El Blog del Tío Calañas

Tórtolas y otras aves africanas

El mes de mayo viene este año pletórico. Hay hierba para aburrir y flores de todo tipo y color. El campo está cursi, pero este esplendor durará poco. A medida que avance mayo y llegue junio todo se irá poniendo amarillo marchito. Espero que las perdices pongan y no llegue ninguna tormenta importante.

09 may. 2017 - 10.187 lecturas - 5 comentarios

Por aquí por el sur, a partir de junio, no hace mucha falta que llueva hasta mediados de septiembre. A partir de ahí que jarree sin parar para que la otoñada sea temprana y próspera, pero las lluvias estivales, aunque refresquen el ambiente, sólo pudren el pasto. Y si caen torrenciales hacen mucho daño a las crías.

Me gusta mayo porque el campo está precioso y se ven muchas aves que se fueron en septiembre a África a pasar el invierno y vuelven ahora para criar, como el alcaudón común, con su sombrero rojo, un implacable cazador de insectos, que alegra las dehesas y en las que pronto comenzará a criar. Pero algo debe estar pasándole en África porque vienen muy pocos.

Pienso yo, y espero equivocarme, que una masiva utilización de insecticidas en el Continente Negro los está diezmando al matar y envenenar su alimento. Recuerdo cómo de niño los recechábamos por la dehesa con la escopetilla de perdigones. Los había a cientos, pero hoy, que están protegidos, apenas se ven.

También llegan, con su griterío característico, los abejarucos, un hermoso pájaro que reúne en su cuerpo los siete colores del arco iris y que son el terror de los apicultores porque comen sobre todo abejas, de ahí su nombre.

Y llegan las primeras tórtolas comunes, alegrando la dehesa con su canto. Es el momento de echarles de comer, un poco de trigo, en un gran cercado blindado a las ciervas. Sí, es el comedero que hacemos todos los años y donde esparcimos ya algunos sacos de trigo para que se queden a criar por aquí y alimenten mejor a sus polluelos. Y se nota, todos los años crían muchas tórtolas en nuestra dehesa.

Cuando se dejó de sembrar por la voracidad del cervuno y no se aportaba grano, muy pocas tórtolas se veían por aquí. Me figuro que seguirían volando hacia el norte buscando siembras y un mejor futuro para su prole. Cierto que después cazamos el comedero, pero aseguro que sólo se abate una mínima parte de las que entran. Además sólo cazamos media jornada cada siete días. Y debe ser bueno porque todos los años tenemos, al menos, las mismas tórtolas, pues los censos son parecidos.

Siempre digo, y éste es un ejemplo, que es mejor una gestión racional de un recurso que su prohibición, pues cuando un recurso deja de interesar se abandona a su suerte. ¿Y qué decir de los muchos pájaros y aves, todos protegidos, que también aprovechan este grano para criar con más éxito? Hablo de cogujadas, de trigueros, de fringílidos, de gorriones molineros y chillones…

A medida que se agostan los pastos, comienzan a verse las ciervas con su cría o crías, que tienen que abandonar las manchas para comer los pastos de las cañadas, y empiezan a verse, generalmente en junio, los primeros bandos de perdices, pollos que, desgraciadamente, rara vez llegan al tamaño de tórtolas porque alguien los devora antes. Y todos los años igual, de hecho muy pocos bandos —ninguno diría yo— salen adelante, envejeciendo nuestra población autóctona y obligándonos a perseguirla menos, aunque las perdices viejas saben latín y cuesta mucho más cazarlas.

 

5 comentarios

Inicia sesión o Regístrate para comentar.

13 may. 08:59
AVILINO
AVILINO
No me gustan los comederos. No creo que contribuyan a mejora de la especie. Existen estudios que demuestran que con en esta práctica se mata a la mayor parte de la población joven de la especie, que acompañan a los padres a estos puntos a de alimentación, al abandonar el nido. Si inexperiencia los convierte en blancos fáciles. Esos pollos no vuelven a los lugares de invernada, y no se incorporan a la población reproductora.
Los comederos sólo concentran pájaros en un determinado lugar, no significa que la especie sea abundante, sino que se dejan huecos en hábitats que le son idóneos atraídas por alimento fácil. La tórtola está en regresión. Es un hecho demostrado. Este método de captura, no le beneficia nada, pienso.
Saludos
15 may. 10:03
uanjmanuel
Buenos días, Avilino:
Si bien está ligado cuando se trata de cazar una especie, no es lo mismo fomento que aprovechamiento.
Me explico, la cuestión como tantas otras ni es blanco ni es negro.
¿en esas dehesas y alrededores donde ya no hay los cultivos de antaño de no echar grano y realizar otras medidas (siembras cinegéticas de cereal sin atacar las malas hierbas), nidificaría igual de bien la tórtola?
Hay a quien les gusta verlas criar y por eso lo hace.
Hay a quien les gusta cazar y por eso lo hace sólo antes de cazar.
Y hay otros que les gusta verlas criar y cazarlas, estos no son ningún peligro para la tórtola, pues acepta y de buen grado lo correcto (se preocupan por hacer lo correcto). Incluso se limitan más de lo que les tocaría. y desde mi punto de vista contribuyen a la conservación de la especie.
A los cazadores, sobe todo a sus representantes o gestores de cotos, les interesa hacer lo correcto, es por ello que haber recordado que los comederos no deben utilizarse de cualquier manera, es del todo oportuno.
Saludos

