Blogs

Miguel Ángel Romero

Desde mi Tronera

Miguel Ángel Romero

Colaborador habitual de publicaciones cinegéticas

Otro desastroso año de codorniz

Lamentablemente, mis pesquisas y la fiabilidad de mis variadas y documentadas fuentes de información han vuelto a tener razón, aun cuando la misma víspera de la apertura ciertos sujetos, tan carentes de vergüenza como de información, se deshicieron en loas al año coturno en todos los medios de comunicación.

29 ago. 2018 - 5.339 lecturas - 7 comentarios

Pues bien, a algunos les voy a recomendar que sean moderados en las libaciones con el fin de no multiplicar las que vean por los lingotazos de tintorro que se endosan. Y a los otros, que en ocasiones son reincidentes, les digo que ya son mayorcitos para utilizar la física cuántica para estos menesteres. Es preferible que sigan con el postureo y el figureo, de todos conocido, sin olvidarse de sus consabidos progromos que cuando llegan a la administración, no pasan del bedel de la entrada al edificio.

Desastroso año de codorniz

Por otra parte quisiera dar las gracias a quienes, habiéndose equivocado, lo han reconocido por escrito y han procedido en consecuencia en aras de no perjudicar al colectivo. Gracias de corazón en nombre de la afición y tengan presente que si tuviésemos una estructura congruente, no necesitaríamos poner en un brete a la gente de buena voluntad cuyo único pecado es confundir lo que desean para nosotros, con la triste realidad.

Desastroso año de codorniz

Una vez más, la administración no ha gestionado debidamente la desveda de la codorniz

Meses antes de la desveda se veía por todo aquel que quisiese mirar y tuviera unas mínimas nociones de agricultura que la cosecha venía con más de un mes de retraso como consecuencia de una meteorología adversa y unas tormentas de espanto como colofón final de un año que ha propiciado una cosecha excepcional de cereales, oleaginosas, forrajes y demás productos relacionados de forma directa o indirecta con la codorniz.

Pero eso que dicen los sabios de que «a mucho agua, muchas codornices», es una paparruchada sólo superada por aquellos que dicen y escriben que «a buen año de cereales, mejor de codornices». Pues bien, en el tema coturno intervienen muchos factores ya que a la hora de evaluar hay que tener en cuenta lo ocurrido en toda su área de dispersión, y en España carecemos de información sistematizada de la propia Península, cuanto si más de los periplos acaecidos en toda su desconocida área de dispersión. Y si se sabe algo, se sabe de oídas, pues adolecemos de la no utilización de herramientas tales como la cartografía, la informática, el big data incomprensiblemente tan paralizado en muchas administraciones del Estado.

Desastroso año de codorniz

Utilicen las subvenciones para temas de estos en los que hay mucho que hacer y den paso a una juventud que ha demostrado su valía en otras áreas del saber. Yo creo que ya va siendo hora de que se retiren los caciquillas de alpargata que, en sus remotas mocedades, fueron campeones de la caza de codornices con trillo tirado por semovientes.

Pues bien, con la situación antes someramente descrita se permiten las autonomías el lujo de fijar las desvedas con más de seis meses de antelación. Y luego, cuando se sabe a ciencia cierta que entraron pocas codornices y encima criaron tarde, no se molestan en variar ni en un solo día la desveda mil meces anunciada por los pilotos de las cosechadoras. Y encima se despacha la administración pertinente diciendo que un coto puede abrir cuando quiera siempre y cuando no sea antes de la fecha fijada ni se cace en los días señalados como no cazables. No obstante, dejan bien claro que la fecha de cierre es inamovible. ¿Ustedes se imaginan las trifulcas que se organizan cuando por la media veda se han planificado vacaciones, reservado hoteles, etc., etc? Sepan que en esta ocasión algunos recibieron la noticia cuando ya habían salido de Francia, etc., etc.

Desastroso año de codorniz

Las exiguas perchas de codornices con sus pírricas excepciones

Miren ustedes, mi coto fue uno de los que no desvedaron el primer día y… me dio por ir al campo con las cámaras fotográficas para fotografiar todo lo que fuera de interés en el corazón de esta Castilla La Vieja (ahora Castilla y León). Como me gusta recorrer una y mil veces los pueblos donde di mis primeros pasos, visité Villalcazar de Sirga, Arconada, Santillana, Lomas, Villoldo, etc. etc. y salvo un señor de nombre Eduardo que llevaba una percha de 20, el resto de los muchos cazadores que vi llevaban una media aritmética que no llegaba a cuatro, siendo varios los que, desesperados, iban de vacío.

