Empresa y marco legal

«Nuestra labor es trabajar para que los cazadores y tiradores puedan ejercitar su afición en las mejores condiciones posibles»

Pedro Morrás y la FSA

Hoy tenemos una interesante conversación con Pedro Morrás Zuazo, Secretario de la Federación Sectorial Española de Armas y Municiones para conocer en detalle lo que ha hecho, está haciendo y hará la FSA por el sector de la caza y las armas en nuestro país. Como adelanto a sus palabras, debemos tener claro que se trata de una parte muy activa de la defensa con la que cuenta el cazador y el tirador de este país. En sus oficinas están trabajando en un estudio importantísimo sobre el uso del plomo en la caza y peleando un nuevo reglamento de armas mucho más acorde con nuestras necesidades.

CdC

05/06/2018

6287 lecturas

Pedro Morrás

En el sector de las comunicaciones y entre los periodistas cinegéticos todo mundo sabe qué es la FSA, pero dudo que la mayoría de los cazadores y tiradores conozca esta federación. ¿Cómo os presentaríais?

—La FSA es una federación que representa al sector español de armas y municiones y que es el resultado de la unión de tres asociaciones que tienen su propia vida e independencia: ASECATI, que aglutina a fabricantes de armas e importadores y distribuidores de armas y municiones; AFEC, que es la Asociación de Fabricantes de Cartuchos, a la que pertenecen todos los fabricantes españoles de cartuchería, y la Asociación Española de Armerías (AEA) que aglutina a las armerías españolas.

¿De dónde nace la idea de crear la FSA?

—Las tres son asociaciones de larga trayectoria, algunas con más de 40 años y con gran experiencia en cada una de las especialidades. Fuimos conscientes de que, independientemente de que cada uno trabaje sus temas específicos, nos unía una misión con grandes elementos comunes de lo que tiene que ser la actuación del sector industrial ante la Administración y, sobre todo, la defensa ordenada del derecho a que los ciudadanos responsables tengan armas y pueden utilizarlas racionalmente. Nuestra máxima lucha es que se vea desde la sociedad como algo normal, como un instrumento más, la tenencia de armas y el derecho a su tenencia y uso.

Reunión de trabajo FSA

¿Qué cometidos cumple exactamente la FSA?

—Cada una de las asociaciones se dedica a ayudar a sus miembros, dilucidar cuestiones técnicas, asesorándoles en los detalles sectoriales que les afecta día a día. Cada asociación tiene su propia vida y ejerce como patronal dentro de su sector específico, y es el cordón umbilical que les une a la Administración y que les representa ante ella y con quien negocia en su nombre. Sin embargo, hay cuestiones que afectan a todos por igual, es indiferente que seas distribuidor, armero o un fabricante de cartuchos: cuando se modificó la última vez el Reglamento de Artículos Pirotécnicos y Cartuchería, la Administración se empeñó en que solo podían comprar munición de caza aquellos que presentaran una licencia o guía, lo que era un claro problema para armeros y cazadores.

Nosotros peleamos duramente este tema, que la gente, incluso los propios asociados, creía que era imposible conseguir, y logramos que se pudiera comprar cartuchería no metálica de caza con la presentación del DNI. Esto ha sido beneficioso para la industria, pero sobre todo para los cazadores, facilitándoles la adquisición de munición y, desde luego, los años han demostrado que esto no supone ningún riesgo ni perjuicio para la seguridad ciudadana.

La Federación Sectorial Española de Armas y Municiones es la que negocia, discute y se pelea con la Administración, a veces consigue parar normas que consideramos abusivas o contraproducentes para los usuarios de armas, la industria y, también, perniciosas incluso para la seguridad ciudadana. Muchas otras conseguimos reformarlas para que consigan su efecto, pero sin dañar a los cazadores y tiradores.

Está claro que os dedicáis a temas de industria, profesionales, tenéis el carácter de patronales, pero ¿lo que hacéis afecta también al cazador o tirador.