15 may. 14:13
AVILINO
AVILINO
Hola uanjmanuel,
con todos mis respetos, creo firmemente que son muy pocas las personas que están dispuestas a realizar una siembra o un comedero por el simple gusto de ver criar y volar a las tórtolas.
Los comederos de hoy día, dependiendo de quien los gestione, se mata mucha tórtola, o mucha más.
Están pensados para matar mucho y para asegurar las capturas.
No me gustan.
Saludos
15 may. 23:04
+3
uanjmanuel
Buenas noches Avilino,
Un placer esta "tertulilla".
No he querido entrar en el tema, de la voluntad real y preponderante de quienes hacen los comederos (gestores o meros cazadores)
Y estoy de acuerdo en que hay casos que no deben alcanzar el grado que alcanzan.
Que hay que evitar la caza oportunista sobre las tórtolas, o evitar "cosechas" desproporcionadas allá donde pasan o paran es obligatorio, pues a la vista que de no lograrlo otros nos llevarán al otro extremo.
Desde mi punto de vista lo propio es que cundan los ejemplos de buena gestión, pues la inmensa mayoría de cazadores no hacen dino cazar como les deja el titular.

Saludos.
25 may. 08:45
+7
TioCalanas  
Puedo entender que haya mucha gente en contra de los comederos de tórtola, pero mi experiencia me dice que son positivos. Es cierto que muchos cotos hacen comederos para atraer a las tórtolas y concentrarlas para cazarlas masivamente, vendiendo además los puestos, pero conozco muchos comederos que los hacen socios de un coto e incluso sociedades de cazadores para tener donde pegar algunos tiros en media veda, sabiendo de antemano y por la experiencia de otros años que no harán grandes perchas porque entre otras razones son muchos los comederos que se hacen y pocas las tórtolas a cazar.

De todas formas, siempre es mejor gestionar un recurso que prohibirlo. Y en nuestro caso es lo que hacemos y creo que funciona.

Para empezar hacemos el comedero desde primeros de mayo, cuando la tórtola llega a la Península buscando un buen lugar para criar. Tradicionalmente casi todas las dehesas se sembraban y en cualquier lugar la tórtola criaba con bastante éxito. Hoy apenas se ve una siembra en nuestras dehesas, siendo los comederos un buen sustituto. De hecho nuestro comedero está ahora lleno de tórtolas anidando en los alrededores.

Pero pasa una cosa, la mayoría de los cazadores hacen los comederos a última hora, cuando su periodo de cría está muy avanzado, y lo que consiguen es concentrar a la tórtola que está criando en los alrededores, gracias sobre todo a esos comederos tempranos. Creo por tanto que sería justo que quien vaya a hacer un comedero de tórtolas lo haga desde mayo, ayudándole así a criar mejor y a quedarse por la zona.

La Universidad de Extremadura publicó un estudio que demostraba que el comedero ayuda a la tórtola a criar mejor. Conseguido esto, hay que seguir siendo generoso con la tórtola y no cazarla hasta la extenuación. Por ejemplo no cazarla mañana y tarde, ni por supuesto varios días seguidos. Al no dejar comer a la mayoría de las tórtolas se irán de la zona buscando otros lugares de comida. Nosotros las cazamos por la mañana o por la tarde cada siete días, y siempre nos divertimos durante la corta media veda. No buscamos perchas abultadas sino cazar algunas y echar un completo día de campo. También tenemos torcaces, que se reparten en la percha. Y el sistema funciona, cada año tenemos un número parecido de tórtolas y palomas.

¿Contribuimos así a extinguirla? Yo creo que lo contrario, y estoy seguro que si todos los comederos se hiciesen en mayo mucho mejor le iría a la tórtola. También dicen algunos estudios que la tórtola cría donde nace si el ecosistema sigue siendo favorable. Yo no lo sé pero puedo confirmar que todos los años tenemos un buen número de tórtolas y que disfrutamos cazándolas. En el fondo la estamos gestionando como si fuera una especie sedentaria. Que hay comederos que sólo buscan rentabilidad, sin duda, que se controlen más los cupos. Pero que como siempre no paguen justos por pecadores.

Y otra cuestión: ¿Las tiradas masivas en una buena siembra no hacen también un gran daño a la tórtola? Una siembra, hecha en un lugar querencioso, a la que también se le echa grano, o no, días antes de la tirada, bien rodeada de escopetas, ¿no hace daño a la tórtola por muy natural que sea?

Aprendamos a cazar la tórtola con moderación, a gestionarla bien como si fuera una especie sedentaria, y verán cómo la tórtola nos sigue visitando. Nunca tendremos las poblaciones de antaño porque gran parte de la dehesa española era un gran rastrojo y no se quedaban, como ahora, en el norte de África, pero podremos seguir cazándola, que es lo importante.