Actualidad

Crónica

Batida en la montaña con un jabalí excepcional

Una zona de montaña entre Lérida y Tarragona, concretamente en el coto Vallfogona de Riu Corb, se convirtió en el escenario de un magnífico lance ante un enorme jabalí. Un joven cazador, un tiradero muy largo y un cochino descomunal, ingredientes de esta apasionante crónica jabalinera.

26/11/2018 16:09:26 | CdC | Archivado en:  JabalíCataluña.

Esta noticia la han leido 8.175 personas

Jabalí excepcional
Jabalí excepcional

La batida ilusionaba a los cazadores que participaron en ella. La organizaron en una zona boscosa rodeada de mucho campo. El trabajo de los perros estuvo encaminado a obligar a los jabalíes a salir del abrigo del bosque y cruzar los largos tiraderos que dominan los cazadores. Hablamos de tiraderos de cientos de metros, por lo que la pericia y la puntería de estos apasionados de la caza del jabalí se convierte en algo imprescindible a la hora de que la batida sea un éxito y ofrezca capturas como la del jabalí que tratamos.

25 posturas y las rehalas ante los jabalíes de montaña

Es el caso de Aitor López, un joven cazador de 28 años logró abatir, gracias a un certero disparo a mucha distancia, un enorme jabalí, el más grande que ha cazado hasta el momento. Aitor nos ha explicado el emocionante lance que le llevó a tan magnífica captura.

«Hasta ahora no habíamos organizado una batida seria, por así decirlo, porque por la zona no hay mucho jabalí. Pero la del sábado estuvo compuesta por 25 posturas, con rehalas formadas por podencos y algún perro de rastro, pero en menor medida».

Así fue el lance

«Pocos minutos después de soltar las rehalas ya asomaron los jabalíes. Yo estuve en una postura con una gran solana para cubrir, con mucho campo por delante. Enseguida vi la piara de cochinos. Iban cinco o seis medianetes, pero el grande iba retrasado, unos cien metros más retrasado y escondiéndose entre las jaras.

»En cuanto vi el tamaño de este cochino, decidí dejar pasar a los primeros. Esperé con tensión, porque iba directo a un clarito. Cuando llegó, disparé, y el jabalí acusó el disparo. El telémetro midió 206 metros desde mi puesto hasta el lugar del primer disparo.

»Después vimos que le alcancé en las costillas, y la bala no salió. Tras este primer disparo, el jabalí herido corrió barranco hacia abajo, directo hacia mí. Esperé a tenerlo a unos 60 metros y allí volví a dispararle. Le toqué en la zona del codillo, y el jabalí cayó, pero volvió a levantarse, por lo que he tenido que emplear un tercer disparo para rematarlo. Al abrir el cuerpo he quedado muy sorprendido al ver el terrible daño interior que llevaba el jabalí desde el primer disparo y la manera que tenía de correr. Sin duda, un animal de una fortaleza impresionante».

El más grande que ha cazado

«El jabalí se ha convertido en el más grande que he cazado. No lo pesamos porque se nos echó la noche encima, pero los compañeros más experimentados coincidían en que supera los 130 kilos de manera sobrada».

Equipo utilizado

«El equipo que utilizo está compuesto por un rifle Sauer 202 con cañón de 65 cm. en calibre .300 Win. Mag., visor Steiner 2-8x42 con retícula iluminada. La munición que utilizo es la Hornady SST de 180 grains. Empecé con esta munición hace años y sigo con ella porque el rifle agrupa muy bien con esta bala. Soy muy maniático con el tema de la agrupación».

 

Noticias relacionadas

Inicia sesión o Regístrate para comentar.

 

« Ver más noticias

 

Creative Commons License
Noticia bajo licencia de Creative Commons.