Actualidad

Macedonia

Espectacular el trofeo de este jabalí cazado a espera

José María Losa acaba de volver de Macedonia, y trae un recuerdo que no podrá olvidar nunca. Ha conseguido abatir un extraordinario jabalí con más de 22 centímetros de navaja en cada una de ellas. Nos cuenta cómo a continuación.

03/11/2018 9:29:51 | CdC | Archivado en:  Internacional.

Jabalí espectacular
Jabalí espectacular

Todo comenzó en un rececho de gamo negro. El viaje a Macedonia tenía ese motivo. Lo que sucedió es que, durante una de las jornadas tras los gamos, tuvimos la oportunidad de ver a este magnífico jabalí.

Cambio de objetivo

Desde ese momento, me dediqué a realizar esperas por las zonas donde era posible que ese magnífico animal pudiera dar la cara. En esta época del año, la comida escasea mucho por allí, y lo que hacen los gestores es echar maíz en distintos puntos de aquellos bosques de roble con poco quejigo, donde solo encuentran algunas raíces y poco más que comer.

No teníamos mucha esperanza de volver a verlo, porque aquellos terrenos están formados por extensiones muy bastas. Y las esperanzas decrecían a medida que pasaban los días y el jabalí no daba señales de vida.

Un monstruo de 200 kilos

Pasó el primer día, después el segundo, y no hubo forma. En la tensa espera, entró un jabalí monstruoso. Debía rondar los 200 kilos, pero no tenía boca, por lo que ni me planteé disparar. Pero el tercer día de espera acertamos con el lugar donde realizamos la espera. Estaba apostado a 180 metros del lugar donde salió.

Al principio hizo un amago de salir de la espesura, y volvió a entrar. Hablamos de un animal desconfiado y experto. Pero en el último momento entró a comer y pude disparar.

Un trofeo impresionante

Cuando nos acercamos, pudimos comprobar el fabuloso trofeo que portaba el jabalí. Nos sorprendió su magnitud a pesar de no tratarse de un animal grande, pues pesaría no más de 80 kilos. Las navajas midieron 22,2 centímetros una, y 22,6 la otra, con 2,8 de grosor en el colmillo.

Suelo utilizar el calibre .338 WM. Es el calibre que me suele acompañar en mis jornadas de caza. Pero en este viaje tuve que ceñirme al arma que facilitaba la organización, que era un .300 WM.

 

Noticias relacionadas

Inicia sesión o Regístrate para comentar.

 

« Ver más noticias

 

Creative Commons License
Noticia bajo licencia de Creative Commons.