Otra percha similar llevaba mi amigo Manuel, de Saldaña. O sea, había en el campo las mismas perchas grandes que el año pasado, que fue un año malísimo, pero la mayoría —insisto— no llegaban a la media docena ni con mucho. Fueron más los que se vinieron de vacío que los que mostraron percha grande. Motivo este por el que yo fotografié y recepté de los amigos las imágenes de las perchas grandes, y también de las pequeñas que fueron —insisto— la inmensa mayoría. Lo hago para que no me vengan con milongas de esas que dicen: Un señor en no se sabe dónde para eso de las diez de la mañana ya llevaba 27. ¡Venga ya…!

Desastroso año de codorniz

Al desvedarse el día 17 lo que se iba cosechando, el fracaso fue en aumento con la imposibilidad de poder cazar, pues las pocas que había llevaban la pollada como pardales de grandes o un poco más pequeños, pero no cazables.

Y así ha seguido la media veda hasta el día 28 con bastante cereal en pie todavía, tanto ha sido así que muchos se marcharon a casa el primer día sin mirar para atrás ni decir adiós a los amigos.

Historias parecidas se dieron y se están dando en toda España. Tanto ha sido así que Guipúzcoa, con una afición tremenda y unos perros excepcionales, ha publicado una queja que es un flash de la realidad: Fracaso estrepitoso: hay escasez de codorniz.

En la provincia de Palencia, como en toda Castilla y León, han pintado bastos y la prensa generalista de las diferentes provincias ha reconocido la situación con disculpas de malos pagadores. Disculpas posiblemente provenientes de quienes mintieron inicialmente para que la venta de tarjetas no decayera. Resumiendo: en toda España el fracaso ha sido total y los mentirosos de siempre han adornado la mentira con falacias fuera de lugar, pues debieran de exigirles responsabilidades a todos los efectos y, desde luego, si cesaran en sus puestos venatorios nos harían un gran favor a todos.

Desastroso año de codorniz

Ojo con los digitalizadores acústicos que contienen reclamos grabado

No hay año en el que el SEPRONA no atrape a sinvergüenzas y ladrones utilizando estos medios. Son los grandes trasnochadores y magnos madrugadores que en ese intervalo dejan el aparato funcionando a las tantas de la madrugada y mucho antes del amanecer lo retiran para que no se lo birlen. Y tengo que reconocer que el dichoso sistema funciona. Pues bien. Cuando un año como este oigan muchos tiros concentrados en una pequeña superficie, sospechen con fundamento.

Esas grandes perchas, siempre de los mismos, suelen tener gato encerrado. Estén atentos, pues si en años como este, que hay cuatro codornices, nos quitan tres, somos más los que venimos de vacío que los usuarios de las nuevas tecnologías aplicadas a la venatoria española. Esto lo hago extensible a esos sujetos de los puestos de pasa que llevan su APP en el teléfono móvil para llamar a los zorzales, y luego los listorros presumen de cazadores.

Este año ya han pillado a dos en Burgos y a otros que no cito por carecer de la evidencia documental que, en su caso, necesitaría.

 

• 
 •

7 comentarios

Inicia sesión o Regístrate para comentar.

29 ago. 2018 19:47
cabonar
El gato encerrado no sé donde estará. Me parece de mala fe decir que los que matan codornices, siempre, será por lo de los reclamos electrónicos.
Aquí mismo he leído al señor Sarasqueta decir que con perro, y trabajándolas, algunos matan más.
Yo disfruto con ocho o diez codornices. Querer bajarse del coche y colgar un ciento, no es de cazadores.
Por favor, no criminalice a los que andamos diez kilometros por la mañana y diez por la tarde, haya o no haya; porque si tenemos un pelín de suerte y llevamos una docena en la percha, es por nuestro esfuerzo, nuestro tesón, sacrificio y perro.
Lo demás es de cosa de cuatro payasos que no tienen nada
31 ago. 2018 09:05
josemiguelmontoyaoli
Amigo Cabonar:

Yo no consigo entender lo que tu dices que dice Don Miguel Ángel Romero Ruiz en su escrito; porque no dice eso, ni nada parecido. Acusar de "mala fe" a uno de los pocos cazadores, con relevancia pública, que siempre va con la verdad y la bondad por delante (aunque las dos cosas suelen doler a muchos y salir bastante caras) es un poco bastante demasiado exagerado.

Cazar la codorniz andando 20 kilómetros al día, como dices que haces, es lo mismo que no saber cazar la codorniz; pero bueno, cada uno es libre de cazar como quiera. Llamar cuatro payasos al resto, a los que juzgas faltos de esfuerzo, tesón, sacrificio y perro, pues bueno...

Acepta de una vez que la codorniz está en colapso estructural y camino de una moratoria en principio absurda; pero inevitable ante la inacción real de los colectivos implicados, y sin que sirva para nada tender cortinas de humo (negar la mayor, negar la evidencia) ni hacer como si se hace (posponer el asunto mientras de fabrica más bisutería científica cinegética a costa del erario). El asunto no es dialéctico, los unos frente a los otros, sino de pensamiento, ciencia y técnica: racionalidad.