—Por supuesto, asesoramos a las empresas del sector armero y las representamos ante la Administración, pero tenemos muy claro que, si no existieran cazadores y tiradores, no tendríamos razón de ser. Cualquier restricción a la adquisición y tenencia y uso de armas por parte de los cazadores y tiradores conlleva un problema para nosotros.

Reunión ICAE

Hemos trabajado duramente, y lo seguimos haciendo, para evitar la retirada de licencias de armas indiscriminadas. Hemos asesorado a multitud de cazadores cuando han tenido problemas e incluso hemos asesorado y ayudado gratuitamente a abogados que defendían a cazadores. Ahora estamos intentando que se acaben las discriminaciones que se producen entre diferentes zonas geográficas a la hora de establecer cuáles son los criterios de retirada de licencias. Estamos discutiendo con la ICAE para que haya una instancia administrativa gratuita que permita que se revisen los expedientes de forma homogénea. Sería un gran avance.

En los últimos meses hemos participado, en el nombre del sector de las armas y municiones, en el informe que recientemente se ha elaborado sobre la evaluación del impacto económico y social de la caza en España para que las asociaciones cinegéticas tengan un argumento de peso a la hora de discutir con la Administración.

También somos miembros de diversos consejos, entidades oficiales que del sector de la caza. Por ejemplo, somos miembros de la Mesa Sectorial de la Caza del Ministerio de Agricultura.

Reunión con algunos asociados, la Presidenta de Afec, Virginia Rodríguez y presidente de AECATI, Pablo González
Reunión con algunos asociados, la Presidenta de Afec, Virginia Rodríguez y presidente de AECATI, Pablo González.

¿Se podría decir que habéis sido agentes activos en la defensa del cazador o sería exagerar?

—No creo que fuera exagerar en absoluto. Durante décadas, la FSA y, antes de que se formara, las asociaciones que la constituyen, hemos colaborado, participado e incluso promovido, muchas de las asociaciones cinegéticas actuales.

Creo que hemos sido y somos parte muy activa del sector que defiende los derechos de los cazadores y tiradores. Hemos participado y apoyado a muchas de las asociaciones españolas de caza y al sector cinegético general, ayudamos a fundar la Oficina Nacional de la Caza, de hecho, llevamos su Secretaría durante cinco o seis años y fuimos miembros de su Junta Directiva durante casi 15.

Así mismo, hemos colaborado en la fundación de Alianza Rural y otras asociaciones y entidades del mundo de la caza. Por poner un ejemplo, no sólo participamos —estuvimos en la cabecera— en la manifestación del Paseo de la Castellana que se celebró el 1 marzo de 2008 en Madrid, sino que fuimos los mayores contribuyentes económicos, pusimos el dinero que permitió que se celebrara.

En la negociación sobre la Directiva, asesoramos a FACE como representante de los cazadores europeos, además de actuar con nuestras propias asociaciones europeas, como la IEACS, que aglutina a las asociaciones nacionales europeas de Fabricantes de Armas y a la que pertenecemos. Pero también participamos en cualquier problema que pueda surgir en el sector cinegético. En nuestro despacho son habituales las consultas y nuestra participación en la resolución de cualquier conflicto que pueda afectar negativamente a mundo cinegético.

En este propio ámbito, conseguimos detener el Reglamento de Armas de Rubalcaba, que castigaba duramente a los cazadores. Así mismo, se han editado varias órdenes ministeriales que iban a penaban duramente al sector.

No hay sustituto real al perdigón de plomo a un costo razonable para el cazador

Hablemos de los proyectos en los que estáis trabajando actualmente. ¿Puedes adelantarnos algo de esto?

—Este año nuestro gran proyecto es un estudio extraordinariamente importante para el cazador. Como sabéis, las asociaciones ecologistas y algunas fuerzas políticas, incluso de la Administración, están empeñadas en que existe una influencia negativa de la munición de plomo que disparamos, afectando a ciertas aves, utilizando estudios parciales y poco rigurosos.

