Actualidad

Los medios les llaman ‘cazadores’

Dos delincuentes habituales roban tres perros, los rajan para quitarles el microchip y dan una pedrada a un agricultor

Los titulares han sido ‘Detenidos en Benicarló dos cazadores‘, ‘Dos cazadores detenidos’… cuando se trababa de delincuentes habituales que furtiveaban. Robaron tres perros de un domicilio particular y 15 días después salieron al campo con ellos. Cuando un agricultor les recriminó que le destrozaran su huerta, le dieron una pedrada en la cabeza, le abandonaron inconsciente y herido en el suelo y dejaron allí a los perros.

25/09/2018 18:08:55 | CdC | Archivado en:  MediosValencia.

Esta noticia la han leido 27.039 personas

Delincuentes

Vamos a trazar una sutil línea que se internará descaradamente entre los campos de la información y la opinión. No es lo común en Club de Caza, pero la ocasión bien lo merece, por lo que pedimos disculpas por adelantado.

Delincuentes habituales

Repudia, vergüenza, asco, rabia. No se me ocurre nada más que describa los actos y a los que los cometieron. Y que los llamen cazadores me avergüenza. Los adjetivos han debido ser otros, y ahora los vamos a dejar claros: se trata de delincuentes habituales. Delincuentes que robaron tres perros de un domicilio particular y pocas semanas después furtivearon (sin licencia de caza según las fuentes oficiales consultadas) en la propiedad sembrada de un ciudadano de origen alemán que intentó defender su huerta y al que dejaron malherido tirado en el suelo de una pedrada.

Vergüenza de trabajo periodístico

Pero los medios de comunicación lo han vuelto a hacer. Y no son medios cualesquiera, ni periódicos de barrio (con todo el respeto hacia el periodismo más cercano que, para el que escribe, es el predilecto). Se trata de diarios con un nombre pesado en el mundo del periodismo, pero que aligeran su credibilidad a un plumazo con trabajos como el que han realizado con esta noticia.

Parece que eso de salir a cazar sin licencia, con unos perros robados, en terrenos en los que está prohibida la caza y donde se están realizando labores de cultivo son circunstancias que no merece la pena investigar a la hora de redactar.

Desde el mismo momento en el que robaron tres perros, les rajaron la piel y les sacaron los microchips, más aún desde el momento en que agredieron al pobre ciudadano alemán que solo defendía lo suyo, esos individuos no tienen otro nombre más que el de delincuentes (supuestos, por eso de que aún no lo ha declarado un tribunal).

El colectivo cinegético se debe desmarcar de este tipo de actos con los que los detractores intentan manchar una actividad lícita y legal que practican cientos de miles de españoles. Unos pocos que quebrantan la ley nunca deben ser confundidos por cazadores.

Los hechos al detalle

Con 39 y 45 años, robaron tres perros a sus legítimos propietarios, destrozando con toda seguridad la felicidad de un cazador que, poco antes de que comenzara la temporada de caza a diente, un buen día se levantó de la cama y descubrió que los perros que llevaba años cuidando, alimentando y enseñando a cazar, ya no estaban donde la noche antes los había guardado en su vivienda de la localidad valenciana de Villamarxant.

Tan solo 15 días después, estos ahora supuestos delincuentes salieron al campo con unos perros que no eran suyos a poco más de 150 kilómetros de donde los habían robado, como así ha informado la Guardia Civil en un comunicado.

Ese mismo día, un ciudadano alemán residente en una partida aislada de Benicarló (Castellón) interpuso una denuncia por haber sido agredido por dos cazadores que utilizaban perros de raza podenco. Según denunció, tras mantener una discusión con ellos debido al destrozo ocasionado por los animales en sus tierras de cultivo, uno de los individuos cogió una piedra de grandes dimensiones (en la foto se aprecian esas dimensiones) del suelo y le golpeó con ella en la cabeza.

La ley de caza de la Comunidad Valenciana incluye en su texto referente al artículo 12 sobre Prohibiciones en el ejercicio de las modalidades deportivas, apartado 3:

3. Queda prohibido, para salvaguardar la seguridad de las personas y de los bienes.

a) El ejercicio de la caza con armas a menos de 100 metros de los lugares en donde se realicen las labores de cultivo o recolección.

b) La caza en cultivos o la acción del disparo hacia ellos en los supuestos desarrollados reglamentariamente; ello con el fin de evitar daños significativos en las cosechas pendientes de recogida o en el desarrollo de plantaciones o siembras, tanto por el tránsito de cazadores o perros como por el impacto de los proyectiles.

Acusados de varios delitos

Pero esto, debido a la gravedad de los delitos cometidos, es lo último en importancia. La víctima quedó inconsciente en el suelo. Los agresores huyeron y serán acusados, además de por delito de lesiones, de omisión del deber de socorro. Y dejaron allí mismo a los perros que 15 días antes habían robado, por lo que el delito de abandono de animales se suma a la lista de acusaciones, sin olvidar el de robo de los perros con fuerza. El agricultor alemán tuvo que recibir asistencia médica. Le graparon la cabeza en seis ocasiones, mientras que los perros fueron recogidos por una protectora.

Un trabajo encomiable de la Guardia Civil

Desde aquí queremos dar nuestra más sincera enhorabuena a los agentes del cuerpo de la Guardia Civil de Benicarló por un trabajo intachable. Nuestras fuentes nos han descrito la encomiable labor de estos agentes, sobre todo de uno en particular, que ha convertido el caso prácticamente en una obsesión hasta que ha conseguido, con la colaboración de sus compañeros, identificar, localizar y detener a los supuestos delincuentes. Por trabajar sin descanso, por llevar las investigaciones más allá de las horas que su puesto obliga, por limpiar el nombre de los cazadores… Muchas gracias, agente.

 

Noticias relacionadas

Inicia sesión o Regístrate para comentar.

 

« Ver más noticias

 

Creative Commons License
Noticia bajo licencia de Creative Commons.