Actualidad

Primicia Club de Caza

Cazan un descomunal jabalí en Orense

«Estaba en el puesto cuando lo vi acercarse. Nunca había disparado a un jabalí tan grande. Apunté y disparé la bala del .300 Win. Mag. y le acerté, pero el gran animal no cayó, sino que fue a refugiarse al riachuelo que teníamos al lado».

31/08/2018 8:17:49 | CdC | Archivado en:  JabalíGalicia.

Esta noticia la han leido 70.622 personas

Jabalí
Jabalí
Antonio, con gorra naranja, junto al enorme jabalí que abatió.
Jabalí
Jabalí

De esta manera ha relatado Antonio Domínguez a Club de Caza el lance que vivió el pasado fin de semana. En la zona nadie recuerda haber visto ni cazado un jabalí del tamaño del que ha abatido Antonio. Este cazador de 59 años, que comenzó a practicar la caza con solo 14 y que ha cazado, además de en Orense en muchas otras zonas de la geografía nacional, como Picos de Europa, no había visto un ejemplar de un tamaño similar, ni siquiera que se le acercase en la zona. Y lo mismo afirman sus compañeros de cuadrilla y todos los cazadores que han podido ver semejante macareno.

Un jabalí que no pesaron porque no tenían los medios apropiados para hacerlo, pero que podemos hacernos una idea de que supera de largo bastante los 150 kilos. Antonio mide 1,78 metros y lo podemos ver al lado del jabalí en la fotografía. Esto nos da una aproximación del enorme tamaño de este animal.

El primer disparo no consiguió abatirlo

Antonio nos cuenta cómo consiguió abatir tan magnífico ejemplar: «Se cazó a última hora de la mañana. Los compañeros que batían el monte con los perros habían dado con algunos jabalíes jóvenes, ya rojizos, pero más pequeños. Pasaron las horas y fue bastante después cuando los perros dieron con el grande. Los monteros acudieron con los perros y tuvieron que echarle ganas y valor porque el animal no quería levantar del encame. Se hizo fuerte allí y no había quién le convenciera a arrancar».

Pero el trabajo de los perros y de los monteros al fin tuvo sus frutos: «Cuando al fin lo consiguieron, cogió camino hacia mi puesto. Yo estaba cerca de un regato, a unos 300 metros del lugar del encame. Disparé una vez y el jabalí lo acusó, pero no cayó. Fue a tirarse a un riachuelo que teníamos allí al lado. Lo cruzó y los perros fueron detrás de él, y no me dieron opción a repetir el disparo para rematarle. Estuvo parado casi 15 minutos con los perros acosándole, así que tuve que permanecer atento y paciente. Tuve suerte que arrancó un poco más adelante y le pude apuntar sin los perros alrededor. Ahí fue cuando le rematé».

Unos perros muy valientes

La Cuadrilla de la Parroquia solo caza con podenco portugués de talla grande, unos perros que estos cazadores encuentran ideales para seguir y acosar al jabalí en los entornos plagados de dura vegetación donde los ejemplares de mayor porte se hacen fuertes, como hemos podido comprobar en el relato de Antonio. Estos canes no sólo consiguieron desencamar al cochino, sino que lo siguieron hasta el puesto de Antonio y lo acosaron tras el disparo.

Muchos jabalíes en la zona, pero no tan grandes

Hay mucha densidad de jabalí en la zona de la Sierra de Leboreiro y Cabreira. Esta cuadrilla suele cazar en el coto de Sanginés, que se enmarca en la comarca de la Baixa Limia, en el suroeste de la provincia de Orense. Antonio nos cuenta que la poca agricultura que queda en la zona sufre mucho los daños del jabalí, por lo que las fincas suelen estar bien cerradas para evitar que los guarros entren a los sembrados.

Pero nunca habían visto un animal de este tamaño, como así nos explica Antonio: «En la zona abunda la castaña y bellota. Al llegar los meses de frío, a partir de noviembre, el jabalí que se ve por la zona puede alcanzar buen tamaño. También, lo que cazamos en esta zona suelen ser guarros que vienen de otras áreas a cebarse con el rico alimento que aquí encuentran. Pero no es habitual dar con jabalíes grandes a principio de temporada».

Será el plato principal de una gran fiesta

Le preguntamos a Antonio qué van a hacer con un animal tan grande y, tras una pausa y una breve risa que delata su satisfacción, su respuesta es: «Lo vamos a comer. Celebraremos una comida entre los miembros de la cuadrilla, invitaremos a amigos y familiares, y lo pasaremos bien entre todos. Será una buena fiesta».

Desde luego, tienen carne en cantidad y de la mejor calidad para una gran celebración. Enhorabuena, Antonio y resto de miembros de la Cuadrilla de la Parroquia, por un gran trabajo en equipo durante esta cacería.

 

Noticias relacionadas

Inicia sesión o Regístrate para comentar.

 

« Ver más noticias

 

Creative Commons License
Noticia bajo licencia de Creative Commons.