Por favor: únete a todos, porque en promedio somos buena gente, aporta tu grano de arena (fina y mucha) y, sobre todo, respeta a un hombre que desde hace décadas se viene dejando la piel en favor de la caza, gratuitamente y le cueste después lo que le cueste. Don Miguel Ángel es un gigante en nuestro mundo, muchos perros viejos hemos aprendido lo indecible de sus palabras, y seguiremos aprendiendo... querer a nuestros maestros es el primer paso para tenerlos.

No te enfades conmigo. Estoy seguro de que cara a cara acabaríamos siendo amigos. Buena caza y un afectuoso saludo. Miguel

31 ago. 2018 14:53
Liebrete
Liebrete
Estimado Miguel Ángel,

He de reconocer que leyendo todos sus artículos de opinión previos a la media veda a través de las distintos medios, siento cierto enfado por la negatividad (ciertamente realidad) que suelen llevar consigo... Al final, como Vd. bien sabe, la caza se mueve por la ilusión y el día que esa negatividad se antepone y nos hace abrir los ojos, pues sencillamente nos hace plantearnos colgar la escopeta, porque los tiempos que corren no invitan a ser muy optimista.

Dicho esto, he de reconocer que Vd. sabe de caza y de campo y conoce a la perfección, mejor que cualquiera de nosotros cazadores de a pie, toda la problemática que rodea a la codorniz. Los cambios en la agricultura moderna (principal factor bajo mi punto de vista), la climatología actual (no sé si cambio climático, fase cálida o como se quiera llamar), la presión de caza y otros aspectos en sus países de invernada y paso de migración, etc. Pero no menos importante, la excesiva presión cinegética que reciben aquí, de la mano de una gestión inexistente y de un habitat en la mayoría de los cotos donde las cuatro que se quedan a criar, no pueden defenderse como lo hacían antaño.

Hablando más concretamente de Castilla y León, tampoco creo que nuestros representantes a través de la federación, la oficina nacional de la caza o los consejos regionales actúen de mala fe, quiero pensar que no, pero lo de este año ha sido de traca, para estar indignados, enfadados y todo lo que se diga es poco...

Tanto Vd. como D. Jose Miguel Montoya Oliver, son eminencias en todo lo relacionado con la caza menor, y especialmente con la codorniz, llevo leyendo sus artículos desde hace más de 20 años y creo que pocas veces se equivocan.

Sería ideal que personas como Vds. pasasen a representarnos y se escuchase su voz cuando se celebran esos consejos de caza que año tras año deciden que la fecha de apertura tiene que ser siempre el 15 de agosto (aunque la cosecha venga con varias semanas de retraso como ha sido el caso) y que hay codornices para cazar 20 días hábiles mañana y tarde. Este año la veda se tenía que estar abriendo ahora y en los tiempos que corren 10 o 12 días hábiles es más que suficiente, y no sólo para gestionar y respetar a la especie, sino también para disfrutar muchísimo más de su caza de lo que lo hacemos ahora. Por favor, si Vds. pueden hacer algo para que cambien las cosas, al menos yo, les estaría eternamente agradecido. Siento verdadera preocupación pensando que la caza de la codorniz en media veda pueda desaparecer, ya que para algunos no es una afición, es nuestra forma de vida.

PD: Bajo mi humilde opinión, este año está siendo malo, pero nada que ver con los últimos 2 o 3 años, ya que las codornices han criado por muchas más zonas. Es precisamente en años como este cuando la gestión es primordial y se pueden hacer bien las cosas para conseguir que vuelvan más codornices.

