Los Foros del Club

 La Caza

 Perros de Caza

 Armas, municiones y óptica

 La Becada

 El Reclamo

 Migratorias

 Gestión cinegética

 Tiro y competiciones

 

Búsqueda avanzada

 

Ayuda y Normas de Uso

 

 

 La Caza -- Ideas, opiniones, dudas...

  Manifiesto de la Montería. II - Recomendaciones a los Monteros. escrito por Ponce de Leon el 11/5/2017

 Muy interesante escrito por Monteando el 11/5/2017

 ¡la cobra obtenida! escrito por express el 11/5/2017

 Cierto escrito por Ponce de Leon el 12/5/2017

 Acerca del Manifiesto escrito por Pardal el 12/5/2017

 Interesante apunte escrito por Joldujo el 12/5/2017

 Yo creo que algún montero escrito por Fragenquer el 15/5/2017

 Contestando.... escrito por Ponce de Leon el 15/5/2017

 O algun Fragenquer escrito por Civitas el 15/5/2017

 Caza menor escrito por Liebre2 el 15/5/2017

 Ahí le has dado, Liebre escrito por Joldujo el 16/5/2017

 No me has entendido Joldujo escrito por Liebre2 el 17/5/2017

 Mezclas cosas escrito por Joldujo el 17/5/2017

 Y exactamente... escrito por Joldujo el 15/5/2017

 Ponce, las preguntas que están en el aire son  escrito por Fragenquer el 15/5/2017

 El are está..... escrito por Ponce de Leon el 16/5/2017

 Antes se pilla a un mentiroso que a un cojo escrito por Pardal el 16/5/2017

 Nunca digas, nunca jamás escrito por express el 16/5/2017

 Por que no lo podían poner más adelante escrito por Pardal el 16/5/2017

 Desde cuando la caza como afición es una cuestión legal... escrito por charlie el 16/5/2017

 Fragenquer, la pregunta que está en el aire es... escrito por Civitas el 16/5/2017

 Empezando por el final, escrito por Fragenquer el 17/5/2017

 No te esfuerces, Fregenquer escrito por Joldujo el 17/5/2017

 Cierto es escrito por catan el 17/5/2017

 Pues las que yo conozca, Catan escrito por Mr. Hyde el 17/5/2017

 Pues escrito por catan el 17/5/2017

 No se si exacta o no, pero mi respuestas. escrito por Civitas el 16/5/2017

 A enemigo que huye... escrito por Joldujo el 16/5/2017

 Interesting (Interesante) escrito por Civitas el 16/5/2017

 Ponce de León escrito por Elcharro el 17/5/2017

 Completamente de acuerdo. escrito por charlie el 17/5/2017

 cuadrilla escrito por sorgintxori el 17/5/2017

 Completamente de acuerdo. escrito por charlie el 19/5/2017

 Tienes razón charilie escrito por Mr. Hyde el 19/5/2017

 Ni molestia.... escrito por Ponce de Leon el 17/5/2017

 Monteria-batida escrito por corra el 20/5/2017

 


 

11/05/2017
Lecturas: 984
Manifiesto de la Montería. II - Recomendaciones a los Monteros.
Muy interesantes estas recomendaciones. Viene muy bien releerlas. Conocerlas y aplicarlas es sanísimo para todo al mundo.

"II – RECOMENDACIONES A LOS MONTEROS

1. Sobre la actitud ante la montería

1.1.Tener siempre presente que los resultados de una montería son aleatorios y pueden estar sujetos a circunstancias ajenas al propósito de organizadores y propietarios. Nadie puede garantizar un resultado en todos sus términos por lo que no es justo valorar la montería mediante índices que se reduzcan a la cobra obtenida. Así deben de ponderarse factores como los de la organización, los compañeros, la calidad de las rehalas y el talante montero, en suma, de la experiencia compartida.
1.2. Recordar que en las monterías de invitación deben de guardarse al propietario, entre otras, dos prerrogativas: colocar a los monteros según su criterio, y reservarse la propiedad de los trofeos que se cobren. Éste último extremo supone el solicitar permiso previo antes de cortar y llevarse un trofeo de la finca.