Si los llamados ecologistas se salieran con la suya, sin fundamento alguno, el desastre sería absoluto, porque no hay sustituto real al perdigón de plomo a un costo razonable para el cazador. Hemos encargado un estudio científico a la Universidad Politécnica de Valencia y la Universidad de Murcia, a prestigiosos expertos en toxicología, para que realicen un estudio objetivo sobre sus efectos en diversas aves como la perdiz roja, la codorniz, la paloma torcaz, la paloma zurita, la bravía, la tórtola europea…

Este estudio, en el que está colaborado de forma generosa absolutamente toda la industria, con la única excepción de un par de compañías, ha tenido también el apoyo de alguna asociación cinegética como Ademac. En este sentido, lo cierto es que ha sido decepcionante la participación o, mejor dicho, la no participación de muchas de asociaciones cinegéticas españolas que se dedican a ponerse medallas y luego, a la hora de la verdad, no colaboran con nadie.

Estamos tremendamente animados con este estudio, que toda Europa está esperando con mucha atención (tenemos llamadas frecuentes interesándose por él) y que tendrá un peso extraordinario en la toma decisiones sobre la cartuchería por su amplitud y por la gran seriedad científica con que se está elaborando.

Reunión de trabajo

Para acabar, cuéntanos qué está pasando con el nuevo Reglamento de Armas sobre el que tanto se comenta.

—Como sabéis, llevamos más de un año negociando un nuevo Reglamento de Armas. La negociación está siendo debidamente larga ya que hemos estado con el Partido Popular, con Ciudadanos, con el Partido Socialista y PNV. También nos hemos entrevistado con la Secretaría General Técnica del Ministerio Interior, la Secretaría de Estado de Seguridad y, naturalmente, con la Intervención Central de Armas y Explosivos. Este trabajo ha sido y es largo, muy largo, con muchos detalles, complejo y con infinidad de riesgos de que las cosas se tuerzan en un momento determinado.

Nuestra idea ha sido intentar aprovechar el hecho de que había que modificar el Reglamento de Armas para trasponer la Directiva Europea. Éramos plenamente conscientes de que la fecha límite para esta transposición es el 14 de septiembre, pero también es cierto que muchos países no lo tendrán preparado para esa fecha.

España, sin embargo, con la Presidencia del Gobierno y el Ministerio de Exteriores, ha establecido como prioritario que la transposición de directivas, no sólo esta, se lleve a cabo dentro del plazo legalmente establecido.

El desarrollo de nuestro Reglamento de Armas, con las ideas que hemos ido apuntando y que son francamente positivas para el sector, tomaría más tiempo, porque es más complejo que una mera transposición literal de la Directiva. Es por esto que el Ministerio del Interior ha decidido separar la adaptación del Reglamento a la Directiva de nuestra modificación de armas, que tendrá un proceso paralelo, pero más lento.

Seguimos negociando dentro de la ICAE, con muy buen ánimo y creemos que con excelente espíritu, este nuevo texto sobre el que esperamos poder daros noticias antes del verano.

Nuestro trabajo es siempre intentarlo, tener la mano tendida y colaborar para que los cazadores y tiradores puedan ejercitar su afición en las mejores condiciones posibles, y no vamos a cejar en nuestro empeño: esperamos sacar adelante este nuevo reglamento de armas que nos permitiría vivir tranquilos durante otros 20 años.

Otra consecuencia de este reglamento será que los titulares de armas tendrán mayores facilidades para poseerlas, que puedan disfrutar del número de armas que deseen, que se les pueda realizar adaptaciones o modificaciones sustanciales, legalmente y no con las dificultades que tenemos ahora, que nuestros mayores puedan renovar su permiso de armas como lo hacen con el carné de conducir, que los jóvenes puedan acceder a probar un arma en condiciones de seguridad óptimas, pero sin necesidades de haber sacado todavía la licencia, y otros aspectos de similar relevancia.

En cualquier caso, las cosas han cambiado radicalmente, seguiremos con nuestras conversaciones con la Guardia Civil, pero todo nuestro programa de reuniones con el Ministerio del Interior y su Secretario General Técnico han quedado en barbecho. Tenemos que partir de cero con la nueva cúpula del Ministerio del Interior que todavía no está ni nombrada.

Os prometo teneros al tanto de nuestras negociaciones y vamos a ver si entre todos peleamos por este nuevo Reglamento de Armas.