Armeros, tus armas a buen recaudo y cumpliendo con la ley

¿Sabes qué armero debes poseer para cumplir la normativa vigente? La ley obliga a que determinadas armas sean custodiadas en un determinado tipo de armero. A continuación, te explicamos con detalle todo lo que debes saber para guardar tus armas como la ley obliga.

Alejandro Crespo

13/09/2018 | 2294 lecturas

Existen dos tipos de armeros, pero en el siguiente artículo vamos a centrarnos en el que nos interesa a los cazadores, el armero homologado. Los dos tipos de los que hablamos son los siguientes.

Armeros homologados

Los armeros homologados son los más comunes y demandados por los cazadores y tiradores. Las normativas actuales requieren que determinadas armas sean custodiadas en cajas fuertes de grado I o grado III en función de la clase de licencia de armas (B, C, D, E o F), la categoría de las mismas (1ª, 2ª, 3ª, y 7ª.2 y 7ª.3) y el uso particular o profesional que se pueda hacer de ellas.

Los armeros de grado I están destinados a la custodia, en domicilios particulares, de armas largas como los rifles de caza mayor y armas largas rayadas de competición.

Los armeros de grado III tienen como finalidad custodiar armas cortas como pistolas y armas de competición de tiro deportivo. También pueden emplearse, en determinadas ocasiones, para armas cortas y largas empleadas principalmente por empresas de seguridad privada.

Actualmente, algunos fabricantes comienzan a comercializar armeros con homologación de grado III y IV, de gran capacidad, destinados a albergar ambos tipos de armas al mismo tiempo, aunque tienen un alto coste.

Armeros no homologados

Aquellas armas que, por su tipo de licencia, no requieran por ley ser custodiadas en armeros homologados, como las escopetas de caza, en ocasiones son guardadas en armeros no homologados, que proporcionan seguridad ante posibles robos o accidentes producidos por la manipulación de las armas por personas no autorizadas.

Fabricantes nacionales

En España, actualmente fabrican armeros homologados firmas como, por ejemplo, INFAC en Castellón, o SPS y FAC en la zona de Toledo. Se trata de fabricantes españoles, aunque la normativa que existe es a nivel europeo (dejemos claro que la UNE-EN 1143-1 es una Norma Europea).

Las empresas de homologación oficiales están reconocidas internacionalmente, por lo que un armero homologado en un país se reconoce como homologado en todos los países. Son empresas reconocidas para la homologación, por ejemplo, AENOR o APPLUS en España, VdS en Alemania, CNPP en Francia, LPC en Inglaterra, o SPS en Suecia.

Normativa nacional

La legislación a nivel interno en España que regula el tema es la Resolución de 26 de Noviembre de 1998, de la Dirección General de la Guardia Civil, que determina las medidas mínimas que han de reunir las cajas fuertes y armarios o armeros para guardar las armas en los domicilios particulares (BOE núm. 291, de 5 de 1998).

La publicación en el Boletín Oficial del Estado número 96, de 22 de abril de 1998, de la norma UNE EN 1143-1 sobre medidas de seguridad en cajas fuertes y puertas y cámaras acorazadas, ha originado la anulación de normativa anterior como la UNE 108-110-87 o UNE 108-112-87.

Esta nueva normativa influye en los cazadores al establecer que los armeros a los que se refiere el artículo 100.5 a) del Reglamento de Armas aprobado por Real Decreto 137/1993 de 29 de enero, para guardar armas de fuego largas rayadas y sus cañones en domicilios particulares, deberán reunir, al menos, el grado de seguridad clase I establecido en la tabla 1 de la norma UNE EN 1143-1. Mientras que las cajas a las que se refiere el artículo 133.2 b) para cierres o piezas esenciales de las armas amparadas por la licencia F, deberán reunir al menos, el grado de seguridad clase III establecido en dicha tabla.

Una homologación cada vez más exigente

Hay que destacar que la legislación no ha cambiado estos años, sino que lo que se ha ido introduciendo han sido ajustes por medio de anexos, por ejemplo, en lo referente a las condiciones de homologación que han cambiado en el 2007, 2010 y la actual, en el 2012.

La homologación consiste en establecer grados de seguridad que deberán acreditarse mediante la certificación expedida por entidad autorizada al efecto por el Ministerio de Industria y Energía, y que cada vez son más exigentes. Es decir, para homologar en el 2007 se pedía que la empresa homologadora, Aenor en general, aunque también está Applus, hiciese unas pruebas a las cajas. Estas pruebas, según mejoran los métodos de los ladrones, se van volviendo más exigentes, llegando a las pruebas que se han de superar en la actualidad.

Resistencia a ataques

En el vídeo comprobamos los «ataques» a los que se someten las cajas para lograr la homologación, que van siendo más importantes cada vez que cambian la legislación con un nuevo anexo y que se realizan con sopletes, corona diamantada, lanza térmica, herramientas de golpeo, etc.

Los grados de seguridad que establecía el punto 5.1.2 de la norma UNE 108-110-87, determinaban la capacidad de poder superar los correspondientes ensayos con los equipos de herramientas E-1 (llaves y ganzúas, pinzas, punzones, picos, tenazas, mazos, palancas, útiles, desgarradores manuales y escoplos) en un tiempo de quince minutos y el equipo E-2 (llaves y ganzúas, pinzas, punzones, picos, tenazas, mazos, palancas, útiles desgarradores manuales y escoplos, martillo percutor y taladro portátil) en un tiempo de treinta minutos respectivamente.

