CLM

Defienden la actividad cinegética como clave en la prevención de incendios

Fundación Artemisan, institución que promueve la investigación y la comunicación de la caza y trabaja para afrontar los retos del sector cinegético en España, reivindica la actividad cinegética como clave en la prevención de incendios. Cazadores y guardas de los cotos de caza se han convertido en los auténticos custodios y vigilantes del territorio forestal español en la prevención de incendios.

12/09/2017 | El Día Digital.es

Fundación Artemisan ha elaborado un documental, titulado La caza y los incendios forestales, en el que varios testimonios de especialistasexplican cómo la actividad cinegética es fundamental en la prevención de incendios y detallan la aportación de cazadores y guardas, de sus sociedades y cotos, en el cuidado y vigilancia de los espacios naturales.

Los guardas de los cotos (sólo en Andalucía se estima que hay entre 4.000 y 6.000) son las personas que están día a día vigilando el terreno y realizando labores de prevención y limpieza, y se han convertido en los ‘ojos’ de la Administración a la hora de detectar y alertar de cualquier tipo de incidente medioambiental al estar permanentemente conectados con las fuerzas de seguridad y el SEPRONA.

En el documental elaborado por la Fundación Artemisan,expertos en incendios forestales afirman que en las grandes zonas de caza mayor (Sierra Morena, Montes de Toledo, Serranía de Cádiz,…) no se producen incendios y detallan que se debe a un manejo sostenible del espacio; a los propios guardas; a las torretas de vigilancia; a los cortaderos (donde se desarrolla la practica cinegética) que forman auténticos cortafuegos; a la red de balsas de agua para que las especies abreven y al mantenimiento y cuidado (incluso labranza) de la tierra.

En estas labores de prevención juegan un papel muy importante las especies cinegéticas, en especial las de caza mayor, que junto al ganado son los auténticos actores en la prevención de incendios al desbrozar y ramonear los sotobosques y los matorrales, al igual que el ganado con los pastos, por lo que la combinación de todas las especies de caza mayor del territorio sumado a varias especies de ganado (biodiversidad ‘real’) es la herramienta esencial en el manejo de la sostenibilidad de los espacios y la prevención de incendios. Por ello, desde Fundación Artemisan se pide máximo respeto para todas las especies cinegéticas, ya que cualquier disfunción en una es contraria a la sostenibilidad.

El documental también recoge testimonios que reafirman que una caza bien gestionada es una de las mejores herramientas que disponemos para la prevención de incendios y, por el contrario, suprimir la caza es garantía de insostenibilidad y, por tanto, de incendios.

Además, en el documento audiovisual elaborado por Fundación Artemisan también se pone de manifiesto cómo una vez producido el desastre natural ocasionado por un incendio, las sociedades de cazadores intentan paliar en la medida de lo posible los daños ocasionados a la fauna silvestre. En el reciente caso del incendio de Doñana (Huelva), los cazadores se movilizaron renovando los puntos de agua y comida (abrevaderos y comederos) y diseminando por el terreno afectado fruta y verdura con el fin de dar sustento a los animales que sobrevivieron al incendio.

Según el Ministerio de Agricultura, Pesca, Alimentación y Medio Ambiente, en España arden una media de 47.915 hectáreas de masa forestal cada año y esta abultada cifra es consecuencia de la desertización de nuestro territorio y del abandono de la ganadería y del medio rural. Fundación Artemisan quiere, a través de este documental, poner en valor cómo influye la actividad cinegética en la prevención de los incendios en España.

« Ver más noticias