Un Saludo,
31 ago. 2018 19:46
Fuente Andrino  
Querido y siempre respetado y admirado don José Miguel Montoya Oliver. Muchas gracias por salir en defensa de este simple monaguillo de usted. Quisiera dejar bien claro a los lectores que don José Miguel es un doctor Ingeniero de Montes que no le duelen prendas en explicar la caza y la pesca en sus muy celebradas clases de la Escuela Superior de Ingenieros de Montes de Madrid. Un señor que ha escrito más libros que los que han leído otros sin creerse por ello mejor que este modesto cazador de a pie que soy yo. Un señor al que apreciamos todos y le admiramos más. Me refiero a personas tales como José Luis Garrido y todo su entorno a nivel de España que hace muy poco hablamos del señor Oliver.
EN LO QUE DICES DE LA CODORNIZ, COMO SIEMPRE, ESTÁS MUY BIEN INFORMADO Y NO VEO MOVIMIENTO VENATORIO POR NINGUNA PARTE. Veo, eso sí, la entronización de estudios y “mandingas” similares que hasta la fecha nada resolvieron salvo ciertos intereses vergonzantes que hay que auditar lo antes posible o se finiquita la biodiversidad.
UN ABRAZO DE CORAZÓN.
31 ago. 2018 20:09
Fuente Andrino  
LIEBRETE, no debe de extrañarle de que a medida que me alcanza la edad crezca mi cabreo con la gestión de esta Castilla donde nací. Y crece al verla ahora ya casi cerrada por derribo. Nos robaron nuestra forma de vida, fuimos carne de fábrica bananera y ahora parece que nos culpan de una despoblación rural que con la complicidad de los caciques de alpargata desmontaron ellos, qué no nosotros.
Mire usted, yo quiero con todas mis fuerzas al mundo rural de España y he visto como se le ha maltratado, incluso durante la democracia. Y la verdad es que ese sufrimiento ajeno lo hago mío y lo hago de forma visceral. Sé hacerlo de forma sibilina, pero quiero dejar bien claro lo que están haciendo. Luego, me encuentro con los mandamases de la caza y soy incapaz de tolerar su inoperancia.
En todo lo demás tiene usted razón, pero como dice el tango “… las ilusiones pasadas no las puedo olvidar”. No las puedo olvidad y me duele que las sufran los demás. Ilusiones inducidas por un mundo de trileros que se dedican a mandar para mangar. Pero gracias a Dios, la mayor parte de la gente es buena.
MUCHAS GRACIAS POR SU SINCERIDAD
03 sep. 2018 16:10
cabonar
Estimado josemiguelmontoyaoli:
En ningún momento de mi comentario anterior quería meterme con Miguel Ángel Romero sino decirle que, suponer que todos los que llevan siempre grandes perchas algo ilegal están haciendo, es criminalizar a quienes las llevan sin haber demostrado que hayan incumplido la ley.
Y digo criminalizar porque todo delito es un crimen y usar reclamos eléctrónicos va encontra de la Ley de Caza de Castilla y León.
Literlamente decía Miguel Ángel Romero:
Esas grandes pechas, siempre de los mismos, suelen tener gato encerrado.
En mi pueblo hay un dicho que dice: Ha todo hay quien gana.
En todos los pueblos, y en todos los cotos, siempre hay uno, dos, o tres cazadores, que habitualmente consiguen mejores pechas que los demás, todos los años. Por las palabras del señor Miguel Ángel se puede deducir que no son de fiar esas personas. Esas palabras conducen a un silogismo: Si con reclamo electrónico se consiguen grandes perchas, todos los que llevan grandes perchas usan reclamo electrónico. De ahí venía mi queja.
Por otro lado me atribuyes llamar payasos quines no tienen tesón, cazan poco, no tienen perro, etc.
Nada más lejos de la realidad. No había terminado de redactar el mensaje y por error pulsé la tecla de enviar y se me quedó a medias. Como puedes ver, no tiene punto final ni despedida. Quería terminarlo así:
"Lo demás es cosa de cuatro payasos que no tienen nada de cazadores ni de espíritu deportivo"
En cuanto a lo de hacer 10 km por la mañana y 10 por la tarde es fácil de comprobar. Si multiplicas cuatro horas, por dos y medio kilómetros a la hora, da 10 Km. Andar a esa velocidad o es correr.
Hay mucha gente que está anclada en la forma de cazar de hace 40 años y todo ha cambiado. Si hubiera mucha caza no haría falta casi moverse del sitio, pero ahora hay dos codornices por cada 10 has y hay que buscarlas por otros sitios: linderas de arroyos, de caces, perdidos orillas de regadios. Paja, como antes, ya no queda.
En Castilla y León salió publicada la orden para la caza de la media veda el 12 de julio, no seis meses antes, y en muchas zonas ya no quedaban ni los rastrojos. En Bahabón de Valcorba, Valladolid, estaban todos gradeados el 20 de julio.
Castilla es muy grande, y querer que se cace cada uno a su gusto es muy difícil. En el norte quieren que se abra tarde para que suban todas las codornices allí antes de que las cacen en Ávila, Segovia, Valladolid. Aquí estamos hartos de verlas cuatro días antes y el día de la apertura quedan cuatro.
Hace 30 años se abría en Ávila y Valladolid una semana antes del 15 de agosto.
El año 1982 se abrío en Segovia el 8 de agosto. Una bendición, daba gusto cazar de las que había, y eran grandes.
Un saludo a todos y disculpas a quien se haya sentido ofendido.
03 sep. 2018 19:29
josemiguelmontoyaoli
Cabonar: si te parece, tabla rasa y cordiales amigos para siempre. Nos unen muchas más cosas que las pequeñas cuestiones que nos separan. Un saludo. Miguel