Actualidad

Zamora

Petardos para espantar a ocho lobos que merodeaban a sus terneros

Puede sonar a broma, pero es una de las únicas vías que les queda a estos ganaderos zamoranos para luchar contra los terribles daños que el lobo está ocasionando a sus reses, incluso casi en el mismo casco urbano del pueblo.

06/02/2019 12:37:46 | CdC | Archivado en:  LoboCyL.

Daños lobos
Fotos: La Opinión de Zamora

Son los ganaderos de Codesal, una pequeña pedanía del municipio de Manzanal de Arriba, en Zamora. Lo ha publicado el diario La Opinión de Zamora.

Un ganadero desesperado

El caso es tan grave que no les quedó más remedio. La madrugada del pasado martes tuvieron que recurrir a este peculiar método. El objetivo: evitar que los lobos atacasen a cuatro terneros de uno de los ganaderos mantenía en un cercado del pueblo. Los había trasladado allí para evitar que los siguieran matando.

Decimos «siguieran matando» porque hace menos de un mes encontraron los restos del único semental de vacuno del mismo ganadero. Encontraron sus huesos en Manzaneda. Otra ternera que despareció esos mismos días aún no ha aparecido.

Ataques continuos

Con el atardecer del lunes comenzó la noche de los petardos. Los terneros habían sido llevados a un cercado que hay junto a la casa de un concejal del ayuntamiento. Las medidas de seguridad incluían pastor eléctrico y perros mastines, pero todo esto no bastó para mantener a los lobos alejados del núcleo urbano y de sus terneros. Es más, un joven mastín y un perro carea también acabaron muertos por estos mismos lobos.

Ocho lobos amenazan a sus terneros

A las ocho y cuarto recibía la llamada de un vecino que le alertaba de la presencia de nada menos que ocho lobos merodeando el cercado. Los estaba viendo desde la ventana de su casa.

Pocas opciones tenía este ganadero, cuyo nombre refleja La Opinión de Zamora: Daniel García Crespo, que tiene en esos cuatro terneros lo poco que le queda para ganarse la vida.

Los petardos son lo único a lo que puede acudir para mantener a los lobos alejados. La caza, prohibida, no es una opción. Las noches en vela, detonando petardos a las doce, a las dos, a las cuatro y al amanecer no es vida para estos trabajadores de nuestro amenazado mundo rural.

 

Noticias relacionadas

Inicia sesión o Regístrate para comentar.

 

« Ver más noticias

 

Creative Commons License
Noticia bajo licencia de Creative Commons.