El Cazador Conservador

‘Cazar o no cazar’. Esa es la cuestión

Cazar es un deporte noble, pero también es una herramienta de gestión del monte; cuando se unen estas dos acciones se consigue la excelencia, porque el aprovechamiento cinegético es rentable tanto en el aspecto económico como en el medioambiental.

17 ene. 2017 - 14.260 lecturas - 2 comentarios

Actualmente el deportista cazador cada vez encuentra más obstáculos para el ejercicio de su deporte; tenemos unas Administraciones de Medio Ambiente timoratas, que en sus decisiones pesan más los condicionantes políticos que los criterios técnicos de conservación de las especies.

Hoy la guardería ‘caza’ en muchos territorios gestionados públicamente para efectuar el control de sobrepoblaciones. Esto pone de manifiesto que la Administración sabe que cazar es necesario y que… se lo impide al cazador.  

Y hay casos en que la Administración, para restablecer el equilibrio ecológico en la fauna, recaba la ayuda externa procurando que no se oiga ni el disparo ni la palabra cazador.

Y se cae en la contradicción de cazar a escondidas, lo que supone que el aprovechamiento venatorio no se realiza bien técnicamente, ya que se limita el tiempo y el espacio para desarrollar la actividad y normalmente ocurre que se procede a matar animales a destajo, para hacer algo ligeramente aproximado al descaste que se necesitaría como medida sanitaria cuando ya no queda más remedio por no haber cazado anteriormente

En este enlace se nos da la noticia de cómo se quitan animales silvestres en la Comunidad de Madrid, y cómo se le dice al periodista que utilice el verbo controlar en vez del de cazar cuando redacte el artículo, y cómo se habla de suprimir 2500 cabras montesas y un sinnúmero de jabalíes, eso sí, sin cazar. Merece la pena leerlo.

Una vez leído el artículo podemos decir que, sentados a la mesa, nunca comemos, solo nos alimentamos.

Por eso el dilema, casi de Hamlet, Cazar o no cazar. That is the question.

 

2 comentarios

Inicia sesión o Regístrate para comentar.

19 ene. 11:39
+3
coli
Realmente en el artículo se ve la hipocresía que rodea a esta sociedad urbanita, me parece ruin intentar llamar a las cosas por otro nombre, para que sean más agradables o aceptables por toda la masa ignorante y sensiblera que la compone.
Por otra parte, para cuando exigir a los animalistas con su partido bandera a la cabeza que esas propuestas tan simplistas (que fácil eso de capturar a los animales vivos y trasladarlos a otros lugares donde no causen problemas), y en esos lugares los animales no se reproducen, no comen, no beben, no cruzan carreteras, además que lo hagan ellos, que lo costeen y que nos demuestren al resto que nuestra relación con la naturaleza puede ser como la de los dibujos animados.
Sigo pensando que nos debemos plantear por un tiempo la huelga de cazadores y no prestarnos a resolver estos problemas, será la única forma para que una gran parte de la sociedad por lo menos nos respete. En cuanto a los profesionales del animalismo, dará igual ellos necesitan seguir alimentando estos sentimiento en la sociedad, de ello depende en gran medida los negocios que se vislumbra van a llegar con esta nueva religión.
22 ene. 19:14
vetery74
Totalmente de acuerdo con COLI.No tenemos que entrar en provocaciones, eso si cuando el tema se valla de las manos y no haya otro remedio que emplear la caza como medio de control
poblacional, es cuando tendremos que actuar , eso si cobrando, que la caza nos cuesta unos duros.Pasaremos de generar riqueza y control ambiental, como bien ha quedado recogido en la comunidad europea al declara la caza como actividad a favorecer, a ser un gasto mas a sufragar con el dinero de todos,incluidos los animalistas, igual asi nos toman mas en serio.
Jos Luis Charro Caballero
José Luis Charro Caballero. Ingeniero Superior de Montes. Titulado Experto en Caza y Pesca e Investigación Forestal. Manager Internacional y Gestor Cinegético.

RSS