2. Sobre la incorporación a la montería

2.1. Cumplir con puntualidad la cita a la junta, presentándose a los organizadores y compañeros. Permanecer atentos a las instrucciones y sorteos, y no demorar con su ausencia la salida de la armada.
2.2. No abusar para su comodidad del uso de los vehículos en el interior de la mancha, ni llevar un excesivo bagaje de útiles al puesto, que complicarán siempre el traslado de las armadas. Es recomendable participar con ropa discreta, a ser posible de usos tradicionales.
2.3. Procurar que los acompañantes en el puesto sean los mínimos o indispensables, y en ningún caso se deben de doblar las armas, provocando el riesgo de accidente para los demás y para ellos mismos. Los acompañantes guardarán el silencio y compostura de respeto para los vecinos de la armada.
2.4. Exigir al postor que le indique la colocación de sus compañeros de armada, y posteriormente asegurarse con ellos mediante contacto visual directo, o de referencias suficientes, para hacer la composición sobre el terreno de las posibilidades de disparo. La seguridad de los asistentes debe de constituir un factor primordial, prevaleciendo sobre cualquier otra causa.

3. Sobre las armas y el uso de las mismas

3.1. No utilizar armas inadecuadas que provoquen la pérdida de animales heridos. Por la misma razón, no se debe de disparar a distancias excesivas, donde la probabilidad de un impacto certero es problemática. El montero procurará, asimismo, el portar cuchillo de remate que le permita dar muerte a una res agarrada de perros, o cederlo a alguien con experiencia en caso de que careciera de ella en este tipo de lances.
3.2.Las normas de seguridad en el tiro deben aplicarse con el máximo nivel de exigencia, recordando que ocultos por el monte puede haber perreros, guías, acemileros y guardas, en los lugares más impensados. Por ello, nunca debe dispararse contra el horizonte o el viso, y jamás sobre un movimiento de monte o bulto que no haya sido identificado de manera indudable.
3.3.Camino de las posturas no deben portarse armas montadas ni disparar contra reses que pudieran saltar al paso. El montero no preparará sus armas hasta llegar al puesto y antes de abandonarlo volverá a descargarlas.
3.4. En la mancha no deben probarse las armas ni tirar al blanco, incluso finalizada la montería. Ello puede dar lugar a accidentes, a confusiones en el personal auxiliar y entre perreros y perros, ya que estos últimos dejarán de obedecer a las llamadas de recogida.
4. Sobre la caza y la cobra
4.1. Una vez colocado, el montero no debe abandonar el puesto salvo circunstancias imprevistas, en cuyo caso lo comunicará a sus vecinos de armada de manera determinante. Nunca se alterarán las posturas para disparar mejor a las reses o para cortar sus viajes con ventaja. Es preciso permanecer en el puesto hasta el fin comprobado de la montería.
4.2. Respetar las carreras de las reses, haciéndolas cumplir al propio puesto, sin disparar a las que, distanciadas, se dirigen presumiblemente a otras posturas próximas.
4.3.Acatar siempre la regla de la primera sangre. La resolución de las confusiones que hayan podido producirse sobre el terreno del lance, cordial y correctamente, y sólo en caso de discrepancia, recabar el criterio del capitán de montería, a cuya decisión deben de someterse los monteros.
4.4. Comprobar en los casos de duda si la res fue herida y hay sangre en el tiro o sus inmediaciones. En tal circunstancia, debe el montero procurar la cobra de la misma, así como auxiliar al compañero dedicado igualmente a pistear. Una vez localizadas las reses, marcar su situación con señales visibles y bien colocadas para facilitar su retirada del campo. Asimismo, debe señalizarse apropiadamente para identificar a su cazador.
4.5.Al finalizar la montería, los participantes deben de comunicar al capitán todas las incidencias apreciadas en el desarrollo, como número de reses vistas, posibles defectos de colocación del puesto, comportamiento de las rehalas, etc. Con ello cooperarán eficazmente a la mejora de las futuras monterías en la mancha.
5. Sobre el respeto y atención a los perros
5.1. El montero está obligado a respetar y apreciar a los perros, que son la base de la montería. Un inadecuado comportamiento hacia ellos puede alterar la labor de preparación y eficacia de una rehala.
5.2. No pegar ni espantar violentamente a los perros cuando muerden a la res cobrada, sino dejar que se ceben con ella un tiempo razonable y luego instar con suavidad a que la abandonen para que regresen a la mancha.
5.3. No disparar a una res rodeada de perros, ya que existe una alta posibilidad de herir o matar a uno de ellos. Este peligro se acentúa en caso de agarre, donde hay que excluir al rifle para el remate. La sola detonación producirá la espantada de los perros, y la próxima vez dejarán al perrero o montero solo ante el animal. Al agarre debe acudirse con el cuchillo, y si se carece de experiencia en estos trances, aguardar la llegada del podenquero y otro montero.
5.4.Si por un error o accidente el montero hiere o mata a un perro, debe de asumir su responsabilidad, comunicando la incidencia a perreros y organizadores."

 

El autor no permite respuestas de usuarios sin registro