Los grados de seguridad clase I y clase III establecidos en la tabla 1 de la norma UNE EN 1143-1, determinan la capacidad de poder superar los correspondientes ensayos de 30 unidades de resistencia (RU: Resistencia al robo resultante de un minuto de uso de una herramienta de coeficiente 1 y valor de base 0), para un acceso parcial y de 50 RU para acceso total y de 80 RU para un acceso parcial y de 120 RU para acceso total, respectivamente.

Nunca modificar una caja homologada

Un tema a destacar es que en una caja homologada no se puede hacer ningún cambio o modificación, que implicaría que perdería la homologación, no pudiéndose por ejemplo cambiar la apertura de la puerta (para que se abra hacia la izquierda en lugar de hacia la derecha), hacer algún taladro en un lateral para anclarla, etc.

Cambios introducidos en 2012

Los cambios que exigen que la homologación sea del 2012 se produjeron a principios de año mediante la publicación de un nuevo anexo en el BOE, no estando el tema establecido aún en todo el territorio al no haber una comunicación a todas las comandancias, por lo que es posible encontrar distinto criterio en cada una de ellas a la hora de pedir los armeros a los usuarios, aunque ya cada vez más, piden la homologación del 2012 en casi todas las comandancias.

Los armeros con esta nueva homologación se solicitan a los usuarios nuevos, no pidiéndose a quienes tenían uno ya con homologación antigua, y no teniendo esta obligación de comprar uno nuevo. Igualmente, de momento, no hace falta tener un armero homologado para guardar las escopetas, solo es obligatorio para los rifles. La situación en un esquema vendría a ser:

Homologación necesaria según el tipo y uso de las armas

La situación en un esquema vendría a ser:

Armero Homologado Grado I: Según la Norma 1143-1 UNE EN

  • Arma larga rayada o cañones 2ª 2
  • Réplica de arma larga antigua

Armero Homologado Grado III: Según la Norma 1143-1 UNE EN

  • Arma corta para concurso deportivo amparada en licencia F
  • Réplica de arma corta antigua

Armero No Homologado o Decorativo

  • Escopeta para caza menor

Datos a tener en cuenta

  • El anclado ha de ser al suelo, no a la pared, pues si bien la pared puede ser por ejemplo de ladrillo o un simple pladur, el suelo es siempre forjado y, por tanto, tiene mayor resistencia el anclado.
  • Es necesario tener armero para armas de avancarga y para los que se dedican a la recarga.
  • El armero también ha de estar en el domicilio en que conste que están las armas, no en el domicilio habitual del titular. Es decir, si tu domicilio está en Alicante, pero cazas en Madrid y consta en la Guardia Civil que las armas están en Madrid, no hay problema.
  • Se pueden comprar los armeros nuevos o de segunda mano, en cuyo caso se ha de pedir un nuevo certificado de homologación a la casa para cambiar los datos del titular, o presentar un documento que justifique la transmisión del armero entre el comprador y vendedor (liquidación del ITAJD), que se adjuntará con el certificado de homologación original.
  • Cuando adquirimos un armero, debemos presentan en la guardia Civil la factura de compra y el certificado de homologación, en el que figuran la normativa que lo regula, el año de fabricación, el número de armas y los datos del titular.
  • La normativa que regula el tema es la UNE 1143-1, que para los rifles exige en la actualidad homologación del 2012 y Grado I. Existen grados del I al I0, aunque en España funcionan solo del 1 al 5, siendo más exigentes cuanto más alto el número. Para armas largas es el grado 1, para cortas el grado 3, para joyerías por ejemplo el grado 4, etc.

Los armeros han de tener una chapa en la puerta de la empresa homologadora que emite el certificado y cuyo contenido es:

  1. Ente certificador: AENOR
  2. Nº certificación de producto:000000
  3. Norma de ensayo que se ha seguido: EN 1143-1 EN 14450
  4. Nº de serie suministrado por AENOR
  5. Nº de serie del producto
  6. Peso de la caja fuerte
  7. Año de fabricación: 2012

A la hora de elegir un armero, hemos de tener en cuenta tres aspectos

  • Según la legislación actual, ha de cumplir que la homologación sea de 2012.
  • Hay que valorar si las armas serán con visor o sin visor, pues modifican las dimensiones del armero.
  • Hay que valorar qué capacidad se necesita, recomendándose que siempre sea superior la del armero, a la necesaria, pues si por ejemplo tenemos cuatro armas y usamos un armero de para cuatro armas, la que está más a la derecha, pegada a la puerta, nos obliga a sacar otras para poder sacarla sin pegar en la puerta, es decir, que los armeros por el diseño de su puerta, tienen zonas muertas.

Alejandro Crespo

tiendacajasfuertes.com

 

Comentarios

 

Leer más
Otros artículos de Alejandro Crespo

Armeros, tus armas a buen recaudo y cumpliendo con la ley
(13/09/2018)

Top 5 artículos más leídos

10 calibres para la nueva temporada
R. González Villarroel (222326 lecturas)

Los otros calibres que no son del 12
Pedro A. Suárez (188055 lecturas)

Diez razas de perros para disfrutar de la temporada
E. B. y J. A. C. (174719 lecturas)

Antes de salir de caza: ¿su escopeta le queda bien?
Gonzalo Gómez Escudero (128969 lecturas)

Rifles para caza mayor, pero... ¿Cuánta precisión se necesita?
Pedro A. Suárez (120605 lecturas)