Nunca se ha de decir lo que se siente?.

Seguiré, en la medida que mi precaria salud me lo permita, escrutando el campo en busca de codornices y, con el permiso del web máster, contándoles lo que veo. Sé dónde mirar aun cuando todas las Españas no pueda escrutarlas tal y como me gustaría.
UN ABRAZO Y LES RUEGO QUE ME PERDONEN ESTA PERORATA.