Armas Internacional
diciembre 2017
Trofeo
noviembre 2017
Caza Mayor
noviembre 2017
Caza, Pesca y Naturaleza
2-3 de diciembre
Federcaza
noviembre 2017

Caza y Safaris

Sumario de noviembre 2017

Caza y Safaris

La montería española, entre tradición y modernidad

La montería española, entre tradición y modernidad

Suenan ya las caracolas en los montes ibéricos y rehalas y matilhas se preparan prestas para salir a romper urces y jaras en busca de jabalíes y venados. Cuando esto ocurre y el silencio de la sierra cesa con ladras y voces, los monteros sienten la emoción del lance cercano en un grado que sólo los que han tenido la ocasión de ocupar un puesto pueden describir. Tradición y modernidad se unen en estos ‘lances en sepia’, imágenes actuales con sabor añejo.
Estas sensaciones son percibidas desde hace cientos de años, ya que la montería es una de las modalidades de caza más antiguas en España, surgida de aficiones de reyes y nobles amantes de la venatoria, pero también de la necesidad de nuestros antepasados de ser capaces de abatir grandes reses en un número suficiente, primero, para abastecer de alimento a sus pueblos y, después, para generar un valor añadido a los maltrechos entornos en los que muchas veces se llevan a cabo, siendo, sin duda, la caza en general y la montería en particular una fuente de riqueza y un motor de desarrollo rural de valor incalculable.

 

Montear a más de treinta grados

Montear a más de treinta grados

Panorama montero

El comienzo de la temporada montera ha venido marcado por el calor, dándose el lamentable caso de la muerte de varios perros de rehala. Quizá lo más aconsejable hubiera sido retrasar el comienzo, aunque no resulta tan sencillo, debido, entre otras cosas, a lo cargado del calendario; pero, de cara a temporadas venideras, habrá que buscar alguna solución porque no se puede montear a más de 30ºC.

 

Gala de la XXXIII edición de los Premio Caracola

Gala de la XXXIII edición de los Premio Caracola

Cumplimos la edad de Cristo, que se dice pronto. Superamos otra casi mítica barrera y lo volvimos a hacer con el Teatro Principal de Andújar hasta arriba. Y, una vez más, además de ilusiones, como siempre, generamos alegrías y disfrutamos de la fiesta montera por excelencia rodeados por todos nuestros amigos, que es lo más importante, siempre. 
La Capital de la Montería, nuestra querida Andújar, nos recibió con ilusión y con los brazos abiertos. Y en una gala, en la que se respiraban aires monteros por los cuatro costados, conseguimos lo que pretendemos año tras año: hacer de nuestra fiesta un homenaje, por todo lo alto, a nuestra afición. ¡Ahí queda eso!
No faltaron las palabras, por supuesto. Las de Encarna Camacho, concejala de Promoción Local y Urbanismo y Vivienda (acompañada de su alcalde y toda la Corporación Municipal), que nos dio la bienvenida a su ciudad. Las de Manuel Cabezas, presidente de la AEOM, remarcando la necesaria unidad del sector.

 

Un año de la Fundación Artemisan

Un año de la Fundación Artemisan

Proyectos de investigación

Dice un antiguo proverbio: «Una larga caminata se comienza siempre con un pequeño paso», y eso es lo que sucedió en septiembre del año pasado, cuando la Fundación Artemisan fue presentada en Ciudad Real, donde tiene su sede. 
Culminaba así un largo de camino movido por la inquietud de muchas personas y entidades que deseaban crear una organización a semejanza de otras, como The Game & Wildlife Conservation Trust (Reino Unido) o la Office National de la Chasse (Francia).  Durante estos meses la Fundación ha seguido creciendo y el trabajo de las personas y entidades que la integramos ha sido una constante.

 

Mutaciones de color de los antílopes

Mutaciones de color de los antílopes

En los últimos años la industria de los safaris se ha convertido en un negocio que mueve muchos millones de euros en el continente africano. Los exclusivos safaris de antaño, que estaban solamente al alcance de unos pocos privilegiados, pasaron a ser sustituidos por safaris al alcance de muchos más cazadores, los viajes se han hecho más asequibles y hoy son docenas de miles de cazadores los que visitan África cada temporada.
La caza en abierto, llanuras infinitas en Tanzania o Zambia, sigue siendo un safari maravilloso, tradicional y que, por desgracia, sigue siendo muy caro, y aún hoy son pocos los que se lo pueden permitir. Lo que la mayoría de los cazadores experimentan en sus safaris hoy en día es la caza que ofrecen en los países más desarrollados del sur de África (Namibia y Sudáfrica), que se desarrolla en fincas de caza, normalmente en manos privadas.

 

Tur del Cáucaso

Tur del Cáucaso

Una historia de altura

Empecé a disfrutar del Cáucaso mucho antes de iniciar el viaje, puede que cuatro meses antes, cuando concretamos las fechas de la cacería. Después de mis últimas aventuras en Camerún, salvaje puro, y en Sudáfrica, mucho más confortable, la caza del Kuban y del Mid Caucasian tur en las alturas venía a mí como la oportunidad de vivir algo único e incomparable o, como interpretaba González, el paradigma de la cacería de montaña. 
La más deseada para él. 
El Kuban tur habita el extremo noroeste del Cáucaso, aproximadamente a lo largo de unos 250 kilómetros a partir del Monte Elbrús, su límite oriental; mientras que el Mid Caucasian no tiene una definición clara de cuál es su hábitat, al tratarse de una especie mestiza entre el Kuban y el Dagestan tur (sureste del Cáucaso). Esta condición hace que sus características sean también una mezcla entre uno y otro. 
De talla muy similar al Kuban, las diferencias se encuentran más en sus cuernos, pues pierde la forma cimitarra cerrando sus puntas al estilo del Dagestan tur, pero sin llegar a ser tan curvo como éste. Su barba es igualmente más corta que la del Kuban y su pelaje tiene un tono más grisáceo.

 

Pulsar Helion XQ50F

Pulsar Helion XQ50F

Visión nocturna

Dentro de los diferentes aparatos de visión nocturna que ofrece el mercado, destacan, sin duda, los monoculares que no pueden utilizarse como aparatos de puntería. El motivo de su atractivo para el cazador es sencillo de entender: son considerados en la mayoría de las comunidades como legales para su uso en actividades relacionadas con la caza. 
Sus aplicaciones en este campo pueden ser muchas, pudiendo venir en ayuda tanto de la gestión, como en labores de vigilancia, seguridad o, simplemente, caza. Está claro que al igual que cuando podemos apoyarnos con fuentes de luz, la ventaja es grande, asegurándonos que llegado el momento de jugar un lance no habrá confusiones posibles. 
De todas formas, trabajando en este campo siempre entra en juego la picaresca y la falta de ética, consideraciones en las que, por supuesto, no entraré, centrándome exclusivamente en los aspectos técnicos que revisten a este aparato concreto y su capacidad para poder ofrecernos imágenes en la oscuridad, dando por hecho que serán utilizados siempre bajo la ética y el respeto que todo cazador debe tener como obligación personal.

 

Norma, un canto a la precisión

Norma, un canto a la precisión

En el punto de mira

El día 25 de septiembre aterrizamos en Oslo; de allí, en poco más de hora y media de coche, y tras pasar a Suecia, llegamos a Amotfors, un pequeño pueblecito donde tiene su fábrica la cartuchera Norma. Entre inmensos bosques de coníferas y abedules, el paisaje se salpica de lagos, alternándose dispersas granjas junto a casas de madera que al español se nos antojan de cuento. El hotel donde nos alojamos, el Alce Blanco, es un coqueto edificio que, según su dueña, Helena, fue construido de 1880. Frente a él la estación de ferrocarril, precisamente el motivo que hizo trasladar a los hermanos Elger su empresa a este lugar. 
La historia de Norma está ligada al tren, una empresa que nace en Noruega y se traslada a Suecia en 1902, atendiendo a la demanda de un proveedor de munición que les plantea el Movimiento de Tiradores Suecos, eligiendo entonces Amotfors para establecerse por ser el primer apeadero más cercano a la frontera con Noruega. A unos centenares de metros del hotel y siguiendo la línea férrea aparece la factoría Norma.